Categoría: Mediadores

El arte de la lectura en tiempos de crisis

 


recomendado-por-mediadores3
perfil-MPazG
Por María Paz Garafulic Litvak, socia y directora de Confín Ediciones y directora fundadora de FHUV

El arte de la lectura en tiempos de crisis
Autora: Michele Petit
Mediadores | Océano Travesía | 2009

“Somos seres de lenguaje y seres de relatos y estos tienen un valor reparador”.
Cuando hablamos de violencia hablamos de daño, de traumas, de heridas emocionales o físicas, de aquellos efectos que produce la vulneración de nuestra dignidad e integridad. En el contexto temático presentado en esta edición, el libro de la renombrada antropóloga francesa Michele Petit, sobresale por su pertinencia y por sus respuestas frente a una pregunta clave: ¿qué puede hacer la lectura y la literatura frente a la violencia y sus consecuencias?
Desde crisis sociales y políticas hasta crisis personales, el libro analiza en profundidad la acción reparadora y sanadora de la lectura y la literatura.
A través de experiencias en distintos países del mundo, principalmente en Latinoamérica, la antropóloga presenta una extensa galería de situaciones, prácticas y realidades en que la literatura ha estado presente y ha significado la generación de un nuevo espacio para los afectados; en especial, niños y jóvenes que han visto truncado su futuro en medio de guerrillas y pobreza, abandono y soledad, y en que se manifiesta “el poder de la palabra escrita para reconstruir la vida de personas en desgracia”.
Entre una multiplicidad de conceptos, destaca el análisis de los efectos derivados de la lectura en los primeros años de vida. Cómo, desde la infancia, se generan referentes emocionales que conforman el imaginario lingüístico del individuo.
El testimonio de beneficiarios y facilitadores -mediadores- es complementado por una sólida base teórica conformada por reflexiones y experiencias de importantes intelectuales vinculados con el mundo de la literatura, la infancia, o ambos; desde Freud a Pamuk, pasando por Kafka, Winnicot, Perec y Cyrulnik, entre otros.
Las respuestas a la pregunta planteada surgen progresivamente en los distintos capítulos: la lectura puede ser un espacio hospitalario y cálido; la potencialidad de la literatura para permitir “saltar al otro lado”; el enorme poder de simbolización que provee el relato; cómo se manifiestan otras formas de socialización de la lectura; el exilio y el espacio que puede proporcionar y, finalmente, la escuela y la biblioteca como agentes privilegiados para el acercamiento a la riqueza del mundo del lenguaje.
Terminado el libro, queda una grata y reconfortante sensación y la convicción de que la lectura es un espacio de apertura. Más que una instancia de evasión, es un salto a otro espacio, uno que provee de esperanzas y que permite ver la realidad con cierta distancia. Un espacio de paz y tranquilidad frente al caos exterior, sea este violento o no.

Publicado en RHUV Nº26

Dime. Los niños, la lectura y la conversación

 
dime-post


recomendado-por-mediadores3
Por María Paz Garafulic Litvak, socia y directora de Confín Ediciones y directora fundadora de Fundación Había Una Vez
www.fhuv.cl

Dime. Los niños, la lectura y la conversación
Autor: Aidan Chambers
Mediadores | Fondo de Cultura Económica | 2007

