All posts by mpmunoz

Mesa de trabajo: Sebastián Ilabaca

¿Dónde estuvo todo este tiempo? ¿Por qué me demoré tanto en conocerlo? Son las preguntas que me hago, y seguro no soy el único, una y otra vez al ver el trabajo del ilustrador chileno Sebastián Ilabaca. Sorpresivo y categórico, su arribo a la escena nacional fue una de las grandes noticias del 2017. La primera advertencia de que un nuevo talento había nacido fueron sus imágenes para la impecable reedición del libro Bartleby el escribano (Hueders), de Herman Melville, donde demostró una obra sólida y madura, en la que se podía leer una ardua búsqueda técnica, una rigurosa labor de documentación y una profunda reflexión sobre el rol del ilustrador. Pero sin duda su temprana consagración llegó poco después con Mientras un lobo le canta a la luna (Hueders), realizado junto a Álvaro Núñez y María José Santander, una maravillosa proeza gráfica que tiene el honor de ser el primer libro pop-up diseñado en Chile que le demandó cerca de 5 años de intensa investigación.

Por Claudio Aguilera

“Ilustrar es conversar con la sociedad”

Lector impenitente, perfeccionista obstinado y seguidor de la línea vibrante y risueña de ilustradores como Quentin Blake, John Burningham y Kitty Crowther, reivindica el valor de los antiguos maestros de la ilustración chilena y confiesa detestar profundamente dibujar a “señores aburridos”.
A la espera de su próxima gran obra, los invitamos a conocer la mesa de trabajo de Sebastián Ilabaca.

¿Cuál es tu primer recuerdo dibujando?
Dibujar todo el día a Batman, el batimóvil y a Bruno Díaz. En cuadernos de mi papá, sobre revistas e incluso en las murallas de mi casa.

¿Cuándo dijiste por primera vez soy ilustrador?
En 2012, cuando gané el Fondo del Libro para realizar el libro Pop-Up Mientras un lobo le canta a la luna, que sería publicado cinco años después.

¿Una película o un libro que todo ilustrador debe ver/leer?
Creo que dibujar es conectarse con la infancia. Olvidarse del tiempo mientras trabajas. Eso está en todos los libros de Roald Dahl desde James y el Durazno Gigante (1961) hasta Matilda (1988). Además, las ilustraciones de Quentin Blake encierran en ellos todos los secretos que se deben conocer.

Menciona un ilustrador o una ilustradora que consideres un referente.
Desde hace años, cuando conocí su trabajo, uno de mis referentes principales es el ilustrador inglés John Burningham. También el trabajo de la autora belga Kitty Crowther.

¿Qué haces cuando las ideas no vienen a ti?
Leo. Tanto como cuando no llegan las ideas como cuando tengo la cabeza llena de ellas. Leer es imprescindible para mí antes de trabajar, hace que mis ideas comiencen a cruzarse, a ponerse en contradicción y a generar nuevas ideas. A veces las imágenes que tengo dentro antes de sentarme a dibujar son completamente distintas a las que tengo cuando ya estoy trabajando. Para mí eso es lo entretenido y emocionante, sentir cómo esas ideas se mueven, crecen, se transforman.

¿Cuál es tu lugar favorito para dibujar?
Casi cualquier lugar donde me sienta cómodo y tranquilo es un buen lugar para dibujar. Pero mi taller en casa es el lugar donde siempre hago las ilustraciones finales que van a imprenta. Allí tengo todos mis materiales y libros a mano.

¿Qué no puede faltar nunca en tu mesa de trabajo?
Papel y lápices para comenzar. A medida que avanzo voy apilando libros, recortes, pintura, y tazas de té que terminan con pinceles dentro.

¿Hay algo que odies dibujar?
Caricaturas políticas o editoriales que involucren retratos de señores aburridos. Me lo encargaron un par de veces, lo intenté y al final dije que no porque estaba convirtiendo mi trabajo en una pequeña tortura.

¿Cuál es tu técnica preferida?
Mezclar lo que vaya sintiendo como necesario. Pero siempre giro en torno a los pasteles secos, la acuarela y los lápices de colores.

¿Qué frase se te viene a la mente cuando ves tus antiguos dibujos?
¡Mi vida estuvo entre Batman y J.R.R. Tolkien!

