Etiqueta: Nº15

Un viaje para aprender de la lectura

Columna de Rebeca Domínguez y Carmen Paz Hernández
Directoras Fundación Había una Vez

En abril de este año, gracias a una postulación a Ventanilla abierta, pudimos asistir al Primer Encuentro Internacional de Bibliotecas Escolares en Bogotá (Colombia). Como es uno de los temas principales de nuestro quehacer en el fomento lector, apenas nos dieron el sí partimos junto a dos capacitadoras de la Fundación.

Hacer un viaje de trabajo a ese país, que tiene una destacada trayectoria en relación con la lectura, es siempre un gran aprendizaje y una oportunidad de traer modelos novedosos de actividades para promoverla en diferentes contextos, sobre todo en los espacios no convencionales.

El primer día visitamos Fundalectura, donde nos enseñaron algunos de sus atractivos modelos de trabajo, como los 51 PPP (Paraderos Paralibros Paraparques), centros de lectura en los hospitales, Libros al viento, Cajas viajeras y otros.

El Encuentro comenzó al día siguiente, con la intervención de las Ministras de Cultura y Educación de Colombia, quienes nos dieron un panorama de la lectura en su país. Luego, Daniel Cassany presentó la ponencia “Hacia una ciudad letrada”, y David Loertscher nos dejó claro que “debemos dar a los niños lo que ellos quieren leer, y no lo que nosotros queremos que lean”.

El segundo día, escuchamos al experto alemán Günter Schlamp, quien mostró una serie de programas muy interesantes. Uno de ellos se llama “Tutores por la lectura” y consiste en que un joven o un adulto le lee a un mismo niño todas las semanas en una biblioteca, en una especie de padrinazgo. Actualmente, la experiencia se lleva a cabo en Hamburgo con 700 niños y ha logrado en ellos un gran desarrollo del lenguaje y de sus habilidades lectoras, a la vez que los ha hecho más seguros de sí mismos.

Otra actividad presentada por Schlamp es la “Noche de lectura”: se define un curso que se quedará a dormir en la biblioteca del colegio y el encargado se organiza con los padres. Cada niño lleva una linterna, comen salchichas y viven una noche temática, centrada en el suspenso, las aventuras y otros temas. Al día siguiente los espera un delicioso desayuno. En la mayoría de los casos, esta actividad provoca que los niños vuelvan con mayor frecuencia a la biblioteca. El experto alemán nos contó además una experiencia que se hace en Estados Unidos e Inglaterra, llamada “Deja todo tirado y lee”. Esta consiste en que dos veces al año los niños interrumpen su jornada escolar y leen por 20 minutos, independientemente de lo que estén haciendo en ese momento. El director del colegio toca un timbre y simplemente todo el colegio lee.

Durante la tercera jornada, presentamos la experiencia de “Leyendo en red”, la red de bibliotecas escolares en Panguipulli, financiada por la Fundación Luksic, que ganó este año el Sello de Buenas Prácticas del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España. La casualidad quiso que en el Encuentro estuviera Carmen Campos, encargada de la distinción, quien estuvo encantada de conocer más a fondo la iniciativa de la FHUV.

El cuarto día tuvimos el agrado de escuchar a Jesús Martín Barbero, quien dictó una conferencia sobre las transformaciones de las bibliotecas públicas y escolares en Colombia –espacios que pueden ser disfrutados por el ciudadano común– y sus repercusiones en la lectura.

Aún no están disponibles en la red las ponencias para leerlas, pero pronto se podrán descargar en www.fundalectura.org.

Durante el viaje asistimos también a la presentación del Portafolio Regional de Proyectos de Lectura y Escritura del CERLARC, donde se distinguieron diez iniciativas de distintos países latinoamericanos y en el que Chile estuvo presente con el proyecto “Chile para niños” de la Biblioteca Nacional. También aprovechamos de visitar dos grandes bibliotecas municipales; las recorrimos completas y los encargados de cada sala nos fueron mostrando cómo trabajan y las actividades que hacen… ¡Son una maravilla!

