Etiqueta: blog

¡Gran trabajo de recuperación en Tierra Esperanza!

 

Trabajamos por crear un país más lector. Uno en el que la lectura sea por placer, y no por obligación.

Como muchos saben, trabajamos con colegios y escuelas. Uno de nuestros principales proyectos es “Leyendo en Red” que comprende nueve escuelas rurales de las regiones de La Araucanía y Los Ríos.

Son varios años los que llevamos trabajando junto a cada uno de los equipos directivos de cada escuela rural , por lo que nos entristeció enormemente cuando una de las escuelas de la red, Tierra Esperanza en Neltume, sufrió un grave incendio que acabó con el 90% de ésta y con toda la biblioteca.

Es así como, junto con la Fundación Luksic, decidimos levantar un nuevo espacio de biblioteca y 14 bibliotecas de aula y ayudar a alumnos y profesores a recuperar uno de los lugares más queridos y visitados por la comunidad.

Gracias a las donaciones de editoriales, recibimos casi 400 libros. Además de ésto, acordamos que lo mejor por el momento, sería implementar bibliotecas de aula; cada una con 60 libros en cada sala desde pre kinder a cuarto medio con libros de ficción y no ficción

Después de un tiempo de recaudación y compra de un nuevo fondo bibliográfico, la semana pasada, los equipos de “Leyendo en Red” Fundación Luksic y FHUV  partimos a Neltume dispuestos a implementar cada una de las 14 bibliotecas de aula, y acondicionar un espacio de biblioteca en un container; y el resultado fue muy positivo. Estudiantes, profesores y directivos se mostraron felices con este aporte que los acerca a lo que era su anterior escuela y los ayuda a recuperar la esperanza perdida que se llevó el fuego

¡Qué felicidad al ver el entusiasmo de los niños! Y de la escuela en general, que con todas las ganas, están levantándose.

Además de los libros, cada biblioteca de aula cuenta con cojines, y artículos de librería para que los alumnos puedan contar con ellos y enriquecerse nuevamente con la lectura.

¡Buen trabajo!

 

¡Ya inauguramos la biblioteca del colegio Doctor Manuel Avilés en Iloca!

La semana pasada, dimos inicio al proyecto, financiado por la Fundación Viento Sur, en la que se implementó una nueva biblioteca para el colegio Doctor Manuel Avilés, en Iloca.

El trabajo comenzó a principio de año, cuando se diseñó el mobiliario. A esto se suman compra de libros, capacitaciones, seguimiento a encargados de biblioteca, implementación de bibliotecas de aula en pre básica, compra de juegos, y más.

La semana recién pasada, se llevaron 800 de los 1.000 libros que formarán parte de un  nuevo  y gran fondo bibliográfico. La biblioteca quedó implementada con todos estos títulos, además de algunos de la antigua biblioteca. Hay un rincón de cuentacuentos, sillones para una lectura más informal, mesas de trabajo para los alumnos y estanterías móviles que se desplazarán al lugar donde necesitan los libros.

Otra de las novedades con este espacio, es que contamos con un programa de automatización de biblioteca. Esto para que el préstamo pueda ser más expedito y se puedan recoger estadísticas de préstamos de libros.

ANTES

DESPUÉS


Quedamos felices con el trabajo y estamos seguros que los resultados serán buenos. Al proyecto se sumarán nuevas cosas para el año 2018, como la implementación de “La mochila viajera” que los alumnos podrán llevar a sus casas y compartir lecturas con sus familias, y talleres a toda la comunidad de Iloca.

 

Equipos de bibliotecas de liceos técnicos participan en pasantía sobre fomento lector y cultural

 

Hoy en día, cuatro de cada 10 jóvenes elige un establecimiento técnico profesional para continuar sus estudios de educación media. Inclusive en Pregrado, el 42% de la matrícula corresponde a éste tipo de establecimientos (SIES, 2015).