Pese a lo silenciosa y solitaria que parece ser la lectura, Dime, surge como una invitación a abrir y enriquecer la experiencia a través de la conversación, el diálogo y el intercambio, com- partir las visiones y vivencias que va dejando la lectura en el lector. Una invitación a compartir un modo de contemplación… “una manera de dar forma a los pensamientos y emociones excitados por el libro y por los significados que construimos juntos a partir del texto…”
Chambers contempla varios elementos, como las cuatro formas de hablar: hablar para sí mismo; para otros; hablar juntos y de lo nuevo. Así se valora el significado de la conversación literaria, que trasciende el silencio de la lectura y la transforma en una forma de comunicación.
Pero, ¿cómo pasan los niños y jóvenes de ser meros receptores de textos a juiciosos críticos? Dime se centra en el rol que ha de jugar el mediador de la lectura –bibliotecarios y docentes, sobre todo- al motivar a los niños a expresarse. El énfasis principal está en escuchar la vivencia del lector, el gozo o su falta, pensamientos, sentimientos, recuerdos y lo que sea que el lector quiera comunicar. Para que ello ocurra, el niño debe confiar y sentir que “todo” puede ser “comunicado honorablemente”, sin riesgo de que sea rechazado, menospreciado o desechado. La propuesta entonces se basa en dignificar la voz lectora del niño, abriendo un espacio de intercambio sin juicios ni preconceptos.
Especial importancia adquieren las preguntas, primer puente y llamado a compartir la experiencia lectora. Chambers entrega estrategias y técnicas específicas. Es con la palabra “dime” que el autor encuentra la mejor formar de abrir y compartir la experiencia lectora.

Publicado en RHUV Nº25

Antología visual del libro ilustrado en chile

 
libro-ilustrado-post


recomendado-por-mediadores3
perfil-MPazG
Por María Paz Garafulic Litvak, socia y directora de Confín Ediciones y directora fundadora de FHUV

Antología visual del libro ilustrado en chile
Autor: Claudio Aguilera Álvarez
Mediadores | Editorial: Quilombo Ediciones | 2014

“Pretendo que el dibujo, y la pintura con más razón, son elementos mucho más preciosos que la literatura en lo que toca a los niños”1, dice Gabriela Mistral manifestando su profunda valoración del rol de la ilustración en la literatura infantil. Parece que este libro reafirma y extiende esta valoración, dando a conocer una exhaustiva investigación sobre las obras ilustradas en Chile desde sus primeras manifestaciones, allá por 1854. El Atlas de la historia física y política de Chile, de Claudio Gay -con ilustraciones de Mauricio Ru- gendas, José Gandarillas y el propio Gay- hasta Rino y Paja- rito (ilustrada por Inés Pichetti, Hueders) o El Árbol, de María Luisa Bombal (ilustrado por Alejandra Acosta, Pehuén). Esta obra no solo comprende las obras ilustradas para niños, sino también las dirigidas a un público adulto, capaz de disfrutar de la belleza de una imagen, una obra, un trazo. Al terminar la lectura, nos deja una agradable sensación: la gráfica, ilustración y arte en los libros son también para los “grandes”. Es un recorrido extenso y lleno de pequeñas y grandes sorpresas, y hallazgos por la diversidad de técnicas y estilos que han ido marcando la evolución de la ilustración en Chile y, también, por la posibilidad de acercarnos a la historia de la edición y de la industria editorial en Chile. Además, una aproximación a las distintas respuestas que desde este ámbito de la producción cultural han ido surgiendo con el tiempo. Los libros dan cuenta de nuestro devenir, y no sólo en palabras, sino también a través de las imágenes. Sorprende encontrarse en este largo camino con grandes artistas chilenos poco identificados con el mundo de la ilustración. Nemesio Antúnez, Benjamín Subercaseaux o Roser Bru.

Publicado en RHUV Nº24

álbum (es)

album-post


recomendado-por-mediadores3
perfil-MPazG
Por María Paz Garafulic Litvak, socia y directora de Confín Ediciones y directora fundadora de FHUV

álbum (es)
Sophie Van der Linden
Mediadores | Ediciones Ekaré / Variopinta Ediciones / Banco del Libro