En resumen, llegamos llenas de ideas para nuestro trabajo y con la certeza de que, entre otras iniciativas, debemos introducir las nuevas tecnologías a los espacios de lectura, desde las pantallas hasta las tabletas. ¡Hay tanto por hacer!

Salomé

 


Recomendado por Comité de Evaluación del Banco del Libro de Venezuela

Salomé
Escritor: Oscar Wilde
Ilustradora: Aubrey Beardsley
Grandes lectores | Libros del Zorro Rojo | 2011

Esta edición de Libros del Zorro Rojo destaca porque congrega sin censura las sofisticadas ilustraciones del art nouveau de Beardsley para la versión inglesa de esta pieza de Wilde publicada en 1894, además de cuatro dibujos no incluidos en aquella edición. Asimismo, agrega el artículo Una nota sobre Salomé que Robert Ross dedicó a la edición inglesa de 1907, acompañado del facsímil de la primera función de la obra en Londres en 1905 y el de la famosa ópera de Richard Strauss estrenada el mismo año en Alemania.
Sugerente y licenciosa, Salomé reunía los elementos necesarios para agitar los ideales flemáticos de la sociedad victoriana. Wilde recrea la fábula bíblica de la danza erótica ofrecida por Salomé a Herodes a cambio de la cabeza de San Juan Bautista de tal modo que dominan la sensualidad mortuoria y la perversidad en los personajes capitales. Por su parte, las ilustraciones de Beardsley distan de ser fieles al drama original, pero logran emular de forma precisa el efecto que la pieza produce.

El loco

 
el-loco-post


recomendado-por-mediadores3
jk-perfil
Por Jennifer King, comunicadora visual, profesora de la UDP y directora de Confín Ediciones.
www.confin.cl

El loco
Autor: Guy de Maupassant
Desarrollador: Crocobee
Grandes lectoresformato App / Ipad

Esta es una aplicación de lectura, un cuento corto que interactúa con el lector. Una constante sorpresa que en una segunda, y hasta en una tercera lectura, sigue entregando cosas por descubrir. Personalmente, me pasó que cuando me preparaba para leerlo por segunda vez, y mientras conversaba con una amiga, escuché que desde el iPad salía mi propia risa con una campana de catedral de fondo. Al mirar la pantalla me di cuenta de que el personaje en el retrato fotográfico –bastante lúgubre, por lo demás– que representa “el loco” protagónico, movía su boca al son de mi voz… Cada cosa que yo decía, volvía a salir de su boca en movimiento. Miedo.
El loco es un relato tenebroso que, sumado a la música incidental e insectos asquerosos que cruzan la pantalla durante gran parte de la lectura (que se pueden correr con el dedo), se transforma en una experiencia realmente espeluznante y algo cinematográfica.
El cuento logra llegar a la médula de cualquier lector y lo obliga a cuestionarse todos los cánones de la normalidad. Permite mirar dentro de la mente del personaje principal: el presidente de los tribunales de justicia, un hombre respetado e intachable que acaba de fallecer, y del que encuentran unos escritos que remecen a cualquiera. En una época en la cual la guillotina ejercitaba constantemente, el loco llega a provocar incertidumbre por todas las personas aparentemente normales que tienen poder.
Es una experiencia fuerte leer este relato de la literatura clásica. Para los amantes de Poe, una lectura perfecta para aterrorizar octubre. Y también es una buena opción para adolescentes que no se entusiasman con ninguna lectura (en general, los más de 300 cuentos cortos que escribió Maupassant son excelentes para lectores difíciles de enganchar).
Corto e impactante, El loco contiene todos los ingredientes de una gran película de terror: gore, suspenso, locura, sorpresa y engaño. Está en inglés y español y permite al lector interactuar con todos los elementos que aparecen. ¡Ojo con tirar el iPad!

