All posts by Catalina González

¡Ya casi está aquí!

Si no conoces nuestra Revista Había una Vez llegó el minuto de hacerlo. Nuestro número 26 ya está casi listo y con él te puedes enterar de lo que está pasando en el mundo de la LIJ, desde sus principales voces.

Leer la revista Había una Vez es viajar a un lugar en el que nos enteramos y entretenemos con lo que está pasando en el mundo que más amamos: el de la literatura infantil y juvenil

Sus páginas contienen reportajes, entrevistas, columnas, el trabajo de ilustradores y, por supuesto, recomendaciones de los mejores libros. Todo en torno a un tema central.

Los apasionados por la lectura para niños y jóvenes nos siguen desde el año 2012, cuando empezamos con la revista. El número que estamos preparando, tiene una importancia especial. Hace ya bastante tiempo que abandonamos nuestro antiguo formato de papel y, adaptándonos a los nuevos tiempos, decidimos ser un medio exclusivamente digital. En esta edición número 26 retomamos el antiguo formato y volveremos a ser una revista impresa. Nuestros seguidores podrán hojear el contenido de la revista en papel.

Pero no abandonaremos la versión digital. Todos los suscritos podrán también leer la revista a través de nuestra página.

Los últimos meses, hemos trabajado con mucho cariño para poder compartir con ustedes este nuevo número. Estamos casi listos, y la próxima semana nos vamos a imprenta. No es mucho lo que pueden ver en estas imágenes, ¡pero algo es!

¿Todavía no estás suscrito?

Hazlo acá: Suscripción

 

Las bibliotecas de aula en Melipilla ya comienzan a tomar forma

Estamos consientes de que la lectura comienza antes de la alfabetización. El proceso comienza con el leer imágenes, expresiones, las caras de los padres, etc. Atendiendo a esto es que nos alegra poder trabajar con niños de uno a cuatro años, en dos jardines de la comuna de Melipilla. Somos los encargados de armar sus bibliotecas de aula; el proyecto ya comienza a tomar forma.

Nuestro trabajo con jardines infantiles contempla dos establecimientos de la comuna de Melipilla; uno de ellos, “Mi mundo de esperanza” de la JUNJI y otro,”Pequeños poetas” de Integra. A través de la implementación de bibliotecas de aula, pretendemos acercar a los niños al mundo de la lectura desde sus primeros años. Entendiendo que el libro es una herramienta de desarrollo que además, favorece el vínculo afectivo entre el niño y el mediador.

La semana pasada, el proyecto comenzó a tomar forma. Trasladamos parte del mobiliario a los dos jardines. Estanterías, juegos y un suelo de goma fueron algunas de las cosas que llevamos. Los niños ayudaron con la instalación de los muebles, el orden y la limpieza.

La próxima semana, comenzaremos con las capacitaciones para los equipos directivos y docentes, a quienes entregaremos herramientas que les permitan entender lo fundamental que es su rol dentro de este proceso. Además, ya se comenzará a trasladar el fondo bibliográfico.

Fundación Había una Vez y Laboratorio Emilia: nace una alianza

¡Nos alegra poder contarles buenas noticias! Luchar cada día para hacer de este mundo un lugar con más lectores por placer no es tarea fácil; por eso nos alegra enormemente poder crear alianzas de colaboración con proyectos que trabajan por un objetivo común, y que, además, lo hacen así de bien. Este es el inicio de nuestra alianza con Laboratorio Emília

 

Laboratorio Emília ha creado una verdadera fábrica de contenidos dirigidos a la formación de mediadores de la lectura y lo ha hecho a través de una serie de cursos online y generación de contenidos, de parte de las voces más especializadas en la LIJ del mundo hispanoamericano.

La iniciativa nace del Instituto Emília, de Brasil, y de Neturity, de España y se apoya en una red de profesionales provenientes de América Latina, España y Portugal. Con todos ellos la idea es crear entornos de participación activa en el debate internacional. Dentro de esta propuesta colectiva entramos nosotros como Fundación Había una Vez. Ambas instituciones tienen objetivos comunes y la colaboración mutua permite aprovechar al máximo lo mejor de cada una.

Nos enorgullece poder iniciar un camino juntos, que creemos va a ser muy interesante para todos los que amamos los libros y nos apasionamos por la lectura y su poder. Esperamos poder realizar muchas iniciativas en conjunto, que busquen espacios de encuentro en la formación de mediadores de la lectura.

