Categoría: Lectura en Pañales

Monky

 


recomendado-por-mediadores3
Por Pablo Álvarez, editor en Ekaré Sur


Monky
Autor: Dieter Schubert
Lectura en pañalesEkaré | 2016

¿Qué nos motiva a la aventura, la exploración, el viaje? Un deseo, una instrucción, un castigo, tal vez. Pero, en otras oportunidades, tan sólo un infortunio. Monky es el relato visual de ese infortunio.
Durante el frío invierno, un niño, su madre y su mono de peluche aprovechan de salir a dar un paseo en bicicleta hacia el bosque. Ante la amenaza de lluvia, la madre decide volver con el niño, pero sin Monky, que en un momento de descuido cae de las faldas del niño. Una vez en la casa el niño nota la ausencia y, desconsolado, regresa al bosque en busca de su amigo, pero Monky ya no está: ahora se encuentra seguro dentro de la madriguera de unas ratas.
La anécdota es sencilla, la forma es compleja. Y es ahí donde radica la fortaleza de un libro que ya puede ser entendido como un clásico contemporáneo. Ediciones Ekaré recuperó este libro de los años 80, y evidenció con esto dos cosas: la vigencia de los relatos silentes, por un lado, y el retorno al origen, por otro. La historia en sí es un retorno. La construcción de este relato tiene los recursos de un libro de aventuras, donde el héroe debe superar una serie de obstáculos y dificultades para regresar al hogar.
A nivel narrativo, el libro es una cátedra, o una especie de manual de cómo contar una historia solamente con imágenes. La interacción entre la página completa y las viñetas que cuentan una secuencia narrativa, la utilización del espacio y los elementos dentro de él, el ritmo de las viñetas que arman un sentido completo y profundo.
Monky dialoga con una larga tradición de relatos, y lo hace a partir tan sólo de imágenes. La recuperación de este libro guarda una directa relación con sus contenidos: el retorno, la reutilización, el oficio de revivir o dotar de una aparente animación a lo inanimado. La recuperación, en definitiva, de la narración justa, del arte de contar.
En un tiempo donde lo épico y heroico está en desuso, y las gestas se liban en los conflictos débiles del yo contemporáneo, Monky aparece como un refresco vintage, un bálsamo narrativo, una clase de cómo contar una historia para niños sin necesidad de abusar de los contenidos.

Rescate animal

 
rescate-animal-post

Rescate animal
Patrick George
Lectura en pañalesEditorial Juventud

Los problemas de conservación del ambiente y de todos los seres que lo habitan es un tema que se ha vuelto cada vez más evidente y difícil de ignorar, sin importar nuestra edad. Rescate Animal permite introducir a los más pequeños de forma sencilla y entretenida a este tema, comprendiendo además el gran contraste que existe entre la vida salvaje y la vida en cautiverio. Solo con dar vuelta la página, los lectores se convierten en los héroes de distintos animales que pasan de tener un mal trato a vivir libres en la naturaleza. Sin la necesidad de usar palabras, George entrega no una, sino múltiples historias que solo dependen de la creatividad del lector y sus anhelos de proteger a los animales.

Mi papá

mi-papa-post

Mi papá
Anthony Browne
Lectura en pañalesFondo de Cultura Económica

Un papá que está muy bien. Porque así como baila, canta; así como es grande y fuerte es también suave como un osito, y así como come como un caballo, nada como un pez. Y este papá todo lo es ante los ojos de su hijo por una sencilla razón que se encuentra en el corazón de ambos. ¿Adivinas cuál es?

Los contrarios

contrarios-post

LOS CONTRARIOS
Xavier Deneux
Lectura en pañalesEditorial Combel

Un hermoso libro troquelado para niños que están en el proceso de distinguir figuras, colores, cantidades y objetos mediante la comparación y la asociación.
Con ilustraciones de trazos simples y formadas a partir de figuras geométricas básicas en las que se privilegian los colores primarios, el libro propone un juego de imágenes en alto y bajo relieve que apelan al desarrollo del tacto y de los conceptos de proporción, perspectiva y distancia mediante ejercicios lúdicos adecuados para pequeños lectores.