Publicado en RHUV Nº15

Mortis Comic Store

 
mortis-post


recomendado-por-mediadores3
Por Carolina Maturana

NIEVE NEGRA
Desarrollador: Mingga Labs
Lectores avanzadosformato App / Ipad

Esta aplicación comienza con In absentia Mortis, el primer libro impreso de la trilogía El Retorno de Mortis (Eterno retorno e In nomine son los otros). Sin embargo, es como volver a los inicios de la serie en una versión 2.0, ya que nació como un conjunto de historietas creadas para ser leídas en computador desde el sitio web www.mortis.cl. Proyecto encabezado por Felipe Benavides, Miguel Ángel Ferrada y Carlos Reyes, realizado con la venia de Juan Marino Cabello, creador de Mortis.
Esta entrega digital está dividida en 3 publicaciones y cada una de ellas contiene 6 historias autoconclusivas. La primera es gratuita y resulta un excelente gancho: al verla y leerla es inevitable comprar las otras dos; uno quiere tenerlas todas.
Cada historia está realizada por varios escritores e ilustradores, destacados nacional e internacionalmente, y en ellas se nota la dedicación. El gusto por el género del terror queda plasmado en cada narración e ilustración, logrando calidad en la comunión de ambos. Este formato favorece enormemente a las novelas gráficas y cómics: tener la opción de agrandar las viñetas y poder observar cada detalle de las ilustraciones es una experiencia que no tiene cabida en el papel, y que se agradece.
En esta versión se incluye el delicado gesto de mostrar en color la ilustración de cada una de las portadas de las diferentes historias, dándoles vida, reviviendo a Mortis. En lo personal, me encantaría que se agregara además audio, una buena selección de música y sonidos que ayuden al lector a transportarse al estado de alerta, ese que logra que salgan al exterior los miedos profundos, y que a la vez permitan recordar o tener una aproximación al programa de radioteatro El siniestro doctor Mortis.
Actualmente, Mortis Cómic Store se encuentra disponible solo en App Store para sus dispositivos iPad y iPhone, a un precio totalmente accesible. Esperamos que se sumen los otros libros de la trilogía y que pronto estén disponibles para Android.

Las historias de terror del libro rojo de David

 
las-hisotiras-de-terror-post


recomendado-por-mediadores3
Por María Teresa Mujica, Lorena Rodríguez y Marta Rosselló www.yomelolei.com

Las historias de terror del libro rojo de David
Autor: José María Plaza
Ilustrador: Medusa Dollmaker
LectoresEdebé España| 2011

En el prólogo, el autor, José María Plaza, justifica esta selección explicando al lector que surge a partir de un personaje de la serie Los sin miedo, también de su autoría. En ella, una pandilla de amigos escucha una y otra vez siniestras historias narradas por David, quien ha encontrado en la casa de su abuelo un tomo con varias de ellas.
El libro que el lector tiene en sus manos es, entonces, el libro que David ha encontrado. Con una cuidada edición en negro y rojo, la Editorial Edebé España acompaña magistralmente la intención de “asustar” del autor, quien nos pasea por diecinueve cuentos en los que el suspenso, la intriga y la incertidumbre nos atrapan. Estos emergen como dedos finos y fríos de cada personaje, y nos trasladan por un siniestro corredor en que, por momentos, no sabemos qué es real y qué fantasía, qué puede ser cierto y qué no…
Una ilustración de Medusa Dollmaker precede a cada historia. Sus imágenes, de influencias góticas, muestran representaciones definidas y potentes, que ocultan un fondo poblado de sombras que invitan a vislumbrar y a predecir, predisponiendo a una lectura que mantendrá la tensión a lo largo de todo el cuento. Asimismo, la guarda acompaña la atmósfera del libro con una ilustración en negro y sepia en la que se pueden entrever cráneos y florituras.
El índice tiene una particularidad: enumera los cuentos del uno al diez, y a partir de allí comienza una cuenta regresiva que el lector entiende solo al llegar a ese último relato.
Una cámara de fotos que contiene una sola toma, pero que conecta al que la observa con el objeto retratado; un estuche maravilloso que se convierte en objeto de deseo entre las compañeras de un curso; una prueba para entrar a una pandilla; un tatuaje que sellará para siempre la amistad entre tres amigas. Cada relato tiene elementos que pueden existir en la vida del lector, lo que los hace más creíbles, y por tanto, más espeluznantes.
José María Plaza es un prolífero autor español. Su obra abarca todas las edades y temáticas, siendo reconocido por ella con prestigiosos premios internacionales. Pero, sin lugar a dudas, la Colección Los sin Miedo le ha dado gran presencia, precisamente porque el terror es una temática que fascina a los jóvenes.