¡Por fin! Una sorpresa, un placer… Un libro audaz, vanguardista y que manifiesta en un todo, coherencia y concordancia entre su materialidad, contenidos, mensaje y diseño.
Muchas veces, teniendo en mis manos alguno de los llamados “libros profesionales”, aquellos que se relacionan con el análisis o estudio de la lectura, libros, autores y tendencias desde una perspectiva más académica, me pregunté por qué, casi ninguno de ellos aprovechaba los recursos hoy tan vigentes en el diseño y conceptualización de libros infantiles y juveniles, y en libros de corte gráfico. Me pregunté por qué, mientras leemos sobre o acerca de maravillosos libros ilustrados o álbum no podemos nosotros, los adultos, disfrutar de sus bondades. Por qué debemos conformarnos con una tipografía lineal, por qué debemos agotar la vista y la mente con páginas atiborradas de información, por qué no se aprovecha el espacio, el blanco de la página. Encontré una respuesta…y una fuente de inspiración.
El libro álbum (es) resulta ser simplemente una joya, un hallazgo. El diseño va de la mano de los contenidos, otorgándoles profundidad. Destacan en este sentido, las primeras páginas, la presentación del concepto de libro álbum, en las que el blanco abre ventanas en que se cuelan contenidos descriptivos. Se aprovecha así, en todo el libro, el poder de la imagen, del color, de la tipografía y del “vacío”. Y a medida que se van presentando los aspectos teóricos, en forma seria, pero creativa y lúdica, la autora comparte títulos e imágenes representativos de cada tema. Así, álbum(es) además de una excelente fuente de información teórica, se convierte en una especie de guía de lectura de los mejores libros álbum, desde los orígenes del género, hasta la actualidad.

Publicado en RHUV Nº23

La literatura que acoge: Inmigración y lectura de álbumes

 


recomendado-por-mediadores3
Por María Paz Garafulic Litvak, socia y directora de Confín Ediciones y directora fundadora de Fundación Había Una Vez
www.fhuv.cl

La literatura que acoge: Inmigración y lectura de álbumes
Obra dirigida por Teresa Colomer y Martina Fittipaldi
Mediadores | Banco del Libro-GRETEL | 2012

La literatura que acoge: Inmigración y lectura de álbumes es una obra que surge como fruto de una investigación desarrollada por el Grupo de Investigación GRETEL, de la Universitat Autònoma de Barcelona. El libro comparte los resultados de estudios aplicados en estudiantes inmigrantes escolarizados en nuevos contextos socioculturales, donde la literatura jugó un rol clave en los procesos de integración.

Un gran aporte para el trabajo de educadores en contextos multiculturales, quienes encontrarán en la palabra literaria un “instrumento” de acogida y reconstrucción de la identidad de quienes llegan. Un puente a la reflexión sobre la realidad pluricultural que abastece de “imágenes” para aportar en la construcción de representaciones de una sociedad diversa.

Los libros álbum cobran un papel importante en este viaje; con su gran componente visual, rompen las barreras idiomáticas y facilitan la interacción profesor-alumno. Un recurso que, sumado a la discusión literaria, se convierte en herramienta para afrontar el reto de acoger a alumnos de inmigración reciente. La obra demuestra la forma en que estos libros facilitan el tratamiento de temáticas complejas a pesar de existir dominio limitado de la lengua o la lectoescritura, ofreciendo un motivo para hablar y compartir.

En sus capítulos podemos encontrar también propuestas metodológicas aplicadas en el aula, como actividades didácticas, formación de mediadores y resultados obtenidos en los  mismos niños a través del trabajo de vinculación entre literatura y migración. Una apuesta útil para las prácticas docentes: la selección de corpus concretos, determinadas formas de mediación, las posibilidades de la discusión compartida y la expresión creativa de los niños.

En definitiva, un libro que provee la oportunidad de conocer en profundidad la respuesta a la literatura, reconociendo las emociones empáticas que provoca y su potencial para abrir espacios de encuentro entre la cultura representada por los textos y los contextos culturales de los lectores. Una invitación para profesores y adultos a formarse como mediadores, utilizando la lectura como aprendizaje social y afectivo en el nuevo contexto mundial en pro de la integración, reconocimiento de las diferencias y valores comunes.