¿Qué opinas sobre el momento actual de la ilustración?
Existe un creciente interés por la ilustración, en el que ayuda mucho la difusión mediante redes sociales. Existen ilustradores, y sobre todo ilustradoras que están haciendo trabajos de gran calidad, editoriales que se están atreviendo no sólo a invertir más, sino a arriesgarse más, abandonando el antiguo paternalismo. Eso está muy bien, pero hay muchos ilustradores jóvenes que suelen olvidar que en Chile la ilustración no es algo nuevo. Tenemos una gran historia gráfica con la que dialogar.

Cómo ilustrador ¿sientes que tienes un rol social?
Completamente. Como cualquier otro artista. Ilustrar es conversar con la sociedad, el texto ilustrado es un objeto cultural, lo que conlleva una gran responsabilidad. En este sentido, comprender cómo funcionan las imágenes es fundamental.

Un consejo para alguien que comienza a ilustrar
Es importante preguntarse siempre por qué dibujamos, nunca hay que dibujar para complacer a alguien. También es necesario educarse sobre el dibujo, no para convertirse en un gran dibujante, sino para que las herramientas no sean un obstáculo para darle forma a las ideas que siempre han estado ahí.

Galería


1.- Ilustración para la sección “Pensamiento Ilustrado” de la Revista Santiago Nº 5
Colaboro con Revista Santiago desde su primer número. Cada mes, el desafío es ilustrar una frase de algún célebre pensador o escritor. En esta ocasión fue una frase de Mario Vargas Llosa: “La vida es un tornado de mierda en el que el arte es nuestro único paraguas”. De niño pasé mucho tiempo en un hospital. Ahí los libros fueron el objeto que me permitió olvidar la pena y soportar el dolor. Creo que en cualquier parte del mundo un buen libro puede ser el paraguas de cualquier niño.


2.- Ilustración para la sección “Pensamiento Ilustrado” de la Revista Santiago Nº 4
En esta ocasión la frase fue “Experiencia es el nombre que le damos a nuestros errores”, de J.W. von Goethe.


3.- Portada del libro El Gran Forastero de Mauricio González, Ediciones SM, 2017.
Primer libro que realicé con SM. Le tengo un cariño especial porque disfruté mucho dibujándolo. El texto de Mauricio González es hilarante y nos entendimos perfectamente sin siquiera conocernos. El entusiasmo y cariño de Catalina Echeverría, editora, fueron determinantes en crear un libro que fuese más allá de nuestras expectativas.


4.- Ilustración de la Residencia Artística Fundación Mar Adentro Chiloé – Bosque Pehuén, 2016.
A fines de 2016 fui invitado por Fundación Mar Adentro a un hermoso proyecto. Una residencia artística en Chiloé en la que participamos dos ilustradores chilenos, Matías Prado y yo junto a dos ilustradoras nórdicas, Siri Ahmed Backström, de Suecia, y Linda Bondestam, de Finlandia. Esta ilustración fue hecha al llegar a Santiago, como una forma de dejar un registro de las emociones y los recuerdos de nuestros paseos chilotes. Un dibujo como una forma de no olvidar lo vivido.


5.- Ilustración de la Residencia Artística Fundación Mar Adentro Chiloé – Bosque Pehuén, 2016.
Otra ilustración hecha de vuelta en Santiago, recordando mis cosas favoritas de Chiloé: la lluvia, la vegetación, los Zarapitos y Huairavos.


6.- Portada para el álbum debut de la banda “Mundo del Mañana”, 2017
Colaboración para unos grandes amigos y excelentes músicos. Me dieron la libertad de crear sin limitaciones, por lo que el resultado es muy íntimo, y nació de escuchar su música mientras dibujaba.


7.- Ilustracion personal.
Cuando dibujo simplemente por el gusto de hacerlo, y no por un encargo, siempre aparece dibujada María Fernanda, mi esposa. Nunca es un retrato idéntico, a veces la dibujo como una niña, a veces como una duendecilla o en el cuerpo de algún animalito o insecto, pero ambos sabemos que es ella. Es alguien a quien admiro muchísimo y una fuente constante de inspiración, por lo que creo que es normal que se aparezca tanto.


8.- Ilustración del libro Yo sé que los elefantes lo saben todo, Sebastián Ilabaca, Hueders 2017.
La idea de este libro surgió de la necesidad de crear un proyecto personal entre varios encargos. Tantas eran mis ganas de crear algo propio, que a la semana después ya estaban todas las páginas listas. Rafael López, el editor de Hueders lo vio y me ofreció hacerlo en serigrafía. Imprimimos manualmente 30 copias en papel de algodón a dos tintas. Yo me encargué de encuadernar cada ejemplar.