Teniendo esto en consideración, es que nos unimos con la Fundación Luksic y la semana pasada, se llevó a cabo la Pasantía “Fomento Lector y cultural para jóvenes en Liceos Técnicos Profesionales”  dirigido a Encargados de Biblioteca, Coordinadores y UTPs.

Sabemos la importancia de conocer las experiencias de programas de fomento lector fuera de la biblioteca. Y qué mejor que conocer estas experiencias de la mano de instituciones que lo desarrollan para jóvenes y que comprenden la importancia del rol del mediador.

Coordinadoras y encargadas de Biblioteca de los liceos Óscar Bonilla y La Portada de Antofagasta, del el Instituto Pascual Baburizza de Los Andes y del Complejo Educacional San Agustín de Licán Ray, además de los jefes de las Unidades Técnico Pedagógicas de los cuatro establecimientos se reunieron para compartir experiencias y reflexionar sobre iniciativas exitosas de fomento lector y cultural.

El grupo realizó visitas a las Bibliotecas de Santiago y Nacional y al Centro Cultural Palacio La Moneda. Además, asistieron a una presentación sobre los resultados del estudio de impacto del programa “Leyendo en Red” en la Fundación Luksic, ya todo un día en el que conocieron el proyecto educativo del Instituto Agrícula Pascual Baburrizza.

La semana se Pasantías fue intensa, de mucho trabajo, pero al mismo tiempo positivo. Siempre es bueno conocer experiencias de otros y encontrar inspiración para poder seguir trabajando. “Muchas veces, la biblioteca es el único lugar donde los estudiantes pueden entrar a la cultura. Pueden funcionar como puente a ella a través de exposiciones, ciclos de cine y mostrando las distintas realidades del mundo”, explicó Alejandro Oyarce, Coordinador de Proyectos de nuestra Fundación. “La lectura por placer no sólo da herramientas a los alumnos para desenvolverse en la vida, también redunda en los resultados escolares… El desafío es cómo involucrar a la familia y vincular a los profesores”, añadió.

Este, es nuestro desafío.

Finalizó el taller con adultos mayores de la Fundación Las Rosas

El recién pasado viernes, dimos fin de un trabajo de todo un semestre con adultos mayores de la Fundación Las Rosas, del Hogar 4, Santísima Trinidad de la comuna de Santiago.

Financiado por el Fondo del Libro, convocatoria 2017, pudimos trabajar desde marzo con un grupo de 9 adultos mayores en la realización de un Taller de Fomento a la Lectura y Escritura.

Se conversó sobre algunos autores, obras literarias; se realizaron cuentacuentos y se habló en torno a ciertas obras. Además, los alumnos realizaron escritura creativa.

En el taller la poesía chilena tuvo protagonismo; Pablo Neruda, Gabriela Mistral y Violeta Parra. Se exploraron las palabras y sus muchísimas posibilidades; desde las adivinanzas, los colmos, los refranes, hasta el significado de los nombres.

El énfasis estuvo siempre puesto en la conversación, enfocándonos en las lecturas del taller, en torno a una lectura, o a partir de ella. El resultado fue porque los adultos mayores daban sus propias interpretaciones y el sentido de la clase iba cambiando drásticamente.

El resultado fue positivo, los abuelos se mostraron muy comprometidos y participativos; se abrieron a dar ideas y discutir en cada una de las sesiones.

El viernes, en el último encuentro con ellos, recordamos lo visto durante el taller y se rescató qué fue lo que les gustó más a cada uno. De regalo recibieron  una libreta y un lápiz, para que nunca dejen de lado el gusto por escribir.

Con respecto a la lectura, los abuelos podrán seguir leyendo y analizando algunos libros que quedaron en la Fundación, adquiridos durante el transcurso del semestre y que forman parte ahora de su fondo bibliográfico.

Capacitaciones en el Norte

 

 

El año pasado, nuestra Fundación postuló a la Convocatoria ofrecida por el Fondo del Libro, quienes decidieron apoyar la iniciativa “Nuestro norte es la lectura”.