Publicado en RHUV Nº15

Personajes infantiles que nos asustaron

Por Manuel Peña Muñoz
Escritor Especialista en Literatura Infantil y Juvenil

Karina Cocq-15

 Ilustración de Karina Cocq / www.monitologia.blogspot.com

En mi casa había una empleada hija de italianos llamada Marta Reale, a quien acompañaba a comprar a una botica muy distante de nuestra casa familiar en el Cerro Placeres de Valparaíso. Tomado de su mano, me llevaba por la Avenida Portales bordeando las altas rejas verdes de la Universidad Federico Santa María. Al pasar por allí, me mostraba los hornos donde los alumnos de la escuela de metalurgia fundían metales. Desde la reja, los veíamos con sus máscaras protectoras y sus sopletes en medio de llamas rojas, un humo espeso y un fuerte olor a quemado. Salían chispas naranjas y azules de aquellas maquinarias infernales. Marta me dijo un día que ahí estaban quemando vivos a los niños que se portaban mal. Me tenía amenazado con que me iba a llevar “a los hornos” si no le obedecía en todo. Crecí angustiado con esta imagen de los niños quemados y solo mucho tiempo después supe la verdad.

Los miedos infantiles nos acosaban. El miedo estaba presente en la educación. Miedo a las sombras, a la oscuridad, a ser castigado con los brazos en cruz sobre el pupitre o a ser encerrado en “el cuarto oscuro”. Se decía que por la noche iba a venir el Malulo a llevarse a los niños que no querían dormir. Cuando se escuchaba el paso de una carreta a medianoche, se nos decía que era el diablo que estaba pasando en su carroza tirada por caballos negros.

La escritora chilena Marcela Paz, autora de Papelucho (1947), cuenta que una vez vio deslizarse al Cuco por su dormitorio y quedó aterrada. Varias noches se le aparecía en forma de silueta monstruosa merodeando alrededor de la cama, hasta que una noche descubrió a la empleada en cuatro patas con una manta en la espalda. Y  cuando iba a misa en la catedral, recordaba la misma autora, no se soltaba del vestido de su abuela porque le habían dicho que los gitanos la podían raptar. Estas situaciones y personajes conseguían mantener a raya a los niños, educándolos a través del miedo.

Muchos de estos seres inventados por la imaginación popular tienen su origen en la tradición oral española. En varias nanas o canciones de cuna castellanas aparecen las gitanas como “asusta-niños” y también en los pueblos de Cantabria, donde se amenaza a los niños con frases cotidianas como: “Si no te comes toda la comida, vendrán a buscarte las gitanas”.

El hombre del saco

El hombre del saco es uno de los personajes de miedo más característicos del folclore infantil hispánico. Su origen se remonta a una leyenda urbana que nace en Almería (España) donde un hombre raptó a un niño dentro de un saco para darle muerte. A partir de entonces se ha aterrorizado a los niños españoles, y de paso a los latinoamericanos, con que este hombre va a venir a buscarlos con su saco si no se toman la sopa o se duermen temprano.

En Galicia, este personaje tiene forma de mujer y se llama la meiga del saco o la Marimanta. A veces se la encuentra en la orilla de los ríos, tentando a los niños para que se sumerjan en sus aguas con la intención de ahogarlos.