9.- Ilustración para Bartleby, el escribano de Herman Melville, publicado por Hueders 2017.
Uno de los libros que me ha dado mayor satisfacción ilustrar. Bartleby fue desde mi época escolar uno de mis textos favoritos, y forma parte de mis referentes literarios desde que lo leí. Cuando me pidieron ilustrarlo me sentí infinitamente afortunado, a la vez que enormemente asustado. La responsabilidad de ilustrar un texto tan importante casi me paraliza. Pero me encerré a trabajar en él con determinación. Al cabo de un par de meses estuvo listo.

Sebastián Ilabaca (Santiago, 1988). Ilustrador y artista gráfico autodidacta chileno. Luego de egresar de la Universidad de Chile como Comunicador Audiovisual decidió volcar todo su trabajo a la ilustración, principalmente para literatura infantil. Entre 2012 y 2017 ha ilustrado para las editoriales Hueders, SM y Zig-Zag, además de diversos medios impresos. Actualmente ilustra la sección Pensamiento Ilustrado de Revista Santiago. Participó en el mural Zanmi, que es muestra permanente del Centro Cultural Gabriela Mistral GAM. Su trabajo ha sido expuesto entre otros, en Primavera del Libro y PLOP! Galería.

Ut y las estrellas

 



Ut y las estrellas
Escritora: Pilar Molina Llorente
Lectores avanzados Planeta lector | 2017
Clasificación: Literatura

Entretenida novela juvenil sobre un chico de los tiempos de las cavernas, un tanto desadaptado, ya que no le gusta cazar ni matar ni comer carne, por lo que es una vergüenza para su familia. Es un vago, un “inútil” y repudiado. Sin embargo, en sus tiempos de ocio hace algunos descubrimientos que le permiten ganar cierto respeto (alfarería, pintura rupestre, tallado en madera). Incluso el jefe de la tribu se interesa por sus habilidades -que creen fruto de su locura o posesión demoníaca-, y le hace un encargo clave que cambiará todo. El tema es tratado de manera convincente y coherente con lo que se sabe de aquellos tiempos.
Es una novela entretenida y que de alguna manera reivindica la figura del distinto dentro de una tribu. Encarna a la persona sensible, al artista descreído. Tiene hermosos pasajes sobre costumbres sociales primitivas o descubrimientos trascendentes. Además está articulado en un relato transgeneracional y fraternal.

Pregúntame

 



Pregúntame
Escritor: Bernard Waber
Ilustradora: Suzy Lee
Primeros lectores Océano Travesía | 2017
Clasificación: Literatura

Este libro da cuenta de la tierna relación entre un padre y su hija pequeña. Ambos pasean en el parque y conversan, en un diálogo cómplice y cariñoso. Todo lo anterior, enmarcado y potenciado con magníficas ilustraciones de Suzy Lee, que construyen un escenario coherente y contribuyen a crear el ambiente donde el relato fluye.
Los vemos caminar, los vemos conversar, los adivinamos contentos. Un relato que se erige en la conjunción diálogo-imagen y que nos muestra la estrecha relación de un padre con su hija. No hay narrador porque estamos ante una historia íntima, lo único que importa aquí son ellos dos. Ella guía la conversación, revela sus gustos y su personalidad inquieta. Él sigue su juego y disfruta de la compañía y las ocurrencias de la niña. Un libro bien construido, coherente. Su tono pausado conducen al lector a hacerse sus propias preguntas y a añorar la complicidad de sus protagonistas.

La ciencia POP

 



La ciencia POP
Escritor: Gabriel León
Grandes lectoresPenguin Random House | 2017
Clasificación: Ciencias puras

Es un libro con breves historias sobre ciencia, datos curiosos y explicaciones entretenidas. Cada una de estas historias tiene una dosis exacta de datos duros científicos mezclado con explicaciones simples y un poco de humor para poder llegar a un público general y acercarlos a este mundo a veces un poco distante. Es una excelente aproximación para el público general a los papers científicos. Interesante y entretenido.