The Big Book of Art

 
the-big-book-of-art-post


recomendado-por-mediadores3
Por Luz Yennifer Reyes

The Big Book of Art
Autor: Hervé Tullet
Lectura en pañalesPhaidon | 2013

En este encuentro temprano con la experiencia artística nos asomamos a The Big Book of Art, un libro-lienzo que Hervé Tullet nos regala para encontrarnos con los lenguajes propios de los niños, con su capacidad imaginativa para transformar lo que ven.
En cada página de este volumen, se invita al lector a jugar con formas, colores y texturas que permiten experimentar, representar y construir sus propias “obras de arte”. La experiencia estética de cada niño y adulto que explore, lea y cree en este maravilloso libro, se verá representada en la percepción que cada uno viva y en la experiencia de sumergirse en la variedad de obras que puede crear.
Así pues, juego y arte están estrechamente ligados, hecho que Tullet afirma recurrentemente en sus obras (ya clásicas) de literatura infantil, como Un libro (Kókinos, 2011), Juego de formas (Kókinos, 2008), y esta, su última propuesta creadora para los más pequeños.
“La experiencia [estética] es lo que nos pasa, o lo que nos acontece, o lo que nos llega. No lo que pasa, o lo que acontece, o lo que llega, sino lo que nos pasa, o nos acontece, o nos llega. Cada día pasan muchas cosas pero, al mismo tiempo, casi nada nos pasa. Se diría que todo lo que nos pasa está organizado para que nada nos pase”, dice Jorge Larrosa en La experiencia de la lectura (FCE, 2003).
Este es justamente un libro para contemplar, permitiendo que nos acontezca, tal como lo dice Larrosa, y entrar en relación directa con la experiencia creadora de sus lectores. Una obra en sí misma que rompe la lectura habitual de cualquier texto e invita a la exploración de lo sensible frente a los hechos, las formas, los colores y los sonidos que nos rodean.

Publicado en RHUV Nº18

El artista que pintó un caballo azul

 
un-caballo-azul


recomendado-por-mediadores3
Por Pep Bruno, escritor y cuentista (España)

El artista que pintó un caballo azul
Autor e ilustrador: Eric Carle
Lectura en pañalesKalandraka | 2012

La idea de que el arte es mucho más que una representación de la realidad late en cada una de las hermosas láminas de este libro álbum. El arte se nos presenta aquí como un poderoso vehículo que nos permite transitar por caminos de ficción, ya seamos artistas o público, autores o lectores; desde ese vehículo por tierras de ficción se nos invita a ver más allá de lo que la vista muestra y, paradójicamente, se nos acerca a lo hondo de lo real, al corazón de los días.
Pero además, en este libro podemos sentir el arte como una fuerza liberadora que es capaz de romper los límites (del color, de las formas, de las normas) y encontrar nuevos ámbitos de expresión y, por lo tanto, nuevas alternativas, ideas, mundos posibles.
Casi se podría afirmar que este álbum es apenas una carpeta de dibujos de un artista, una colección de láminas, casi un catálogo de animales extraordinarios dibujados por un niño. Pero es esto y más. Es un juego con las posibilidades infinitas del arte para regar las tierras de la creación, de la imaginación (cómo no recordar otro hermoso libro similar de Carlos Pellicer López: Julieta y su caja de colores, en FCE), del arte como un espacio en el que lo imposible es posible, donde se desdibujan las líneas por muy rígidas que sean, pero sobre todo del arte como un camino para crecer… Solo hay que observar al protagonista del libro.
Una lectura sencilla que los niños pueden comprender, sentir muy cercana y que tiene un nuevo plano interpretativo a partir de las notas del epílogo en las que Eric Carle nos cuenta la historia que relaté al principio de esta nota de lectura: la de un maestro de pintura que desafiando las prohibiciones nazis enseña al pequeño Carle cuadros de Franz Marc para que sea capaz de ampliar su campo de acción y observación por las tierras de la ficción.
Un libro hermoso y generoso, con una edición bien cuidada por Kalandraka. Un libro ideal para pequeños y grandes, un canto a la fuerza de la ficción y a la necesidad del arte que nos libera y nos permite crecer. Un regalo.