Publicado en RHUV Nº22

Los grandes libros para los más pequeños

 


recomendado-por-mediadores3
Por María Paz Garafulic Litvak, socia y directora de Confín Ediciones y directora fundadora de Fundación Había Una Vez
www.fhuv.cl

Los grandes libros para los más pequeños
Autora: Joëlle Turin
Mediadores | FCE | 2014

Quizá lo más importante es el criterio en base al cual se hace la selección de libros significativos para los más pequeños: las problemáticas y procesos de la infancia. No se trata necesariamente de los libros más lindos ni vistosos, tampoco de aquellos que captan con más éxito y facilidad el interés de los pequeños lectores, sino de un eje de mayor profundidad que avala una cuidada selección y recomendación de las obras.
Decenas de libros agrupados en base a los grandes temas que cruzan el desarrollo durante la primera infancia, esa etapa de las lecturas compartidas, en que padres, madres y en general mediadores de la lectura, buscan compartir su interés por el mundo de la palabra, el pensamiento, la imaginación y la creación a partir del propio mundo interior de los niños y la literatura.
Cada capítulo presenta una temática central acompañada del análisis de obras que, a juicio de la autora, aportan de manera más valiosa a los ejes centrales: la lectura y el juego, el espíritu de inventiva, el niño como filósofo, la vida en sociedad y comunidad –las reglas y formas que la rigen y la posición del pequeño en este gran mundo–, las emociones y su presencia, manifestación y validez desde la mirada infantil.
Quizá, por un interés personal, recomiendo especialmente el capítulo referido al “vivir juntos”, entendido no como un imperativo de nuestra humanidad sino como su fundamento mismo. También el referido al niño filósofo, aquel que “tiene hambre de vivir, tiene prisa de adentrarse en la vida y de entender el mundo”, y que busca historias que lo llevan a una reflexión y lo ayudan a construir su forma de relacionarse con el entorno y contexto que lo sostiene. Las obras recomendadas no son de esas historias simplistas ni demasiado crípticas, sino de las que llevan al lector a sentir asombro ante el mundo y la vida misma, preguntándose los porqués y la esencia de las cosas con ingenuidad y a la vez intensidad. En este capítulo, la referencia a obras como Soy de Raquel Cané, Mi Gato de Luis de Javier Garrido o Margarita en un mundo de adultos de Margarita Valdés, demuestran con claridad que la identidad, el ser, el sentido y la existencia tienen mucho que ver con los niños y sus inquietudes.
En definitiva, una “guía” para recorrer, libro en mano, los temas más profundos presentes en la infancia. Temas que invitan a leer y compartir “literariamente” lo que sentimos, incluso aquello que puede ser difícil de procesar para los más pequeños, como la muerte, la vida, el miedo, el amor, la amistad, el abandono o la tristeza.

Publicado en RHUV Nº21

Leer y saber. Los libros informativos para niños

 


recomendado-por-mediadores3
Por María Paz Garafulic Litvak, socia y directora de Confín Ediciones y directora fundadora de Fundación Había Una Vez
www.fhuv.cl

Leer y saber. Los libros informativos para niños
Autora: Ana Garralón
Mediadores | Tarambana Libros | 2013