Mi casa

 




Mi casa
Escritor: Davide Cali
Ilustrador: Sébastien Mourrain
LectoresBabel | 2017
Clasificación: Literatura

En primera persona, el protagonista de este libro nos cuenta su historia, su constante búsqueda por encontrar su lugar en el mundo. Lo vemos ir del pueblo a la ciudad, de la ciudad a la capital, de la capital al desierto, del desierto a una isla… en todas partes es feliz, pero siempre tiene la sensación de no haber encontrado aún ESE lugar.
Un relato sobre las diferentes búsquedas que emprendemos a lo largo de la vida, sobre el sentimiento de pertenencia y la importancia de volver a la esencia. El texto de Davide Cali consigue, en su simpleza, dar una voz coherente y creíble al narrador, que genera empatía inmediata. Las magníficas ilustraciones de Sébastien Mourrain contextualizan las idas y venidas del protagonista, muestran su evolución y lo mantienen siempre en el foco principal de la historia. El libro es una joya: el texto es claro, directo y evocador; las ilustraciones, muy bien logradas y atractivas; la edición integra ambas dimensiones y construye un relato coherente. En suma, todo funciona como las piezas de un reloj.

Curso: Leer para conocer, libro informativo y fomento lector

Cuando se habla de fomentar la lectura, por lo general, se piensa en cuentos o novelas, pero actualmente la industria editorial nos ofrece libros de no ficción que abordan variados temas, de excelente calidad y con presencia de un lenguaje visual potente, lo que es muy atractivo para niños y jóvenes. Este taller pretende acercar a mediadores de la lectura al libro informativo y situarlo como una eficaz herramienta para desarrollar el gusto por la lectura y para encantar a los lectores con el conocimiento.

Objetivo: Dar a conocer características generales del libro informativo y entregar herramientas para su selección y uso en el fomento lector.

Contenidos:
• Características del libro informativo
• Tipos de libros informativos
• ¿Por qué leer libros informativos?
• Algunas consideraciones al momento de seleccionar
• Ejemplos de actividades y estrategias para acercar el libro informativo a los usuarios

Metodología:
• Exposición oral
• Presentación de libros
• Trabajo grupal e individual

Dirigido a:
• Docentes
• Equipo de biblioteca
• Padres y apoderados
• Mediadores de la lectura en general

Fechas y horarios:
• Miércoles 18 de abril de 9:00 a 13:00 horas

Lugar: Fundación Había Una Vez. San Francisco de Asís 216, metro Alcántara, Las Condes

Valor: $30.000 por persona

Formas de pago:
• Transferencia electrónica

Para más información, escribir a evillanueva@fhuv.cl

¡Inscríbete rápido! Cupos limitados.

Currículum Profesora:
Daniela Sánchez Allende
Licenciada en Letras con mención en Lingüística y Literatura Hispánica, Universidad Católica de Chile. Máster en Libros y Literatura para Niños y Jóvenes, Universidad Autónoma de Barcelona. Cuenta con amplia experiencia como mediadora en bibliotecas públicas, privadas y diferentes proyectos relacionados con el fomento a la lectura. Actualmente es la Encargada del Área de Proyectos de FHUV.

El arte de la lectura en tiempos de crisis

 


recomendado-por-mediadores3
perfil-MPazG
Por María Paz Garafulic Litvak, socia y directora de Confín Ediciones y directora fundadora de FHUV

El arte de la lectura en tiempos de crisis
Autora: Michele Petit
Mediadores | Océano Travesía | 2009

“Somos seres de lenguaje y seres de relatos y estos tienen un valor reparador”.
Cuando hablamos de violencia hablamos de daño, de traumas, de heridas emocionales o físicas, de aquellos efectos que produce la vulneración de nuestra dignidad e integridad. En el contexto temático presentado en esta edición, el libro de la renombrada antropóloga francesa Michele Petit, sobresale por su pertinencia y por sus respuestas frente a una pregunta clave: ¿qué puede hacer la lectura y la literatura frente a la violencia y sus consecuencias?
Desde crisis sociales y políticas hasta crisis personales, el libro analiza en profundidad la acción reparadora y sanadora de la lectura y la literatura.
A través de experiencias en distintos países del mundo, principalmente en Latinoamérica, la antropóloga presenta una extensa galería de situaciones, prácticas y realidades en que la literatura ha estado presente y ha significado la generación de un nuevo espacio para los afectados; en especial, niños y jóvenes que han visto truncado su futuro en medio de guerrillas y pobreza, abandono y soledad, y en que se manifiesta “el poder de la palabra escrita para reconstruir la vida de personas en desgracia”.
Entre una multiplicidad de conceptos, destaca el análisis de los efectos derivados de la lectura en los primeros años de vida. Cómo, desde la infancia, se generan referentes emocionales que conforman el imaginario lingüístico del individuo.
El testimonio de beneficiarios y facilitadores -mediadores- es complementado por una sólida base teórica conformada por reflexiones y experiencias de importantes intelectuales vinculados con el mundo de la literatura, la infancia, o ambos; desde Freud a Pamuk, pasando por Kafka, Winnicot, Perec y Cyrulnik, entre otros.
Las respuestas a la pregunta planteada surgen progresivamente en los distintos capítulos: la lectura puede ser un espacio hospitalario y cálido; la potencialidad de la literatura para permitir “saltar al otro lado”; el enorme poder de simbolización que provee el relato; cómo se manifiestan otras formas de socialización de la lectura; el exilio y el espacio que puede proporcionar y, finalmente, la escuela y la biblioteca como agentes privilegiados para el acercamiento a la riqueza del mundo del lenguaje.
Terminado el libro, queda una grata y reconfortante sensación y la convicción de que la lectura es un espacio de apertura. Más que una instancia de evasión, es un salto a otro espacio, uno que provee de esperanzas y que permite ver la realidad con cierta distancia. Un espacio de paz y tranquilidad frente al caos exterior, sea este violento o no.