En Colombia se llama el viejo del costal y en Chile el viejo del saco. En Valparaíso también existía el loco Horacio, que recorría las calles porteñas cargando un saco y que en cualquier momento podía llevarse a los niños si no se dormían. En Alemania, en tanto, las madres les dicen a los pequeños que cierren bien los ojos porque va a venir el hombre de la arena esparciendo granitos de arena en los ojos de los niños que no se quieren dormir.

El Cuco

Otro personaje “asusta-niños” es el Cuco, que en España y Portugal se llama Coco. Por lo general se le representa en forma de un hombre envuelto en una larga túnica con una cabeza en forma de coco que tiene tres agujeros.

El Coco aparece ya en un cancionero medieval español del siglo XV:

Tanto me dieron de poco
que de puro miedo temo
como los niños de cuna
que le dicen ¡cata el Coco!

El pintor Francisco de Goya lo representó en el siglo XVIII mostrándolo como un enigmático hombre envuelto en una gruesa capa acercándose a una cama donde hay dos niños aterrorizados que se aferran a su madre.

El Coco o Cuco también aparece en numerosas canciones de cuna del folclore infantil iberoamericano:

Duérmete niño,
duérmete ya
que viene el Cuco
y te comerá.

Y en España las madres cantan:

Duérmete niño,
que viene el Coco
y se lleva a los niños
que duermen poco.

En Brasil se llama Tutú Marambá, nombre de un libro de poesías y canciones infantiles de la escritora argentina María Elena Walsh, quien recreó las palabras de los niños iberoamericanos, especialmente aquellas que pertenecen al folclore.

La luna como asusta-niñas

En ciertas comarcas de los Pirineos, se asusta a las niñas que se resisten a dejarse peinar diciéndoles que si no se están quietas, les ocurrirá lo que le pasó a una niña a quien la luna se la llevó junto a su madre. Por eso, al mirar la luna llena, se ve claramente la figura de una mujer que está peinando a una niña. Esa figura muestra el castigo que tendrán las niñas lloronas que no se dejan peinar…

La Llorona

Otro personaje que infunde miedo en los niños iberoamericanos es la Llorona. Se la representa como una mujer de pelo largo y descalza que va llorando en forma lastimera por las noches, bordeando un río o junto a una fuente, arrepentida de haber dado muerte a sus hijos. Esta Llorona aparece en las narraciones orales de España y en el folclore de toda América Latina, incluso en narraciones orales aztecas, aunque guarda también relación con la cultura griega. Se trata también de la representación de Medea en la tragedia de Eurípides, como la madre arrepentida que llora por sus hijos muertos por su propia mano. En muchos países latinoamericanos, entre ellos Venezuela y Guatemala, las madres asustan a sus hijos diciéndoles que si no les obedecen, vendrá la Llorona a buscarlos por la noche.

Este personaje mítico asociado a la infancia tiene sus variantes en toda Latinoamérica. En Panamá y Costa Rica recibe el nombre de Tulevieja y se la representa como una mujer con alas en su espalda y con los senos cargados de leche buscando a su niño perdido para darle de mamar. En las comunidades rurales de estos países, las madres temen su paso pues puede entrar a las casas a amamantar al niño recién nacido. Por eso procuran que no llore por las noches. La Tulevieja tiene tanta leche que se desborda de sus senos y por eso siempre hay una larga hilera de hormigas que van bebiendo la leche materna derramada en el camino.

En República Dominicana se la llama Ciguapa y aparece en el fondo de los bosques con los pies invertidos. Así confunde al que la busque, pues creyendo que se ha alejado, en realidad se ha acercado.

Todas estas variantes de la Llorona han sido la base para que muchos narradores la recreen en sus novelas y cuentos en toda Iberoamérica.

El caballero de lata

En las islas de Chiloé, en el sur de Chile, hay muchos mitos y leyendas que coinciden con la rica mitología del norte de España. No por azar, Chiloé se llamó en sus inicios Nueva Galicia.

Uno de los personajes de fábula que infunden miedo a los niños en este archipiélago, es el caballero de lata. Este caballero fantasma se aparece en las noches de temporal vestido con una armadura idéntica a las usadas por los soldados españoles en tiempo de la Conquista, cuando los soldados custodiaban los fuertes coloniales. Al parecer, el soldado murió, pero sigue apareciendo con su traje de acero en los bosques del Canal de Chacao montado en su caballo negro con crines de fuego.