¡A celebrar!

 

Una gran visita: Beatriz Helena Robledo

Al trabajar con un propósito, con un sentido que hace que la labor vaya más allá de meramente cumplir con el trabajo, se hace fundamental distinguir el por qué y para quién trabajamos; pero además se hace indispensable reafirmar el propósito.

Como Fundación, luchamos por un país más lector; por uno en el que el leer sea un acto de placer. Queremos formar lectores críticos, creativos y conectados con su realidad. Esto conlleva un enorme trabajo que muchas veces no se ve, y que es importante ir refrescando en cuanto a ideas.

Es por eso que nos llenó de alegría la visita de Beatriz Helena Robledo a nuestra propia casa.

El equipo de Había una Vez se reunió con ella en una jornada de conversación e intercambio de ideas. Nos hizo reflexionar a través de la pregunta de por qué queremos que la gente lea y nos parece enriquecedor compartir su respuesta: “Queremos que la gente lea para que tenga recursos, para que aprenda a pensar, para que pueda insertarse en una cultura y pueda crear un sentido de pertenencia. La lectura desarrolla las capacidades compasiva y creativa; nutre y te hace más sensible de entender la realidad”.

Uno de sus principales consejos: compartir la lectura, que ésta sea un espacio de reflexión permanente y en grupo.

El encuentro fue absolutamente inspirador y en él, Beatriz aprovechó de firmarnos copias de su libro, recientemente lanzado  “El mediador de lectura. La formación del lector integral”, el primero de la colección Alas de Colibrí.

 

Celebramos nuestra tercera reunión de red del año

Nuestra labor no se remite a entregar proyectos; tenemos clara la importancia de acompañar a nuestros equipos de biblioteca en un camino que es largo, pero que va acompañado de mucho aprendizaje y sabemos que es clave estar ahí. La semana pasada, celebramos la tercera reunión del año, en una de las escuelas que comprende nuestro adorado proyecto “Leyendo en Red”.

Mientras la zona atravesaba un temporal, alrededor de 25 personas de nuestros equipos de las nueve escuelas de “Leyendo en Red” se reunían en la biblioteca del Complejo Educacional San Agustín para la penúltima reunión de red del año, y que tenía tres objetivos.

En un principio, analizar los resultados estadísticos del comportamiento lector. Sabemos la importancia que tiene manejar evidencia de datos para, con esto, tomar decisiones y presentarlas a los directivos a fin de año.

Por otro lado, potenciar la vinculación de recursos digitales con los servicios de bibliotecas. Alejandro Oyarce fue el encargado de moderar la conversación, en la que se analizaron los recursos digitales que se encuentran hoy presentes en las bibliotecas, como son los tablet. Se hizo entrega de tres afiches para cada equipo, el primero muestra 10 consejos para navegación segura de internet. El segundo, ¿esta noticia es falsa? busca ser un análisis sobre éstas, la idea es que el se mantenga la concepción de biblioteca que tenemos históricamente, a la que se acudía hace años en busca de información y sabíamos que ésta era impecable. Este recurso se encuentran hoy en internet. Las bibliotecas de hoy son híbridas. En ellas se encuentran no solo libros, también recursos digitales y esto es lo que el afiche trata de mostrar. El tercero, muestra la biblioteca pública digital, y guía en la forma de cómo utilizarla, es un instructivo.

Alejandro Oyarce, también puso al tanto a los asistentes de lo que está pasando en las bibliotecas escolares más desarrolladas; es importante que lo sepan.

Siguiendo la temática de los recursos digitales, se presentó la app Leyendo en Red, cuyo fin es crear usuarios autónomos, que no dependan de la bibliotecaria y se puedan mover libremente dentro del espacio de biblioteca.

Por último, se realizó la premiación de la IV versión del “Concurso del patrimonio” impulsado por #LeyendoenRed. Este año, la invitación fue participar por medio de un proyecto que asigne valor y destaque el juego o el deporte como parte de nuestra historia y patrimonio, darle una mirada como ritos colectivos que nos han convocado por generaciones y cuya huella perdura en la actualidad y que forman parte de nuestro patrimonio.

Es así como el Complejo Educacional San Agustín de Lican Ray, obtuvo el primer lugar del concurso, con la práctica del “Palin”, un juego ancestral que tiene un significado social y religioso para el pueblo Mapuche, que establece un vínculo con los valores culturales y permite la comunicación entre diversos territorios.