Publicado en RHUV Nº26

La palabra más hermosa

 


recomendado-por-mediadores3
Por Magdalena Palma, directora ejecutiva Fundación Había Una Vez.

La palabra más hermosa
Autora: Margaret Mazzantini
Grandes lectoresLumen | 2009

Hace poco escuché hablar del concepto de “duración” de un libro, no para mencionar la cantidad de páginas, sino esa sensación de viudez que queda tras terminar un libro que se mete en la piel y nos acompaña por semanas en nuestros pensamientos. Eso fue lo que me pasó tras leer este libro. Preguntas, cuestionamientos a los personajes, imágenes que no podía sacarme de la cabeza y la tentación de volverlo a leer.
La historia parece trivial: el relato cruzado de una mujer italiana de mediana edad, Gemma, viajando a Sarajevo con su hijo adolescente en el presente, cruzándose con el recuerdo de cuando en su juventud conoció en la misma ciudad al que fuera su gran amor, Diego, quien ya no está. Se suma a este relato un personaje entrañable como Gojko, quien sin querer arrastra a sus nuevos amigos a una guerra que no es la suya.
La historia se enreda, como en la vida, y aparece la guerra de Bosnia: cruda, despiadada e ignorada por el mundo, y arrasa con todo. Tras su paso deja solo sombras de lo que los protagonistas alguna vez fueron. Ya no hay arrojo, sino miedo; la pasión se vuelve duda; la vida diaria se convierte en una lucha; la confusión lo inunda todo; y queda la duda de si los sueños perseguidos valieron alguna vez la pena.
El libro es también una buena excusa para interiorizarse en lo que fue la guerra de Bosnia, que entre 1992 y 1995 cobró la vida de alrededor de 100.000 víctimas entre civiles y militares y generó una enorme emigración, con cerca 1,8 millones de desplazados.
¿Qué es lo que hace de esta una novela inolvidable? En primer lugar, la prosa delicada, que envuelve y va cambiando de tono y ritmo, a medida que los protagonistas atraviesan por distintos momentos de su historia y relación. Luego los cambios temporales, que te llevan desde el presente al pasado constantemente, lo que envuelve al lector en una especie de acertijo para unir los cabos sueltos y tratar de que cierre la historia. Por último, las distintas luchas: la por ser pareja; la por ser madre, la por sobrevivir a una guerra, la por curar las heridas del paso del tiempo.
Un libro en clave femenina, que queda resonando en quien lo lee.

Publicado en RHUV Nº26

Nada

 


recomendado-por-mediadores3
Por Trinidad Cabezón, licenciada en letras, Coordinadora de proyectos en Fundación Había Una Vez.

