Etiqueta: blog

Premios Andersen 2017, ¡hay ganadores!

¡Ya se entregaron los nombres ganadores de este prestigioso premio!

Hoy se  anunció a los ganadores de la 36º versión de los afamados premios; los más importantes entregados a los libros infantiles y juveniles. A sus autores, ilustradores y editoriales.

El Premio Hans Christian Andersen es el más alto reconocimiento internacional otorgado a  autores e ilustradores de libros para niños y jóvenes y consiste en una medalla acompañada por un diploma, que se entrega cada dos años.

A pesar de que ya sabemos quiénes son los ganadores, la entrega de los premios será el día 28 de mayo, en la ciudad de Génova.

Mientras tanto, puedes revisar a los galardonados acá:

SITIO OFICIAL

Hablemos de Lectura

Como tantas veces los resultados de una prueba estandarizada como el SIMCE nos llevan, como institución, a reflexionar sobre el estado de nuestra sociedad, más allá del tema pedagógico y escolar.

Lamentables índices, variadas explicaciones –ninguna de las cuales convence por completo- y algunas excusas y medidas para evadir la profundidad de esta realidad: En Chile leemos poco, manejamos cada vez peor el lenguaje; pensamos,sentimos y creamos menos. Preocupante, pero cierto.

Cuando hablamos de lectura hablamos de algo mucho más profundo que las mediciones y las prácticas pedagógicas, hablamos de una visión como sociedad respecto de la cultura, y más importante aún, del lenguaje, que, en definitiva, es el que configura las mentes, pensamientos y procesos críticos, creativos y expresivos de la ciudadanía. Concebimos al ser humano como un individuo que en esencia piensa y siente, pero: sin lectura hay escaso manejo del mundo de la palabra y sin ésta, sin lenguaje, no hay pensamiento. A su vez, sin afectividad no hay aprendizaje y sin contextos sociales amplios y abiertos que valoren y enriquezcan el mundo de las ideas, no hay bienestar ni crecimiento. En síntesis, sin lectura ni lenguaje se mutila parte de nuestra esencia.

Nuestra propuesta, dado lo anterior, es clara… a mayor afectividad, mayor aprendizaje, a mejor manejo del lenguaje, mayor desarrollo del pensamiento, y quizá, para estos efectos lo más importante, a mayor involucramiento social –no solo desde el mundo escolar y público, sino también desde el privado, a nivel empresarial, familiar y comunitario- mayor desarrollo de instancias gozosas, formativas y evolutivas de nuestro pensamiento como individuos y sociedad.

Apelamos entonces a una sociedad que posicione este tema como una forma de restituir la esencia pensante y sintiente del ser humano.

¡Ya salió nuestro número 26 de la Revista Había una Vez!

Desde hace siete años que decidimos crear una revista en la que pudiéramos compartir nuestro amor por la lectura a través de reportajes y entrevistas a personajes especializados o cuyo trabajo es admirable.

Así nació la Revista Había una Vez, que es hasta hoy, el único medio de su tipo en Chile, enfocado en Literatura Infantil y Juvenil.

Bastante tiempo ha pasado de esto, y hemos ido cambiando el formato. Pasamos de ser un número en papel a uno digital; y el año pasado, con motivo de celebración de nuestra edición número 25, lanzamos un dossier que recopiló lo mejor hasta el minuto publicado en nuestra revista.

Seguimos adaptándonos a los nuevos tiempos, y es así como decidimos que este año debíamos seguir evolucionando con nuestra revista. Acordamos ser más periódicos, y entregar una edición bimensual, pero más acotada, en versión digital.

Es así como la semana pasada lanzamos el número 26 de nuestra revista. Esta edición contiene cada una de nuestras secciones de siempre, con la misma calidad y cuidado en cada una de las notas. Un reportaje, una entrevista, una columna, un Recordando a…, las reseñas del comité y la de un Mediador, que en esta oportunidad fue de Manuel Peña y la nueva sección La Mesa de Trabajo de… en la que Claudio Aguilera entrevista a un ilustrador destacado, y ellos muestran su lugar de trabajo y sus ilustraciones.

La idea con este nuevo formato es entregar la misma calidad y cariño por los libros que hemos dado siempre, pero de una manera más acotada, y simple de leer a través de la pantalla de un computador o dispositivo.

A este formato, se sumará una edición en papel al año, con la extensión de siempre y que girará en torno a un tema central, tal como los anteriores números de nuestra revista.