Una fiesta de los libros y la inclusión

El Centro de Extensión de la Universidad Católica reunió a los amantes de las letras y los libros en un seminario de dos días en el que el tema central fue la inclusión. En un mundo en el que los límites son cada vez menos, y en el que nos rodeamos con gente que es, piensa y siente distinto a nosotros, se hace necesaria ésta como tema clave en la literatura y lectura.

La Universidad Católica junto al Plan de Lectura del Ministerio de Educación fueron los responsables de ¿Qué leer? ¿Cómo leer? Lectura e Inclusión. El seminario que la semana pasada reunió a destacados expositores nacionales e internacionales en torno a temas como el racismo en la literatura infantil, lectura y migrantes, tecnología y lectura, alfabetización de adultos, lectura en primera infancia, pueblo originarios y lectura y discapacidad, entre muchos otros.

Fue impresionante ver la cantidad de gente que asistió, lo que fue destacado incluso por la  ministra Adriana Delpiano, quien también afirmó que “Los cambios no se hacen sólo por cambiar estructuras, sino también para que los aprendizajes, la fascinación de aprender, realmente, se juegue en cada uno de los niñas y niños de Chile. En la posibilidad de abrir mundos, en que las letras les ‘hablen’ y que ese ‘hablarles’ sea apasionante y una propiedad para toda la vida, para poder vivir los mil mundos que los escritores son capaces de contar”.

Las charlas magistrales estuvieron a cargo de Philip Nel, especialista en literatura infantil y racismo, el ilustrador y escritor argentino Gusti, que dejó a todos encantados con una charla en la que habló desde el corazón y conocimos a uno de sus hijos con Síndrome de Down. Fuera de esto, se realizaron 12 mesas redondas en torno a distintas aristas del tema de la inclusión como son inmigración, género, interculturalidad, primera infancia, discapacidad, multiculturalidad, nuevos formatos y adultos lectores.

El evento se convirtió en una verdadera fiesta, en la que también se dio a conocer el trabajo de 15 instituciones que trabajan en servicio a la lectura.

Nos llena de alegría ver que iniciativas como esta despiertan tal interés en un público cada vez más amplio. ¡Será hasta la próxima vez!

Vuelven las sonrisas a la escuela Tierra Esperanza a través de bibliotecas de aula y una nueva biblioteca

En abril un incendio acabó con el 90% de la escuela Tierra Esperanza, en Neltume, y su biblioteca, implementada por el equipo de Leyendo en Red, quedó reducida a cenizas. Junto con la Fundación Luksic decidimos levantar un nuevo espacio de biblioteca y 14 bibliotecas de aula. Es así como llegamos hasta Neltume y con la ayuda de alumnos y
profesores recuperamos uno de los lugares más queridos y visitados por la comunidad.

Llevamos 8 años acompañando al proyecto Leyendo en Red en alianza con la fundación Luksic, por lo que nos entristeció enormemente cuando una de las escuelas de la Red, Tierra Esperanza, en Neltume, sufrió un grave incendio que acabó con el 90% del establecimiento y con la biblioteca. Tras este doloroso suceso, una de las cosas que más nos conmovió fue ver la importancia que le daba la comunidad escolar a su biblioteca. Tal interés llevó a que padres, alumnos y docentes pidieran recuperarla. Fue esa la energía que nos movilizó, y junto a Fundación Luksic decidimos levantar un nuevo espacio de biblioteca y 14 bibliotecas de aula para contribuir a recuperar uno de los lugares más queridos y visitados, no sólo por quienes componen la escuela, sino por la comunidad en general. Los usuarios de Neltume no podían esperar. A la vez que trabajábamos en los diseños
de biblioteca de aula que pudieran instalarse en las salas modulares, conseguíamos donaciones de parte de las editoriales, las que llegaron casi a 400 libros. El objetivo era implementar bibliotecas de aula desde pre kínder a cuarto medio, con 60 libros especialmente seleccionados para sus intereses y edad.
Tras un intenso mes de trabajo, la primera semana de agosto, los equipos de Leyendo en Red, Fundación Luksic y FHUV, viajaron a Neltume a implementar las 14 bibliotecas
de aula, y acondicionar un espacio de biblioteca en un container habilitado especialmente. Estudiantes, profesores y directivos se mostraron felices con este aporte que los conectó con lo que era su anterior escuela y que los motiva a seguir trabajando para levantarse. El resultado fue conmovedor.