El miedo en el folclore infantil

El miedo aparece también en forma lúdica en el folclore infantil iberoamericano, como en el juego donde un niño prueba que no le teme al león si no parpadea cuando le soplan los ojos:

-¿Fuiste al cerro?
-Sí.
-¿Viste al león?
-Sí.
-¿Le tuviste miedo?
-No

El niño que pregunta sopla los ojos del otro, y si este los cierra, es seña que sí le tuvo miedo al león.

También aparece en el juego infantil de juguemos en el bosque, en el que el miedo va creciendo en forma gradual mientras el Lobo se viste:

-Juguemos en el bosque
mientras el Lobo no está.
¿Lobo estás?
-No, me estoy poniendo la camisa.

Y finalmente:

– Sí, y ahora salgo para comérmelos a todos.

En España se asusta también al niño en forma lúdica, soplándole los ojos y diciéndole “¡Buuuú!”. Este personaje infantil también aparece en una rima cantada en Talavera de la Reina (Toledo):

Landú, Landú
Serenadito Landú
Cierra tus ojos, niñito
o vendrá el Bú.

En tanto que la escritora española Gloria Fuertes escribe:

Llegó vestido de azul
¿quién llegó?
¡El Bú!

Todas estas figuras son estudiadas por los investigadores del folclore infantil, aunque los psicólogos y el sentido común del siglo XXI aconsejan no amedrentar a los niños infundiéndoles miedo. Por el contrario, estimulan que los niños sean como el sastrecillo valiente del cuento y sepan afrontarlo.

Los sueños de Helena

 


Recomendado por Comité de Evaluación del Banco del Libro de Venezuela

Los sueños de Helena
Escritor: Eduardo Galeano
Ilustrador: Isidro Ferrer
Lectores | Libros del Zorro Rojo | 2011

Al despertar, algunas veces los sueños son difíciles de recordar. Cuando esto sucede, hay quien toma como inspiración sueños prestados. “Helena me humilla cada mañana, a la hora del desayuno, contándome sus sueños prodigiosos”, nos dice Eduardo Galeano en el prólogo de este libro y él, como venganza, “escribe los sueños que ella vuela”.
En los sueños de este libro hay recuerdos de la casa de la infancia y también memorias del exilio. Galeano los transforma en una prosa sencilla y poética que se convierte en susurros que llegan desde el mundo onírico. En cada página, las ilustraciones nos ofrecen una narración particular de los sueños desde la colección de texturas y objetos cotidianos rescatados por Isidro Ferrer, con los que crea curiosos personajes en escenas memorables y lúdicas que conmueven tanto como los textos. En ellas encontramos diferentes significados posibles para los sueños de Helena y, también, 2011 para los nuestros. Un trabajo editorial impecable que conjuga las palabras e imágenes de las que están hechas los sueños.

El Hombre Niebla

 
el-hombre-niebla-post


recomendado-por-mediadores3
Por Por Bernardita Cruz M.