 

¡Los invitamos a conocer nuestro nuevo número!

Ver más

Mesa de trabajo: Luisa Rivera

 

Radicada en Londres, la ilustradora chilena Luisa Rivera se ha ido consolidando, de forma silenciosa pero sostenida; una obra potente que se mueve sigilosamente entre el misterio y la ensoñación. Con la mujer y la naturaleza como protagonistas, sus imágenes recrean atmósferas cargadas de lirismo en sintonía con el universo de Georgia O’Keffe, y proponen un atrevido y acertado uso del color que se ha transformado en uno de sus sellos más característicos.

Por Claudio Aguilera

Un buen ejemplo de su labor es la reciente, y notable, edición aniversario de Cien Años de Soledad, de Gabriel García Márquez, donde destaca la solidez e intensidad de su propuesta visual.


Portada para la edición de Cien Años de Soledad publicada por Penguin Random House Grupo Editorial (España).

¿Cuál es tu primer recuerdo dibujando?
No lo sé exactamente, pero recuerdo una experiencia que me marcó de chica. Fue cuando logré dibujar el esqueleto de una estrella por primera vez. Había intentado mil veces antes, y nada, pero un día estaba dibujando otra cosa y sin pensarlo, salió. No sé por qué es especial, pero fue uno de esos momentos de auto-conciencia cuando la vi en el papel.

¿Cuándo dijiste por primera vez soy ilustrador?
En mi último año de universidad, cuando publiqué mi primer cuento ilustrado.

¿Una película o un libro que todo ilustrador debe ver/leer?
Recomendaría El Reino De Los Sueños y La Locura, un documental muy inspirador que muestra el proceso creativo y la historia de Studio Ghibli, sobre todo de Hayao Miyazaki e Isao Takahata, dos de mis directores favoritos.

Menciona un ilustrador o una ilustradora que consideres un referente.
Tove Jansson. Era muy prolífica, escribía para niños y adultos, pintaba, hacía ilustraciones y cómics. Me encanta su diversidad y su imaginario.

¿Qué haces cuando las ideas no vienen a ti?
Hago otra cosa, como salir a caminar, cocinar algo rico, o tocar ukelele. Si estoy con una entrega muy encima y no puedo hacer una pausa, intento una estrategia nueva para resolver ese problema creativo.

¿Cuál es tu lugar favorito para dibujar?
He aprendido a ser flexible con los lugares, porque en los últimos años me ha tocado viajar mucho. Por eso, me siento feliz donde sea que estén mis materiales.

¿Qué no puede faltar nunca en tu mesa de trabajo?
Los materiales que necesito tener a mano para trabajar, como pinceles, pinturas y lápices. Además de eso, mi computador y ojalá un café.

¿Hay algo que odies dibujar?
Creo que mientras la manera de ilustrar sea honesta y propia, no hay temáticas ni motivos malos.

¿Cuál es tu técnica preferida?
Me encantan las pinturas a base de agua, como la acuarela, témpera y tintas.

¿Qué frase se te viene a la mente cuando ves tus antiguos dibujos?
El camino tiene sentido, y sigue en desarrollo.

¿Qué opinas sobre el momento actual de la ilustración?
A nivel nacional, creo que hay excelentes ilustradores, propuestas, y ganas de hacer cosas. Creo que el siguiente paso es que los medios que encargan ilustraciones se sumen a ese desarrollo, creando mejores condiciones y espacios para proyectos.

Cómo ilustrador ¿sientes que tienes un rol social?
Sí, y creo que se da naturalmente, porque los ilustradores somos comunicadores, y vivimos en un contexto determinado, lo cual en sí es social. No es necesario plasmarlo en todo, porque también es bueno estar abierto a las temáticas que proponen los clientes.

Un consejo para alguien que comienza a ilustrar:
Ser consistente, tener metas claras y disfrutar. Es importante saber que esta disciplina demanda mucho tiempo y energía, por lo mismo, es clave la organización y el amor por el oficio.

La Fundación de Macondo. Ilustración interior para la edición de Cien Años de Soledad publicada por Penguin Random House Grupo Editorial (España). Esta ilustración muestra la fundación de Macondo, pueblo ficticio descrito en la novela.


El vínculo. Trabajo personal creado para la exposición Midnight en Light Grey Art Lab (EEUU), la cual trata sobre el imaginario de los sueños.