 

 

Inauguramos la biblioteca del colegio Doctor Manuel Avilés en Iloca

Tras meses de trabajo, el 4 de agosto, inauguramos la biblioteca del colegio Doctor Manuel Avilés en Iloca. Llegamos así, a un nuevo lugar de nuestro país con nuestras bibliotecas y nuestra mirada y deseos de compartir el valor de la lectura.

Cuando recordamos el maremoto del 2010 es imposible no pensar en Iloca y la grave
destrucción que sufrió. El agua no perdonó a los colegios del lugar, que quedaron casi
completamente inutilizados.
Tras superar la emergencia, la Fundación Viento Sur decidió levantar el Colegio Doctor
Manuel Avilés, cercano a los cerros, en un sector que se constituye como el nuevo centro
cívico de la localidad. En este contexto se nos invitó a realizar la renovación integral de la biblioteca del colegio. Siguiendo el espíritu de Había una Vez, el objetivo era contar con un
espacio atractivo e innovador, para que todos los miembros de la comunidad se sintieran
bienvenidos y acogidos.
Junto con una propuesta de diseño que rescatara la identidad local, con elementos como el mar y la pesca, trabajamos en la selección de un fondo bibliográfico a la medida, con más de mil títulos especialmente seleccionados para esta comunidad y orientado a encantar a nuevos lectores con la lectura.
Tras su inauguración, la biblioteca del Colegio Manuel Avilés cuenta con un rincón de
cuentacuentos, un sector para lectura recreativa, mesas de trabajo para los alumnos, sector de computación, y estanterías móviles que se desplazarán fuera de la biblioteca cuando se desarrollen actividades.
Otra de las mejoras de esta biblioteca es la incorporación de un programa de
automatización de préstamos que permite que estos sean más expeditos y se puedan
recoger estadísticas que serán útiles para formular y reformular los planes de acción de la biblioteca y su plan de fomento de la lectura.
Con la convicción que asiste a FHUV de que acompañar a los equipos de biblioteca es lo más importante para la continuidad de los proyectos, es que durante todo el 2017 y 2018 se seguirá acompañando a este establecimiento. El propósito es entregar herramientas
concretas para generar un programa que despierte el interés por la lectura en los alumnos y en la comunidad en general.

ANTES

DESPUÉS


Quedamos felices con el trabajo y estamos seguros que los resultados serán buenos. Al proyecto se sumarán nuevas cosas para el año 2018, como la implementación de “La mochila viajera” que los alumnos podrán llevar a sus casas y compartir lecturas con sus familias, y talleres a toda la comunidad de Iloca.

 

Equipos de bibliotecas de liceos técnicos participan en pasantía sobre fomento lector y cultural

A fines del mes de julio reunimos a directivos, docentes y encargados de bibliotecas de establecimientos técnico profesionales de Antofagasta, Los Andes y Licán Ray para una Pasantía en Fomento Lector y Cultural en la ciudad de Santiago. En las jornadas se compartieron experiencias exitosas para fomentar la lectura en alumnos TP de educación superior.