Publicado en RHUV Nº18

Una pequeña casa en el bosque

 


Recomendado por Comité de Evaluación del Banco del Libro de Venezuela

Una pequeña casa en el bosque
Escritora e ilustradora: Jutta Bauer
Lectura en pañalesLóguez | 2012

En su pequeña casa del bosque, el ciervo recibe una sorpresiva visita: un conejito que huye despavorido del zorro. Pronto empiezan a llegar más visitantes. Cada uno ha venido huyendo de algo y llega tan asustado como el conejo. Ciervo los invita a conocerse dándose la mano como señal de aceptación y garantía de protección. De esta manera, el zorro, el cazador y su perro terminan, junto con el conejo, en la sala del ciervo compartiendo una gran merienda.
Esta sencilla historia está construida sobre la estructura del relato acumulativo, muy cercana a los lectores más pequeños. Las cálidas ilustraciones logran representar tanto las emociones de los personajes como el tono acogedor de la casa que los recibe.

Hambre de ogro

 
hambre-de-ogro-post


recomendado-por-mediadores3
Por Luz Yennifer Reyes, Coordinadora de Proyectos de Promoción de Lectura Fundación Había una Vez.

Hambre de ogro
Autor: Jean Leroy
Ilustrador: Matthieu Maudet
Lectura en pañalesOcéano Travesía | 2013

En una noche llena de estrellas, un terrible ogro malhumorado grita con desenfreno: “¡Tengo Hambre! ¡Tengo Hambre!…”
El impulso por saciar su apetito voraz lo conduce al bosque, donde encuentra a dos de sus típicos habitantes: la bruja de los dulces y el lobo feroz, conocidos también por sus grandes dotes gastronómicas y expertos en atractivos manjares para atraer a niños inofensivos e ingenuos. ¿Serán suficientes para el ogro los aperitivos ofrecidos por la astuta bruja y el feroz lobo? Aparentemente no y el ogro sigue vociferando, mientras los temerosos personajes ingenian soluciones para saciar al hambriento y salvarse de ser bocados del ogro. ¿Tendrán los lectores que ayudar al ogro a satisfacer su graaan apetito?.
Esta sencilla pero divertida historia nos remite a esos espacios y personajes clásicos de la literatura infantil, que trascienden y se reescriben más y mejor con los años (Hansel y Gretel o Los tres cerditos). Leroy nos hace guiños en este entretenido relato que toma la intertextualidad y la metacognición como herramientas para crear su argumento y, mejor aún, involucrar a sus lectores en la trama, movido por lo que ha impulsado a muchos de los personajes de la literatura clásica infantil: el hambre. Esa misma hambre que, como Miguel Hernández describe, emerge de la ferocidad de nuestros íntimos sentimientos.
Es así como el francés Jean Leroy nos sorprende con esta original propuesta y une sus dotes con el ilustrador, también francés, Matthieu Maudet, dedicado a la historieta y a la ilustración de álbumes infantiles. Las ilustraciones de Maudet son simples, pero expresivas. Con trazos gruesos y seguros, con una paleta de colores basada en el negro, el azul y pequeños toques de amarillo, construye imágenes atractivas, legibles y claras para los lectores más pequeños.
Un excelente libro para compartir desde la primera infancia no solo por su formato, sino por su evocador, encantador y sorprendente contenido. Ideal para compartir en voz alta sorprendiendo a toda la familia.

Publicado en RHUV Nº15