Isla Humana. Trabajo personal que reflexiona en torno al cuerpo como un espacio de refugio.


Migrar Es Fluir. Trabajo personal que trata sobre el proceso de migración.


Yellow Cricket. Portada para Yellow Cricket, proyecto musical de Lister Rossel (Chile) y Nina Miranda (Inglaterra) que combina música y cuentos sonoros.


Women Who Farm. Ilustración para Women Who Farm (EEUU), proyecto que reconoce a las mujeres como líderes en la agricultura.


Primavera. Ilustración inspirada en la primavera, para Mercado Mastica (Chile)


Los Secretos de La Noche. Ilustración que reflexiona en torno al tema de la noche, para la portada del número 22 de revista La Peste (México).


La Doula. Ilustración para Pollen (EEUU). El artículo cuenta la historia de una doula que ha pasado los últimos 10 años estudiando los desafíos que una mujer puede encontrar durante el parto.


Mesa de trabajo de Luisa Rivera


Luisa Rivera
Artista e ilustradora chilena, radicada en Londres.

Licenciada en Artes, Pontificia Universidad Católica de Chile. Realizó un Máster en Artes, especialidad en Ilustración entregado por el Minneapolis College of Art and Design gracias a una beca Fullbright

Para conocer más de su trabajo, pueden visitar http://www.luisarivera.cl y http://wildium.tumblr.com/

¿Qué pasa en la Feria de Bolonia?

Uno de los principales encuentros de Literatura Infantil y Juvenil del mundo se llevó a cabo en medio de la primavera italiana. A Bolonia llegaron miles de personas para comprar y vender derechos de libros, mostrar sus ilustraciones o simplemente enterarse de qué es lo que está pasando en el mundo de los libros infantiles; un mundo que toma, cada día, más fuerza. Chile no se queda atrás.


Fotografías por Pablo Álvarez

Cuando pensamos en la Feria de Bolonia no podemos evitar imaginar un lugar enorme repleto de amantes de los libros, ilustraciones, lo mágico y lo onírico. Cientos de stands y filas interminables de ilustradores con sus portafolios esperando ser captados por un agente editorial que enganche con su trabajo.
Con el paso del tiempo, esta imagen ha dejado de ser una simple fantasía y hemos sido testigos de cómo nuestro país se ha acercado cada vez más a este evento, que reúne lo más selecto del mundo de la Literatura Infantil y Juvenil.

Chile en la feria
Desde hace ya bastantes años que el mundo del libro en Chile está cambiando. Últimamente, apoyado también, por la Política Nacional de la Lectura y el Libro, que ha traído consigo una serie de medidas en torno a la lectura y su promoción. La participación de Chile en la Feria de Bolonia, es una muestra de esto. Por tercer año consecutivo, nuestro país contó con un stand propio. En esta última edición, éste aumentó en metros cuadrados, y en contenido editorial. Todo gracias a la gestión conjunta del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, a través del Consejo Nacional del Libro y Pro Chile, además de los gremios de editores y representantes de los autores e ilustradores nacionales
Los principales cambios en la participación de Chile en los últimos tres años han sido las fuentes de financiamiento disponibles y la coordinación con los interesados, y sus agendas de actividades. Esto según Paula Larraín, Secretaria Ejecutiva del Consejo del Libro, quien ha liderado la comitiva chilena y ha sido parte de este proceso de evolución. “Este año nuestra mayor sorpresa fue el tamaño de la delegación de Chile en la feria. Contamos con casi 50 asistentes, entre editores, agentes, libreros e ilustradores. Desde el Consejo del Libro se realizó una apuesta por fomentar la participación en esta feria, pues es la principal vitrina para este sector a nivel mundial”. Tomando esto en cuenta, el aumento de integrantes de la comitiva refleja el creciente interés en la LIJ y su desarrollo en nuestro país y en el mundo.
El interés ha crecido también de parte de editoriales como Amanuta, que en oportunidades anteriores había ido a Bolonia independientemente y este año, por primera vez, decidió formar parte del stand de Chile. “Nos interesaba hacer país. Además que estando ahí, uno potencia las actividades y la exportación del libro chileno, y así finalmente todos salimos beneficiados”. Esto según Ana María Pavez, una de las socias de la editorial que va a Bolonia por sexto año consecutivo y ha sido testigo de las transformaciones que ha sufrido la feria. El principal cambio se ha visto reflejado en el foco de la feria, que hace algunos años era en la ilustración. Hoy, asegura Ana María, el quehacer principal de Bolonia es la compra y venta de derechos, y el mayor tiempo de trabajo es destinado a este propósito. “Es mucho más fácil comprar que vender derechos, por lo tanto, la idea es que tú lleves a la gente a tu stand”. Por esto, es fundamental trabajar en la implementación de un stand con altas normas de calidad, en el que se puedan llevar a cabo las negociaciones de la manera más expedita posible. El Consejo del Libro se ha preocupado de esto y Chile pasó de compartir el espacio con otros países de América Latina en 2015, hasta el stand propio de 32m2 de este año, compuesto por paneles en los que se exhibieron los trabajos de las editoriales participantes y mesas para que éstas pudieran llevar a cabo sus reuniones y cerrar tratos, o al menos verse las caras antes de cerrar negocios.