El proyecto consiste en entregar Capacitaciones para mediadores de la lectura en algunas comunas del norte del país.

Esta semana, tres miembros de nuestra área de proyectos se dirigieron a las comunas de Andacollo y Vicuña, a capacitar a distintos equipos de bibliotecas CRA.

La iniciativa fue un éxito y se reunieron cerca de 80 personas, que a su vez, podrán alcanzar a otro número mayor de niños y estudiantes. Esto es además, valorable dado que en los lugares a los que se está llegando, no hay mucha oferta de actividades de este tipo.

Cada capacitación duró ocho horas, y en ellas nuestro equipo abordó diferentes temas que pueden ser útiles para los encargados de biblioteca y sus equipos. La idea es que todos ellos puedan ser los mejores agentes y promotores del amor por la lectura en cada uno de sus establecimientos.

Lo que sigue es “Lecturas al sur del mundo”; el mismo proyecto, pero esta vez en el sur. Financiado también por el Fondo del Libro.

 

¡Que cada vez seamos más los que amamos la lectura! Trabajemos por eso.

Y lleguemos a todos los rincones del país.

¡Ya llega nuestra segunda Ventana de la Revista Había una Vez!

Hace un par de meses muchos conocieron nuestra Ventana, un nuevo formato de la Revista Había una Vez.

Nuestra revista de siempre, en un formato más acotado, todo esto en respuesta a los nuevos tiempos que corren,  en los que la inmediatez y la simplificación de la información son valores clave. A esta nueva publicación decidimos llamarle Ventana. Esto porque al abrirla, metafóricamente hablando, abriremos un espacio para acercarnos a los contenidos de nuestra revista, con nuevos aires y con mayor frecuencia.

Es así como decidimos conservar sólo un número anual e impreso de nuestra ya clásica Revista; en el que se gira en torno a un tema central.

Además de esto, desarrollamos la Ventana, a través de la cual entregamos el esperado contenido de siempre, de manera más periódica y digital.

Hace un par de meses, todos quienes se suscribieron, recibieron la primera versión de nuestra Ventana  y muy pronto enviaremos la segunda edición, que no se pueden perder.

La invitación es a suscribirse y a recibir directamente al mail esta Ventana, con cada una de nuestras secciones de la revista, que muestran qué es lo que está pasando con la Literatura Infantil y Juvenil

Ventana RHUV

Mesa de trabajo: Cristóbal Schmal

 

Líneas simples y duras, una paleta de colores contrastantes y una notable tendencia a las técnicas análogas como el grabado y el collage son algunas de la coordenadas que permiten reconocer el trabajo del ilustrador chileno Cristóbal Schmal. Sin embargo, esta enumeración de características no basta para definir su obra, la que esconde, tras su aparente sencillez e inocencia, una vocación rupturista y un constante desafío al lector.
Con un portafolio que reúne colaboración con Taschen, Lufthansa y The New York Times, este año fue seleccionado en la muestra de ilustración que realiza la prestigiosa Feria del Libro Infantil y Juvenil de Bolonia y hoy, desde Berlín, su lugar de residencia, nos invita a conocer su Mesa de trabajo.

Por Claudio Aguilera

¿Cuál es tu primer recuerdo dibujando?
Es un recuerdo engañoso porque es a partir de una foto en que salgo con 6 años dibujando con la lengua afuera.

¿Cuándo dijiste por primera vez soy ilustrador?
Cuando me pagaron por hacer mi primera portada de libro en el año 2009. Dije para mis adentros: ¡Soy Ilustrador!

¿Una película o un libro que todo ilustrador debe ver/leer?
Stalker, de Andréi Tarkovski, y Los detectives Salvajes de Roberto Bolaño.

Menciona un ilustrador o una ilustradora que consideres un referente.
No es precisamente Ilustrador pero ha sido un gran referente: Joseph Beuys.

¿Qué haces cuando las ideas no vienen a ti?
Dibujo círculos, espirales y líneas.