Lo confieso: me preocupa, a veces, enfrentarme a libros formativos relacionados con la lectura, los libros, la literatura y el fomento lector en general. Muchas veces siento que entro en disquisiciones académicas que poco me identifican y que son como un balde de agua fría en medio de la pasión que puede generar la lectura y las acciones tendientes a su promoción (visión absolutamente subjetiva, por cierto, y criticable por muchos, sin duda).
Pero, en Leer y saber, de la experta Ana Garralón, me encontré con mi libro. ¿Mi libro? Sí, y seguro que el de tantos y tantas lectoras de la Revista Había una Vez. Los mismos que estamos convencidos de que la lectura cambia personas y futuros o, a lo menos, da ciertos recursos que promueven el bienestar, goce y disfrute de la vida en palabras. Los libros informativos, a veces mirados como menos relevantes para el “encantamiento” que parece ser clave para transformar a niños y jóvenes en buenos lectores, son validados por la autora, quien destaca su tremendo potencial como punto de encuentro con la lectura y su enorme poder en el desarrollo personal. Lo anterior queda más que de manifiesto y estoy segura de que quienes lean el libro –ya sean mediadores de lectura, profesores, bibliotecarios, padres, madres o cualquier adulto–, cerrarán sus páginas con una nueva visión. Y es que tras la lectura es inevitable quedar encantado con el género, buscar referentes y transformarse en lector personal de este tipo de libros (y dado este encantamiento, un excelente mediador entre estos y los niños).
Los argumentos, convincentes, sobre la importancia de este tipo de lecturas, abundan en palabras de la propia autora y de otras voces convocadas en certeras citas. Así: “La no ficción es importante, y hasta vital, en la vida de los jóvenes. Provee información que conduce a la satisfacción, al respeto. Introduce libros que muestran modelos para ordenar el conocimiento y a menudo sirven como punto de partida para inquietudes que duran toda la vida” (Carter, 1990) (1). O: “No conozco emoción mayor que la de descubrir”, del Premio Nobel Severo Ochoa (2).
Vuelvo a confesarme. Son demasiados los elementos valiosos que presenta el libro y no tengo la capacidad de síntesis necesaria para expresarlos; solo sugerir con tremenda convicción su lectura e invitar a conocer más de este género. Pero cómo no destacar algunos de sus contenidos: la importancia de estas obras en la ampliación del lenguaje; la tremenda relevancia que juegan el diseño y la imagen en ellos; cómo la tipografía asume un particular protagonismo para definir niveles de lectura; su potencialidad para comprender el mundo y promover la opinión, el pensamiento crítico, creativo y propositivo; la multidimensionalidad de su proceso de creación y edición. Infinitos temas, aportes y convicciones.
Un imperdible.

Publicado en RHUV Nº20

La aventura de la palabra

 


recomendado-por-mediadores3
Por María Paz Garafulic Litvak, socia y directora de Confín Ediciones y directora fundadora de Fundación Había Una Vez
www.fhuv.cl

La aventura de la palabra
Autor: Sergio Andricaín
Para Mediadores | Fundación SM y Fundación Cuatrogatos | 2014

Autores de excelencia, de vasta trayectoria, cuyas obras hemos leído una y otra vez, como Ana María Machado, Jordi Sierra o Ema Wolf, exponen sus primeras emociones y pensamientos respecto de los libros, algunos de los cuales, por momentos, sentí compartir. “… Me moría de curiosidad por aquel mundo tan atractivo, al punto de dejar a mis padres sumamente distraídos cuando estaban inmersos en él…”, dice Machado (1).
Otros, comparten sus vivencias respecto de la escritura en sí y de los procesos creativos que la impulsan: “La escritura instaló en mí la sensación de apoderarme de un espacio infinito, sin límites, donde podía construir mis mundos personales”, dice Liria Lardone (2). Sus palabras me llevan a pensar en cuántos de nosotros, aficionados o adictos a la lectura, no encontramos también en la escritura una vía de escape, de comprensión y enriquecimiento de nuestro mundo. Cuántos de ustedes, que en estos momentos leen estas palabras y se sumergen en una publicación que se “aventura” en el mundo de la literatura para niños y jóvenes, no tienen la secreta fantasía, quizá el deseo escondido de, algún día, poner en papel –hoy probablemente en la pantalla– algunos de sus pensamientos, historias o ideas. Cuántos quizá sienten que no será posible, que los escritores son seres privilegiados y distintos a los que no podemos aspirar a asemejarnos.
Bien, además de la satisfacción que naturalmente proporciona leer el testimonio de personas que admiramos, leemos y seguimos, de conocer más cercanamente sus motivaciones y reflexiones, me permito sugerir la lectura de esta obra como un aliciente e inspiración para quienes sienten el mundo de la literatura cercano en su disfrute, pero en extremo complejo, erudito o sofisticado en su proceso de creación.
Queda de manifiesto, tras la lectura de este libro, que escritoras y escritores son seres humanos, como nosotros, que han tenido el privilegio de detenerse ante el disfrute de la palabra… Seamos muchos más los llamados a aventurarnos, no en busca de su fama ni calidad literaria, sino de nuestra propia vida y riquezas interiores. No importa si lo compartiremos o no, si nuestros textos son o no de gran calidad, solo tomémoslo como una oportunidad para encontrar en las palabras, en nuestras propias palabras, un nuevo tesoro, nuestro propio tesoro.
Dice Graciela Genta: “Escribo sin preocuparme de los cánones establecidos para el ‘bien escribir’ y hago lo que me dicta ese ángel que me anida el alma. Dejo correr el lápiz, nunca la computadora, y vuelco los poemas que siempre tienen como disparador el amor, que rige todos los actos de mi vida y de mi creación”. (3)
Sin duda, inspirador.
(1) Página 54.
(2) Página 110.
(3) Página 128.