“Desde el Consejo del Libro se realizó una apuesta por fomentar la participación en esta feria, pues es la principal vitrina para este sector a nivel mundial”

Panorama Actual
Si bien la mayoría de la comitiva que viajó a la feria coincide en que es un espacio de negocios, el hecho de acercarse y ver qué es lo que se está haciendo en otras partes es siempre provechoso. La experiencia de la editorial Amanuta les ha demostrado que hay ciertos temas que en Chile se venden muy bien, pero que sin embargo en Bolonia no encuentran un espacio. “Hacemos un catálogo especial para fuera del país” dice Ana María. Por eso es importante equilibrar el catálogo, “un libro con temática chilena lo vendemos bien acá, pero no le va bien afuera. Lo mismo pasa con los temas americanos. No les va bien, no en Bolonia al menos”. Por el contrario, los temas universales son siempre llamativos en este encuentro. Como cuenta Ana María, los cuentos clásicos se venden muy bien afuera. De hecho, la adaptación de cuentos clásicos como La Caperucita Roja escritos por Gabriela Mistral que desarrollaron en Amanuta ha tenido éxito cuando ha salido afuera. No pasa lo mismo si lanzan un libro de poemas, independiente de que sean escritos por un Nobel. “Es bueno ir y ver lo que los demás están haciendo, para al menos saber qué es lo que ya no debes hacer, porque en esta industria no puedes copiar”. En esa línea, muchos destacan el trabajo que están realizando los polacos con su desarrollo de las ideas y del diseño, además de la tipografía y que pudo apreciarse en Bolonia.
El objetivo principal del Consejo de Libro en la feria fue la internacionalización de la industria editorial, fuese esto a través de la coordinación de actividades o a través de fondos que permitieran la participación en instancias internacionales. En el caso de Bolonia estaba el interés de establecer la presencia de Chile como un referente en América Latina. Si bien, este es un objetivo a largo plazo, la meta se ve próspera, “este año hemos sido una de las participaciones más destacadas de la región por el rápido crecimiento y la diversidad tanto de ilustradores como de propuestas editoriales”. Ana María Pavez coincide con esto, destacando que hoy hay preocupación porque el libro chileno salga al extranjero y porque ilustradores y escritores nacionales se den a conocer afuera.
Y si Bolonia es una instancia pensada para profesionales del libro, deben ser ellos quienes distingan las nuevas propuestas, las más atractivas e interesantes. Paula Larraín destaca el interés generalizado que se ha visto en nuestros ilustradores, y también en quienes esperan mostrar su material en esta parte del mundo. Para el futuro, y considerando el éxito de esta participación y el gran interés demostrado por el sector, el trabajo irá enfocado en continuar creciendo, tanto en la presencia de la delegación como en la cantidad de actividades donde pueda promoverse a la ilustración y la industria editorial chilena.