Hoy en día, cuatro de cada 10 jóvenes eligen un establecimiento técnico profesional para continuar sus estudios de educación media. (SIES, 2015). Con estos datos a la vista, y tras dos años de trabajo con dos liceos técnicos de Antofagasta es que entre los días 24 y 27 de julio se llevó a cabo la Pasantía “Fomento Lector y Cultural para jóvenes en Liceos Técnicos Profesionales” en alianza con Fundación Luksic. La pasantía contó con la participación de los equipos de Biblioteca de los liceos Óscar Bonilla y La Portada de Antofagasta, del Instituto Pascual Baburizza de Los Andes y del Complejo Educacional San Agustín de Licán Ray. Los encargados de los cuatro establecimientos se reunieron para compartir experiencias y reflexionar sobre iniciativas exitosas de fomento lector y cultural. La actividad comenzó el lunes 24 de julio con una inducción realizada por FHUV en que
se plantearon los desafíos de fomentar la lectura en estudiantes de educación media TP con énfasis en el fomento cultural. Con tal objetivo a la vista, durante la tarde asistimos a una visita guiada al Centro Cultural Palacio La Moneda. Mientras recorríamos la exposición de Andy Warhol, Macarena Murúa, Coordinadora del Área de Exposiciones, fue mostrando y explicando las distintas áreas de trabajo del lugar, el enfoque del área educativa y las metodologías que se emplean. El segundo día el objetivo era centrarse en fomento lector, apuntando a la lectura por placer y la importancia del mediador. Para comenzar las bibliotecarias participaron de una sesión de coach orientada a fortalecer sus habilidades blandas y a visibilizar tanto las dificultades como las profundas transformaciones que puede generar en otros el trabajo de la biblioteca. A continuación participaron de una reunión de trabajo en fundación Luksic, donde se presentaron los resultados del estudio realizado al proyecto Leyendo en Red. El estudio demuestra que en los establecimientos en que trabajamos para promover el “placer de la lectura”, los resultados del simce son significativamente mejores que en otros establecimientos de similares características que no cuentan con el programa. Durante la tarde se visitó la Biblioteca de Santiago, donde Flor Toledo, Encargada de la Sala Juvenil, dictó una interesante charla sobre fomento lector en jóvenes. El día miércoles la reflexión se centró en qué pueden hacer los padres para ayudar a sus hijos a tener éxito en los centros educativos. Como un referente en este tema visitamos el Instituto Pascual Baburizza de Los Andes, cuyo modelo de fomento lector vincula a la familia de los estudiantes, entendiendo que ellos son personas clave en el desarrollo de sus hijos.

Cerrando la pasantía, el día jueves se visitó la Biblioteca Nacional, donde Marco Jiménez, del Área de Extensión Cultural dio a conocer la función que cumple la biblioteca como depositaria del patrimonio nacional y nociones sobre la gestión de dicho patrimonio. Durante la visita recorrimos desde el Departamento de Atención a Usuario hasta el Departamento de Procesos Técnicos, lo que dio cuenta a los visitantes de los distintos ámbitos de trabajo asociados a la gestión diaria de la biblioteca. La semana de pasantías fue intensa, de mucho trabajo y esfuerzos de coordinación, sin embargo permitió encontrar inspiración para seguir trabajando: “Muchas veces, la biblioteca es el único lugar donde los estudiantes pueden acceder a la cultura. Puede funcionar como puente hacia ella a través de exposiciones, ciclos de cine y mostrando las distintas realidades del mundo”, explicó Alejandro Oyarce, Coordinador de Proyectos de nuestra Fundación. “La lectura por placer no sólo da herramientas a los alumnos para desenvolverse en la vida, también redunda en los resultados escolares. El desafío es cómo involucrar a la familia y vincular a los profesores”.

Con éxito finaliza primer taller con adultos mayores de la Fundación Las Rosas

Con la premisa de que la lectura no tiene edad y con entusiasmo de trabajar por primera vez con adultos mayores, es que presentamos este proyecto al Fondo del Libro. Tras finalizar la intervención en el primer hogar, nos sorprendemos con los gratificantes resultados obtenidos.

Gracias al financiamiento del Fondo del Libro, todos los viernes del primer semestre se desarrolló un taller de fomento a la lectura y escritura con un grupo de adultos mayores del Hogar Santísima Trinidad de la Fundación Las Rosas, ubicado en la Comuna de Santiago.
La tarea era desafiante; fomentar la lectura en adultos mayores con distintos niveles de autonomía y salud, y movilizarlos a dialogar y escribir sobre literatura de una manera
amigable. Con ese objetivo se aplicaron diversas estrategias: presentación de autores y obras literarias, cuentacuentos, discusiones en torno a la palabra, adivinanzas y refranes entre otras. Protagonismo especial tuvo la poesía chilena a través de Pablo Neruda, Gabriela Mistral y Violeta Parra. El énfasis estuvo siempre puesto en la conversación en torno a una lectura en particular, o a partir de ella. Los abuelos daban sus propias interpretaciones y el sentido de la clase iba cambiando, convirtiendo cada taller en una actividad dinámica e impredecible.
Como complemento de la intervención, y con el objetivo de que los participantes puedan seguir vinculados a la lectura, se instaló un rincón literario con los libros que semanalmente se trabajaron en el taller. La evaluación del taller fue muy positiva, y como equipo de FHUV quedamos sorprendidos por el compromiso, lucidez y ganas de participar de los asistentes.