Publicado en RHUV Nº19

Siete llaves para valorar las historias infantiles

 


recomendado-por-mediadores3
Por María Paz Garafulic Litvak, socia y directora de Confín Ediciones y directora fundadora de Fundación Había Una Vez
www.fhuv.cl

Siete llaves para valorar las historias infantiles
Obra dirigida por Teresa Colomer
Para Mediadores | Colección Papeles de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez

Siete llaves para valorar las historias infantiles es una obra de profundización orientada a profesionales del ámbito de la lectura y la literatura infantil. Un libro para quienes sienten que es necesario conocer y valorar, desde una perspectiva más académica, con más elementos de juicio y análisis, las obras literarias infantiles.
El libro reúne una serie de ensayos de reconocidos investigadores y especialistas. La meticulosidad en la presentación de un conjunto de aspectos –las siete llaves– relacionados con la estructura y la formulación de las obras literarias para niños, puede resultar de gran utilidad para quienes requieren de soporte teórico y validación conceptual de sus propias percepciones en relación a obras escogidas y seleccionadas para el público infantil. Así, el análisis de las voces narrativas, la interrelación en este género entre las imágenes y las palabras, su constante diálogo –logrado o no–, su complementariedad, las posibilidades de enriquecimiento de las obras a través de la intertextualidad, la literatura como camino de autoconocimiento, entre muchas otras, resultan significativas para los estudiosos de la materia.
Aun cuando la obra está formulada en términos de análisis literario y se encuentra dotada de cierta erudición en sus formulaciones, es posible encontrar también señas que, con mayor simplicidad, entregan claves a un lector menos preparado. La importancia del estímulo inicial a la lectura, la forma en que las ilustraciones, portadas y otros paratextos contribuyen a seducir al joven lector para motivar su lectura, las posibilidades de vivenciar otras experiencias, de generar empatía y conocimiento, son, entre otras, constataciones que todo mediador, incluso el menos avezado, puede reconocer, descubrir y validar a través de esta obra.
En síntesis, una obra importante para profesionales, pero que no debe ser sobrevalorada como herramienta formativa para aquellos que recién se inician en este camino de descubrimiento del poder e impacto de la literatura.
Me permito, al finalizar, una recomendación genérica, por cierto, y que trasciende este libro pero que de alguna manera permite también situarlo en su justa dimensión: que el análisis no nos haga olvidar uno de los aspectos más fundamentales de la lectura, cual es, el simple disfrute, placer y regocijo que pueden entregar las palabras que surgen desde una potente inspiración y no desde una fórmula matemática, susceptible de ser desglosada, simplificada e incluso descuartizada en búsqueda de patrones validados más por la teoría que por la experiencia y la emoción. Me apoyo en George Jean: “Para mí solo se trata en realidad de escuchar mejor y leer mejor”. (1)
Finalmente, una información relevante y práctica: el libro se encuentra descontinuado en su versión impresa pero está disponible gratuitamente en versión digital gracias a la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. De esta manera, es asequible a todos los interesados la voz de importantes profesionales del ámbito de la LIJ, liderados, en este caso, ni más ni menos que por Teresa Colomer.
(1) Capítulo 2. “Seguir historias con formas distintas”. Página 37.