¿Cuál es tu lugar favorito para dibujar?
Cerca de alguna ventana, con luz natural.

¿Qué no puede faltar nunca en tu mesa de trabajo?
Lápiz, papel, computador y música.

¿Hay algo que odies dibujar?
Niños, ancianos y gatos.

¿Cuál es tu técnica preferida?
Cualquiera dentro del grabado, el collage y el lápiz.

¿Qué frase se te viene a la mente cuando ves tus antiguos dibujos?
Súper Emo.

¿Qué opinas sobre el momento actual de la ilustración?
Es como un gran carrete universitario.

Cómo ilustrador ¿sientes que tienes un rol social?
Sí, el dibujo es un articulador social.

Un consejo para alguien que comienza a ilustrar:
Confía en tus instintos.


Ilustraciones para la revista abordo de Lufthansa


Ilustraciones para la revista abordo de Lufthansa


Ilustraciones para la revista abordo de Lufthansa


Ilustraciones para la revista abordo de Lufthansa


Ilustraciones para la revista abordo de Lufthansa


Ilustraciones para la revista abordo de Lufthansa


Portadas para Libros de Cocina Veganos para la editorial Neun Zehn. Berlín 2016


Portadas para Libros de Cocina Veganos para la editorial Neun Zehn. Berlín 2016


Cristóbal Schmal
Diseñador de la Universidad de Valparaíso, ha desarrollado su carrera en Barcelona y Berlín, donde vive desde 2008.

Para conocer más de su trabajo, pueden visitar http://www.artnomono.com/

Leer Sin Palabras

Llegaron, hace un tiempo, y lo hicieron para quedarse. Los libros que no contienen ni una sola palabra se han convertido en un inmenso desafío para ilustradores, que son al mismo tiempo sus autores, lectores y mediadores. Cada vez son más las formas con las que queremos comunicar y qué mejor que hacerlo a través de un libro.

Al pensar en libros, nuestra mente, inevitablemente, traza una imagen de un cubo que, al abrirlo, se despliega y divide en muchísimas capas muy finas, cada una de estas dueña de un gran tesoro: palabras.

Hace algunos años hubiera sido un disparate pensar en un libro en el que su principal recurso, las palabras, por supuesto, no existieran. Como la innovación y el movimiento en nuestro mundo son ilimitados, llegó un punto en el que el paradigma cambió y aceptamos que los mensajes de algunos libros podían no estar contenidos en un conjunto de letras, frases y oraciones, sino que éste estuviera en el trazado, colores y formas.
Pueden gustarnos o no este tipo de libros, podemos o no considerarlos libros, pero no podemos negar que han ocupado un espacio clave en las artes narrativas , y que son una herramienta cuyo principal valor son las ilimitadas lecturas que se les puede dar, o al menos en esto coinciden varios estudiosos y exponentes del subgénero.
Emma Bosch es una estudiosa de este subgénero. En su tesis doctoral, Estudio del Álbum Sin Palabras describe el álbum Sin Palabras como una modalidad editorial que se vale exclusivamente de imágenes para explicar una historia. Como cualquier otro álbum la unidad de secuenciación es la página y las imágenes son esenciales.
Para empezar, un poco de historia. Las primeras obras del tipo que se vieron fueron las “Novelas en Grabados”, en los años 20, y alcanzaron su esplendor en los años 60, sobre todo en Estados Unidos y Europa.
Los primeros exponentes de las “obras en imágenes” son el belga Frans Masereel, el alemán Otto Nuckel y el norteamericano Lynd Ward. Masereel es, de hecho, el autor de las dos primeras obras publicadas que coinciden con este género: 25 Images de la Passion d`un Homme y Mon Livre d`Heures. Otros estudiosos, destacan la publicación de algunos de los álbumes de Maurice Sendak, Where the Wild Things Are y Hector Protector como obras que ayudaron a formar las bases de los Sin Palabras que conocemos hoy.