Los premiados
El interés en nuestro país se vio reforzado con las menciones honrosas y los premios obtenidos. Sara Bertrán, escritora premiada por su libro La Mujer de la Guarda fue por primera vez a la feria y rescata el valor de estar ahí, poder reunirse con editores y formar una red de contactos, “estas ferias sirven para darse a conocer, que no está mal. Vender un libro es sumamente difícil. Fue muy bueno para mi carrera ir a Bolonia, los proyectos que estaban caminando los concreté en Bolonia los cerré y puse fechas”.
El premio New Horizons lo recibió en conjunto con la ilustradora también chilena, Alejandra Acosta. La emoción de Sara fue máxima cuando la presidenta del jurado le dio las gracias por el relato, “es más normal en concursos como este premiar un libro álbum. En general es más fácil que gane un libro lindo, más que uno con mucho texto. Quedé feliz porque significó una retribución a mi trabajo”.
Llama la atención que La Mujer de la Guarda, de la editorial colombiana Babel en manos de María Osorio, quién además ganó el destacado premio BOP (Bolonia Prize) como la mejor editorial del año de libros para niños en Sur y Centroamérica, trate temas como la muerte y el abandono, que pueden pensarse como tristes considerando que estamos hablando de literatura infantil. Lo mismo pasa con otro de los premiados El Camino de Marwán, de editorial Amanuta, en el que se aborda el tema de los refugiados. Pensamos que la literatura infantil quiere encantar a través de sensaciones positivas, fantasías y colores, pero al ver las temáticas que hoy se están tratando nos damos cuenta de que no se pueden dejar de lado las emociones negativas. Así lo demuestran, al menos, estos reconocimientos a libros chilenos, ambos premiados en la categoría New Horizons. Los niños también vivencian a la soledad, la frustración y el dolor; y la literatura infantil tiene una historia haciéndose cargo de esto; desde los cuentos de Andersen, cargados de dolor y sufrimiento, hasta las temáticas negativas de hoy como la violencia, discriminación y tantas otras.

“Pensamos que la literatura infantil quiere encantar a través de sensaciones positivas, fantasías y colores, pero al ver las temáticas que hoy se están tratando nos damos cuenta de que no se pueden dejar de lado las emociones negativas”

Las letras de María José Ferrada no se quedaron atrás en este encuentro y obtuvo una mención honrosa en la categoría Ficción por Un jardín, de editorial A Buen Paso. Un libro audaz por su formato haiku.
La sensación que queda después de Bolonia es que estamos dando los pasos correctos.

Una Biblioteca para Ayelén

El proyecto educativo del Colegio Ayelén, en Rancagua, trabaja para que sus alumnos puedan superar  las condiciones adversas y lleguen a formarse profesionalmente en la Universidad.

En pos de esta meta es que sus dueños, la Fundación Impulsa, decidieron hace años centrar sus esfuerzos en crear una biblioteca inclusiva, en la que se creara un ambiente para orientar a sus alumnos vocacionalmente; con un amplio fondo bibliográfico. Este espacio fue donado por la Fundación Educacional Hernán Briones Gorostiaga y diseñado e implementado por nuestra Fundación Había Una Vez.

Esta biblioteca se ha convertido en un lugar en el que la infraestructura juega un rol clave; estéticamente atractiva e interesante, además de útil e integradora, pensada para alumnos grandes y chicos.

El viernes pasado, día en el que además el colegio celebró el Día del Libro, se inauguró la biblioteca. Desde ese día los alumnos cuentan con más de 5.000 libros, un espacio amplio, luminoso; con mesas de estudio y un gran lugar destinado al cuentacuentos.

 

¡Feliz Día del Libro!

“He buscado en todas partes el sosiego y no lo he encontrado sino sentado en un rincón con libro en la mano.”

La frase es del monje y escritor alemán Thomas de Kempis, pero somos muchos los que nos sentimos identificados con ella. En Fundación Había una Vez amamos los libros; este maravilloso tesoro que nos hace viajar, soñar y nos repleta de emociones.

La fecha coincide con la muerte de dos genios de la literatura, Shakeapeare y Cervantes y se celebra en muchas partes del mundo. En Chile no nos quedamos atrás, y celebramos esta fiesta. Acá destacamos algunas de las actividades (habrán muchas más), que contemplan exposiciones, talleres y conversatorios. Todo al alero del Plan Nacional de la Lectura 2015-2020.

  • La Cámara Chilena del Libro ofrecerá descuentos charlas y más actividades en la llamada “Noche de las librerías”, en la calle República se llevará a cabo la Feria Universitaria del Libro.
  • En Nueva York con la Alameda se realizará “La casita de los libros” un intercambio gratuito de libros.
  • La Feria del Libro de Vitacura contempla una serie de actividades como charlas, conciertos y cuentacuentos.
  • Providencia y su Sistema de Bibliotecas Públicas preparó el lanzamiento de un concurso literario y la liberación de libros en el frontis de la Biblioteca Municipal.
  • Desde las 11:30 hrs. habrá cuentacuentos, teatro, musicales e instalación de libros que los asistentes pueden leer en la Plaza Victoria, en Valparaíso.
  • “Antofagastinidad” será un conversatorio en el que se abordará la literatura desde un enfoque local en Antofagasta. Es a las 11:00 hrs. en la Biblioteca Regional.
  • Cafés literarios, intervenciones, conversatorios y más es lo que se dará durante todo el fin de semana en la Plaza de Armas de Copiapó.