Publicado en RHUV Nº18

Para ser letrados. Voces y miradas sobre la lectura

 


recomendado-por-mediadores3
Por María Paz Garafulic Litvak, socia y directora de Confín Ediciones y directora fundadora de Fundación Había Una Vez
www.fhuv.cl

Para ser letrados. Voces y miradas sobre la lectura
Autor: Daniel Cassany (compilador)
Para Mediadores | Paidós Educador | 2009

Llega este libro a mis manos y el nombre de quien oficia como compilador, Daniel Cassany, me proporciona la confianza necesaria para emprender su lectura; su trayectoria resulta suficiente para confiar en que será tiempo bien invertido.
Con tal confianza emprendo la lectura cometiendo un error: enfrento el texto de manera lineal, apartado tras apartado. Ya el prólogo advierte que se trata de una recopilación de miradas que pueden, y quizás deben, ser leídas sin un orden preestablecido.
¿Quiénes serán sus potenciales lectores?, me pregunto a medida que avanzo en la lectura. Al parecer, profesionales y estudiosos de la educación. El análisis de la lectura como fenómeno sociocultural y la conceptualización y tratamiento de la literacidad parecieran llevarnos por caminos puramente teóricos.
¿No será una perspectiva demasiado amplia y profunda a la vez para nuestro enfoque y prácticas respecto de la lectura? ¿No será un cuestionamiento demasiado sociológico, incluso filosófico, respecto de este hecho tan “común”? ¿Resultará de interés para el público en general?
Al final de uno de los apartados encuentro algunas respuestas. ¡Es significativo e importante! Me queda grabada la necesidad de reconocer la importancia del contexto, la identidad y la práctica de la lectura y la escritura, el preguntarnos qué tipo de lectores y escritores queremos producir y para qué. Excelentes preguntas considerando que en general quienes nos abocamos a esta área ponemos énfasis en lograr que se lea, presuponiendo los beneficios que la lectura conlleva, sin detenernos a analizar su contenido social.
Creyendo que seguiré sumergida en las áridas aguas del análisis, me sorprendo en el capítulo 3 con “DOCE DEMOS SOBRE LA LECTURA”, del mismo Cassany, donde se lee:
Con estos textos, curiosos por decir lo menos, presentados a modo de ejercicios y tareas para el lector, Cassany introduce los elementos básicos de la lectura: la decodificación, la estrecha relación entre la escritura y el habla, el entrenamiento de nuestros ojos para reconocer formas gráficas, entre muchos otros. La sección plantea 12 tareas para el lector similares a las recién presentadas. El libro trasciende así la pura teoría y el lector aplica dinámicamente los supuestos y principios asignados a la lectura y escritura. Ya este capítulo justifica, en mi opinión, tener este libro en nuestras manos. El autor nos lleva a entender más sobre el complejo proceso de la lectura y la escritura y en el camino, a disfrutar y vivenciar dichos procesos.
Más adelante, el mismo Cassany nos enfrenta a un TEST SOBRE LA LECTURA. Reconozcámoslo, a todos o a muchos nos gusta someter nuestros conocimientos o experiencias al cotejo de un experto. Vale la pena responder sus 10 preguntas.
Necesitaría un par de páginas más para comentar otros contenidos: reflexiones sobre la lectura multimodal (el cuestionado uso del sistema PowerPoint); estrategias para la adecuada lectura en la web; tareas para aprender a leer;  enseñanza crítica de la lectura; el periodismo como caso de estudio y práctica; los primeros acercamientos a la escritura; luces y sombras sobre la lectura en voz alta,  y mucho más.
Se trata de un libro que ofrece la posibilidad de ser real y significativamente “letrados”, en el sentido más amplio y social de la palabra, dando la libertad de seleccionar los contenidos que nos resulten más significativos y útiles conforme a nuestros intereses.
Un libro de referencia, para la reflexión en torno a las palabras, su importancia, modalidades, impacto, profundidad y utilidad, su dimensión social y formativa, personal y creativa.

Publicado en RHUV Nº14