Libro Trapo y Rata, Magdalena Armstrong.

Las “obras en imágenes” nacen en respuesta a la influencia que estaba teniendo en ese minuto el grabado en madera en Alemania, el cine mudo y el asentamiento del cómics como catalizador de críticas sociales y políticas. Pero éstas son sólo influencias, ya que el desarrollo del género viene después, y se independiza.
Emma Bosch, en su tesis doctoral del año 2015, clasifica cinco modalidades de libros sin palabras agrupados en dos grandes categorías: libros narrativos y no narrativos. Entre los libros que cuentan una historia, podemos distinguir tres tipos: álbumes, cómics y flipbooks o foliocopios (libros con imágenes en secuencia que cambian de una página a otra). Y en el grupo de los no narrativos, encontramos dos tipos: imaginarios o catálogos de imágenes y libros-juego. Se trata de una clasificación teórica porque hay muchas obras a las que es difícil poner una sola etiqueta.
De hecho, una de las cosas que más le llamó la atención al comenzar a estudiar los libros Sin Palabras fue la cantidad que existían y de índole tan diversa.
Emma Bosch es también quién se niega a llamar a estos libros silentes, como muchas veces se hace. Sostiene que si bien hay narraciones “silenciosas”, porque los protagonistas no hablan, también las hay con personajes que han sido “silenciados”, con caracteres que se comunican con imágenes (imagoparlantes), y con personajes que hablan de manera “ininteligible”.
La experta Ana G. Lartitegui, por su parte, se introdujo en este mundo alrededor del año 2009, movida por lo poco que se había estudiado con respecto al tema, “todo lo relativo a la imagen estaba por indagarse, habían estudios pero no con respecto a la imagen en relación al álbum”. Así, decidió replantear su trabajo desde un punto de vista reflexivo, y entender su labor como ilustradora dentro de lo que es un álbum.

“La imagen sujeta menos que la palabra y en estos libros es la encargada de transmitir el mensaje.”

Es absurdo comparar un Sin Palabras con un libro tradicional. Cada uno tiene una función, y es distinta. Si un autor decide prescindir de las palabras en su obra es porque busca que el lector complete el mensaje. En la lectura de libros Sin Palabras se requiere de un esfuerzo creativo que podría considerarse más amplio que el que se realiza en una lectura tradicional. La palabra ancla, sujeta un posible detonador; la ilustración muestra la imagen de un momento y las lecturas de ésta son infinitas. Al no tener palabras, el mensaje que se quiere entregar será siempre más escurridizo, menos acotado. La imagen sujeta menos que la palabra y en estos libros es la encargada de transmitir el mensaje.
Emma Bosch sostiene que los Sin Palabras evidencian el carácter expresivo, comunicativo y narrativo de las imágenes; promueven el conocimiento del lenguaje visual y de las imágenes secuenciales y amplían el espectro de posibles maneras de ver, jugar y narrar, “creo que en un mundo en el que lo visual tiene tanta presencia, aprender el funcionamiento de este lenguaje, disfrutando con estas obras es uno de los valores principales de los libros que no tienen palabras”.


Libro Cinema Panopticum, Thomas Ott.