El Hombre Niebla
Autor: Tomi Ungerer
Primeros lectores Editorial Lóguez | 2013

En la portada, dos niños opacos navegan en un bote gris sobre un mar calmo, pero misterioso. El pico de una montaña sobresale entre una espesa neblina y, sobre ella, se lee el título: El Hombre Niebla. Sin abrir el libro todavía, miles de ideas vienen a la cabeza: de seguro es una historia tenebrosa, con dos niños indefensos y un hombre-monstruo amenazante.
Pero, al contrario de todo pronóstico, las primeras páginas del libro nos muestran una realidad distinta: Finn y Cara son los hijos de un matrimonio agradecido de la vida, pobre pero feliz. Viven en la costa irlandesa, el padre es pescador, la madre cuida la granja y los niños se preocupan de las ovejas. En todas las ilustraciones se les ve contentos. La preocupación es inevitable: ¿qué cosa horrible le espera a esa familia? Porque con ese título y esa portada, está claro que algo dramático sucederá.
La amenaza no tarda en llegar: los niños reciben de regalo una pequeña canoa y una advertencia, que no salgan de la ensenada ni se acerquen a la Isla de la Niebla, porque de allí nadie ha vuelto. Y, cómo no, resulta que Finn y Cara son arrastrados por la corriente justo hasta ese lugar lúgubre y de niebla densa. Al llegar, descubren una escala y la curiosidad los impulsa a subir. Arriba, se encuentran con una puerta, tocan y aparece el mencionado Hombre Niebla, un señor de pelo y barba larguísimos, con pantuflas y una vela en la cabeza, que amablemente los convida a entrar.
A esas alturas del cuento, el lector ya comprendió que esta no es una historia de misterio como las demás. Que si bien hay ilustraciones grisáceas, dos niños extraviados y situaciones amenazantes – la de Finn y Cara asomados a un pozo de magma incandescente es particularmente perturbadora–, las cosas son mucho menos graves de lo que parecen. Los niños están siempre contentos, el señor barbón resulta ser un encanto y el único momento de real riesgo, en que los hermanos casi naufragan al volver a casa, se salva gracias a la ayuda del padre que viene a rescatarlos.
Una historia de estructura clásica –niños curiosos, lugar misterioso, cuota de aventura y final de ¿habrá sido un sueño?– que desarma todos los prejuicios del adulto página tras página y que nos lleva a añorar esa etapa de la vida en que se está menos cargado de aprensiones y suspicacia.

Publicado en RHUV Nº15

El desplumado

 


Recomendado por Comité de Evaluación del Banco del Libro de Venezuela

El desplumado
Escritor: Javier García-Galiano
Ilustrador: Armando Hatzacorsian
Lectores | Ficticia Editorial | 2012

La convivencia familiar no suele ser fácil, y lo es menos aún si se tiene una visión demasiado crítica sobre los demás habitantes de la casa. Esto es lo que le ocurre al loro de este relato, quien se ve convertido, en contra de su voluntad, en la mascota de una familia que no le agrada.Todos en casa esperan que diga algunas palabras como cualquier loro familiar, así que se plantan con frecuencia frente a la jaula a decirle palabras que debería repetir; él simplemente se niega a hablar. Se dedica más bien a observar y a escuchar, a detectar las flaquezas de cada uno. En el momento menos esperado, termina por revelarlas públicamente y a gritos, aprovechando las ocasiones en las que están todos juntos. Inevitablemente, su pequeña venganza se vuelve contra sí mismo.
Esta divertida historia está contada con un afilado sentido del humor y con imágenes que representan de manera acertada la perspectiva del protagonista y su incómoda posición en la familia.

El perro y la liebre

 


Recomendado por Comité de Evaluación del Banco del Libro de Venezuela

El perro y la liebre
Escritora e ilustradora: Rotraut Susanne Berner
Primeros lectores | Juventud | 2012

Una vieja rencilla ha separado a las familias Perro y Liebre por años. Sus miembros más jóvenes han aprendido a odiarse y a agredirse con saña. Lo que no saben es que tienen más elementos en común de lo que serían capaces de admitir. Esto queda en evidencia el día de la Gran Carrera, cuando los pequeños de ambas familias compiten con tanto ahínco que no notan que una fuerte tormenta ha disuelto la competencia. En su ciega carrera, van a dar a un sitio fuera del recorrido original. Allí, los viejos conflictos heredados de sus familias terminan por disolverse de manera insospechada y divertida, cuando se ven en la necesidad de aunar fuerzas para atender una situación inesperada.
Las excelentes ilustraciones de Rotraut Susanne Berner logran caracterizar con precisión a los personajes y generar distintas atmósferas, marcadas por el estado emocional de los protagonistas. Se trata de una historia sencilla que deja una alerta sobre los prejuicios que se pueden heredar sin siquiera darse cuenta.