Es el día del libro y en Fundación Había una Vez queremos celebrarlo.

¡Feliz día!

 

Primera Reunión de Red 2017

La semana pasada celebramos la primera reunión de red del año 2017. La biblioteca de la escuela rural Pullinque recibió a una tremenda convocatoria que incluyó a equipos directivos y de gestión de las nueve bibliotecas comprendidas en el proyecto; equipos regionales de coordinación, además de miembros de las Fundaciones Luksic y Había una Vez.

 

En la reunión, se dio a conocer la proyección 2017 2018 del programa, en la que la palabra clave fue sostenibilidad. Ambas fundaciones acordaron colaborar en conjunto durante los próximos dos años para que el proyecto en el que se está trabajando hace tanto tiempo pueda sostenerse por sí solo y el desarrollo de la lectura y cultura en estas comunidades aisladas agarre cada vez más fuerza.

 

Junto con esto, se presentaron los resultados del estudio de impacto del proyecto Leyendo en Red, a cargo de dos estudiantes del Instituto de Sociología de la Universidad Católica de Chile. En el estudio, de carácter cuantitativo se comparó a los estudiantes que participan en “Leyendo en Red” con otros estudiantes de establecimientos similares que no han sido intervenidos por este programa de fomento lector. El estudio demostró que el programa “Leyendo en Red” ha mejorado el desempeño académico de los estudiantes de siete establecimientos educacionales donde se aplica en Villarrica y Panguipulli. Esta tendencia se manifiesta en el resultado de la Prueba SIMCE de Lenguaje y Comunicación, la cual mide comprensión lectora y cuyas mejoras suelen producirse a mediano o largo plazo.

Otro resultado importante que arrojó el estudio fue que con el proyecto se logra que los estudiantes tengan mejores resultados significantes independiente del involucramiento parental y los hábitos lectores de su familia.

 

Fueron muy buenas noticias y todos los asistentes quedaron felices al poder comprobar los resultados del trabajo de tanto tiempo. La reunión finalizó con una presentación de propuestas para dar continuidad al programa de “Bibliotecas de Aula”.

¡Nos cambiamos de casa!

Después de algún tiempo en nuestra antigua oficina, partimos el 2017 trasladándonos con camas y petacas a una nueva casa a pasos del metro Alcántara.

Estamos felices con el cambio. Este nuevo espacio, nos permitirá hacer frente de mejor manera a los proyectos del año que recién empieza.

Nuestra idea es adecuar nuestros espacios y tener disponible un lugar en nuestra casa para la realización de talleres de capacitación. Todo esto con el objetivo de que cada día seamos más los apasionados por la lectura.

¡Les iremos contando más novedades!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

Adios Alicia Morel

Con mucha tristeza, decimos adiós a la gran Alicia Morel, que nos dejó a los 96 años.

Alicia se paseó en distintas expresiones literarias llegando a ser novelista, poetisa, dramaturga y ensayista; pero valoramos, sobre todo, su legado por ser una de las precursoras de la LIJ en Chile.

Se dio a conocer con sólo 17 años, al publicar En el Campo y la Ciudad, una auto edición familiar de poemas. Luego de esto nadie la detuvo; sus historias llegaron incluso a ser radioteatralizadas. Una de las más famosas: El Duende Melodía.

A fines de los 70 escribe junto a Marcela Paz Perico Trepa por Chile, libro ícono de las escuelas en Chile. Este trabajo en conjunto levantó aún más la figura de Alicia Morel.

Fue, además, dramaturga, colaboradora de revista El Volantín y una de las fundadoras de presidenta del IBBY, junto a Marcela Paz y Maité Allamand; llegó a ser presidenta de esa institución el año 1968.

Es la perdida de una mujer increíble. La escritora dejó un legado de cuentos, poemas, historias y novelas que seguirán a los niños; a esos niños sin pantallas ni redes sociales a los que ella escribió. El mundo de las letras y las artes la despiden.