Autor y lector
Al recibir una obra Sin Palabras el lector juega con su capacidad intelectual para desgranar todo lo que está ahí preparado para él. Este tipo de libros apelan a la imaginación y la creatividad; son juguetones.
Ana G. Lartitegui anima a todos a probar su lectura. “Hay para todos los gustos, y edades. Puedes leer Cinema Panopticum, de Thomas Ott. Una novela negra, oscura, ideal para jóvenes y adultos, o puedes jugar con libros que son totalmente libres, lúdicos, y que por supuesto, se acercan más a los niños. Recomiendo Chiffres en tete de la francesa Anne Bertier”.
Magdalena Armstrong es ilustradora, chilena, y se ha dedicado de lleno a los Sin Palabras. Su fascinación por Quino la inspiró a entregar mensajes a través del dibujo, “era muy floja para leer y los chistes que más me gustaban eran, precisamente, los que no había que leer. Leía libros en los que sólo veía monos, e interpretaba. En algún momento, más grande, leí los textos y me di cuenta que siempre me había imaginado cosas nada que ver”. Su primer libro fue Trapo y Rata, que ganó el premio A la Orilla del Viento. Esto el 2010 y desde ahí no ha parado; posterior a eso, vinieron Quién Fue y Caballito Blanco, lo que la ha convertido en la principal exponente de Sin Palabras del país. El desafío es lograr que las imágenes hablen por sí mismas. En una imagen todo se lee, nada es al azar. Hay cosas decorativas, pero es lo mínimo, está todo pensado. El motor que ha movido los temas que escoge Magdalena es la naturaleza y su cuidado, “la estupidez humana me motiva a querer dar mensajes, me encantaría volver a la esencia de la naturaleza humana. Con mis libros busco dar mensajes importantes a través de la ternura, pero con mensajes crudos, ese es mi lenguaje”. En su ilustración en particular, el énfasis está en las expresiones, con lo que busca interpelar con la emoción, probablemente relacionado a su formación de actriz, “actúo a través de esos monos. No me gustan las ilustraciones decorativas”.


Libro Chiffres en Tète, Anne Bertier.

Para Ana G. Lartitegui es más difícil desarrollar un libro Sin Palabras, ya que hay que tener el guión muchas veces en la cabeza, hay que esforzarse porque en el discurso visual nada quede al azar, o si queda algo, sea porque así lo quiere el autor.
La ilustradora comenta que un agente se comprometió a mover su libro Trapo y Rata en la Feria de Bolonia. Magdalena le preguntó cómo le había ido y ella le respondió que no había tenido éxito, que estos libros están fuera del mercado. Eso fue el año 2015.
“La gente no se da el tiempo. Estos libros son a prueba de gente apurada. Los que no observan, no ven, los que andan apurados no los valoran. Por eso no venden en el mercado, porque el mercado es para gente apurada.”

“La gente no se da el tiempo. Estos libros son a prueba de gente apurada. Los que no observan, no ven, los que andan apurados no los valoran. Por eso no venden en el mercado, porque el mercado es para gente apurada.” Magdalena Armstrong

En estos libros, la interpretación del lector puede ser más abierta que en los tradicionales y quizás por esto dentro de otros motivos, los relacionamos a los niños.
Aunque parezca sencillo, no cualquiera es un candidato ideal a leer Sin Palabras. Se necesita estar al tanto de las convenciones de la comunicación visual y de las artes, tener ciertos parámetros. Se requiere de una mínima alfabetización visual. No nacemos con esas concepciones mínimas, como nos cuenta Ana.
Magdalena piensa en los papás más que en los niños cada vez que desarrolla una obra, “para mí, ellos son los más preocupantes. Los monos pueden ser para niños, pero los mensajes quiero que calen más a los papás que a los niños. Ellos son los que hacen y deshacen”.


Libro Antes Después, Anne Margot Ramstein y Matthias Aregui.