Nada
Escritora: Janne Teller
Grandes lectoresSeix Barral | 2015

“Deberíamos habernos detenido antes de ir más lejos. De un modo u otro, era demasiado tarde”. Este libro trata la historia de un chico de catorce años llamado Pierre Anthon, quien se sube arriba de un ciruelo y comienza a gritarle a sus amigos que nada importa, que todo es un teatro en el que se aparenta y que no vale la pena hacer nada. Sus compañeros deciden entonces demostrarle que la vida sí tiene sentido. Entre todos tienen la idea de armar un montón de significado: cada integrante del grupo debe entregar algo que para él o ella sea importante, para luego mostrárselo a Pierre Anthon y que este se dé cuenta del sentido escondido en esas cosas. En un comienzo la propuesta parece ser un buen proyecto. Libros, aros, una caña de pescar, entre otros, van a parar al montón de significado. Sin embargo, la exigencia en la entrega de objetos significativos comienza a aumentar y la presión de los compañeros obligará a cada uno a entregar aquello que más duele, que más cuesta, y que en algunos casos hará tambalear sus creencias y hasta su propia integridad como personas.
La historia es narrada por Agnes, compañera de curso de Pierre, quien a través de su voz va evidenciando la transformación que vive tanto ella como sus compañeros, pasando de actos y decisiones inocentes, a actitudes frías y crueles, en las que se entremezclan el odio, la venganza, la inseguridad y el rencor. La narración avanza de una manera ágil y rápida, desarrollando un relato que atrapa y genera, paulatinamente, una incomodidad en el lector. De manera directa, pero a la vez sutil y sin caer en el morbo, se exponen episodios que remecen y que impactan por su crudeza. A lo largo de las páginas, la violencia de los acontecimientos se va normalizando y es aceptada e incluso apoyada por el grupo, quienes ven en estos hechos sacrificios importantes y necesarios para acercarse al real significado. De este modo, el libro expone la dificultad de desmarcarse de una actividad grupal que comienza a distorsionarse, situación muchas veces presente en las dinámicas de los jóvenes y también de adultos. A su vez, en la historia se desarrolla y evidencia una problemática muy actual, pero no por eso menos violenta: cómo el hecho de conocer la intimidad del otro permite tener herramientas para dañarlo.
Nada es un libro que abre puertas para reflexionar sobre la existencia y preguntarse por los límites de nuestros actos. ¿Hay cosas que importan? ¿Es tangible el significado? Finalmente, ¿dónde se encuentra realmente el significado y cómo somos capaces para encontrarlo?

Publicado en RHUV Nº26

La maravillosa vida breve de Óscar Wao

 


recomendado-por-mediadores3
Por Valentina Álvarez, estudiante de Instituto Sagrado Corazón de San Bernardo.

La maravillosa vida breve de Óscar Wao
Autor: Junot Díaz
Grandes lectoresDe Bolsillo | 2014

Me pidieron escribir una reseña acerca de un libro en el que la violencia fuera la protagonista, y realmente no fue fácil. Pero no es porque no existan libros donde se trate este tema, sino porque me di cuenta de que no había leído muchos. Quizás es porque no abundan esas lecturas; o quizás yo no me había dado cuenta de mis propias lecturas. Entonces me puse a pensar y llegué a La maravillosa vida breve de Óscar Wao.
Quiero presentarles, primero, a Óscar: “Nuestro héroe no era uno de esos dominicanos de quienes todo el mundo anda hablando, no era ningún jonronero (Del jonrón o relacionado con este golpe característico del béisbol) ni fly bachatero, ni un playboy con un millón de conquistas. Y salvo en una época temprana de su vida, nunca tuvo mucha suerte con las jevas (Chica, novia o pareja.) (qué poco dominicano de su parte)”. Ese es Óscar Wao, medio dominicano y medio gringo; pero al final, ni de aquí ni de allá.
Este libro está lleno de humor, referencias a la ciencia ficción, los cómics, la literatura fantástica o cualquier dato freak (¡de los verdaderos freaks!). Pero es también un libro triste, donde se evidencia el cinismo de la vida contemporánea y el ser víctima del sistema. Además, es trágico, se cruza con la historia de República Dominicana, con la terrible dictadura de Trujillo; con el viaje, la migración forzada, los guetos latinos en Estados Unidos; la discriminación, la violencia, el hecho de no sentirse parte de ningún lugar en el mundo. Y todo esto es lo que llamó mi atención e hizo que me diera cuenta de lo que es violento: “¿Quieres saber de verdad cómo se siente un X-Man? Entonces conviértete en un muchacho de color, inteligente y estudioso, en un gueto contemporáneo de Estados Unidos. ¡Mamma mia! Es como si tuvieras alas de murciélago o un par de tentáculos crecientes en el pecho”.
Leo La maravillosa vida breve de Óscar Wao y pienso que es un libro necesario. ¿Cuántas personas tienen que dejar su tierra para migrar antes de ser asesinados o sólo para huir de una dictadura opresora? Y al mismo tiempo me doy cuenta que el fukú (aquello que da mala suerte) es inevitable: la maldición del nuevo mundo está instalada, y es imposible escapar de ella. Un latino es un latino en todas partes del mundo. La esclavitud está a la vuelta de la esquina, disfrazada de trabajo, de sueños y deseos incumplidos. Esta novela es eso: un fuerte deseo sin conceder.

Publicado en RHUV Nº26