¿Mediación?
Este es el punto clave en la lectura de esta clase de libros. Al entender el proceso creativo y conocer el perfil de quiénes serían los lectores idóneos, no podemos dejar de pensar en el rol de un mediador y cómo éste pudiera convertirse en personaje clave en la lectura de libros Sin Palabras.
No va a ser lo mismo interpretar y leer las imágenes con toda la libertad que esto conlleva, dentro de los estereotipos y limitaciones de nuestra propia mente, que acercarnos a este tipo de lecturas con la ayuda de un mediador.
“En cualquier manifestación comunicativa, el mediador se hace necesario cuando el lector no tiene las herramientas suficientes para descifrar el mensaje. Con lectores expertos, en principio, no debería ser necesaria la presencia de un mediador para leer libros Sin Palabras, sostiene Emma Bosch, “la lectura es mucho más rica y se disfruta mucho más si se comparte con un co-lector. De hecho, en las experiencias de lectura autónoma que he presenciado en las aulas, se vuelve imprescindible compartir con los compañeros el acto de descifrar los signos visuales”. El mediador debería ser un facilitador de la lectura, un guía, un acompañante. Eso quiere decir que no tendría que dar soluciones, sólo dar las mínimas pistas para que el lector pueda descifrar las imágenes.
Para Ana la figura del mediador es fundamental, y no es tarea fácil. “No puedes matar la propia interpretación del lector, pero si desafiarlo y provocar su curiosidad. Hay que saber entrar a ese juego, por dónde vas a interesar al lector que quieres llegar”.
Magdalena coincide en que el mediador juega un papel muy importante, “los niños gozan los libros porque tienen mucho que descubrir en las imágenes, pero está la trampa de que yo se los estoy contando. No sé si se concentrarían de la misma forma solos con el libro”.

Sea como sea, estamos siendo testigos de la inclusión de este subgénero dentro de la narrativa; una no convencional en donde hay que dejar volar la imaginación.
La invitación es a conocer estos libros e incorporarlos en nuestras lecturas.

 

Nuestros equipos de biblioteca se reunieron en las Jornadas de Formación

Ya son años los que llevamos trabajando con el proyecto Leyendo en Red, en nueve establecimientos de las regiones de La Araucanía y Los Ríos.

Nuestra labor no se reduce a la implementación de bibliotecas y planes de fomento lector; el éxito del LER está sumamente ligado al acompañamiento que hacemos a cada uno de los involucrados en el proyecto.

Es así como, la semana pasada, se llevó a cabo la Jornada de formación para Coordinadores y Encargados de Biblioteca, con el objetivo de plantear nuevas y renovadas alternativas de trabajo, otros desafíos que fortalezcan la gestión de nuestras bibliotecas y los programas de fomento lector  y también generar espacios de intercambio y formación entre especialistas y nuestros equipos de biblioteca.

Felipe Munita dirigió Objetivos, Actividades, Espacios y Corpus de lectura en la Biblioteca Escolar. Todo el equipo reordenó las estrategias trazadas a lo largo de estos años en pos de mejorar el trabajo.

La segunda jornada fue Estrategias de Narración Oral, Elena García Huidobro guió a las encargadas de bibliotecas para que se replantearan como contadoras de cuentos y las motivó con nuevas formas de llegar a los niños a través de libros.

Implementación de Espacios de Ludotecas en Contexto Educativo fue la jornada en la que se abrió un espacio a los juegos dentro de la biblioteca, y se mostró que pueden vincularse a la lectura y así convertirse en una herramienta más de fomento lector.

El Taller de Coach fue la instancia de las encargadas de bibliotecas de validarse como tal y entender que somos una red; que tenemos que apoyarnos y ayudarnos todos.

El balance fue muy positivo. En cada uno de los módulos se entregaron nuevas e innovadoras estrategias educacionales y pedagógicas. Los relatores lograron acercarse de forma personal y profesional a cada uno de nuestros encargados, quienes se moldearon como mediadores de la lectura. Con todo esto, la red se consolida cada vez más.

Premios Andersen 2017, ¡hay ganadores!

¡Ya se entregaron los nombres ganadores de este prestigioso premio!

Hoy se  anunció a los ganadores de la 36º versión de los afamados premios; los más importantes entregados a los libros infantiles y juveniles. A sus autores, ilustradores y editoriales.

El Premio Hans Christian Andersen es el más alto reconocimiento internacional otorgado a  autores e ilustradores de libros para niños y jóvenes y consiste en una medalla acompañada por un diploma, que se entrega cada dos años.

A pesar de que ya sabemos quiénes son los ganadores, la entrega de los premios será el día 28 de mayo, en la ciudad de Génova.

Mientras tanto, puedes revisar a los galardonados acá:

SITIO OFICIAL