Mesa de trabajo: Karina Cocq


 

La infancia, la naturaleza  y la cosmovisión de los pueblos originarios son algunos de los ejes que atraviesan el trabajo de Karina Cocq. Su sobresaliente manejo de la acuarela y su delicada labor con los lápices le ha permitido forjar una obra de notable calidad y coherencia, capaz de trasmitir un universo denso en significados pero también cautivar con la dulce belleza de sus personajes. Ajena a las tentaciones del preciosismo, sabe impregnar cada de sus ilustraciones con una calidez que proviene de una acertada administración de la paleta de colores y una búsqueda de la esencia de las formas.

Por Claudio Aguilera, periodista y socio de PLOP! Galería

Reciente ganadora del Premio Municipal de Literatura por su libro La cabeza de Elena, escrito por Claudio Aguilera, y a días de radicarse temporalmente en Barcelona, nos permitió conocer su Mesa de Trabajo.

¿Cuál es tu primer recuerdo dibujando?
En la vereda de mi casa con mis amigas, dibujando con tiza, estrellas, arcoíris y obviamente el tablero para jugar al luche. Luego también dibujaba en el comedor con mi hermano, en unos pliegos de papel imprenta que mis papás compraban para envolver la mercadería de nuestro almacén.

¿Cuándo dijiste por primera vez soy ilustradora?
No lo recuerdo. Ahora lo digo más segura, pero ha sido paulatino, en la medida que he ido publicando más me he ido sintiendo más ilustradora.

¿Una película o un libro que todo ilustrador debe ver/leer?
Depende de la formación e intereses de cada persona. Pero ver Akira, las animaciones de Jan Švankmajer o Miyazaki, es realmente inspirador. Y para leer, poesía, pienso que la poesía y la ilustración tienen lazos y conexiones misteriosas y muy potentes.

Menciona un ilustrador o una ilustradora que consideres un referente.
Tove Jansson es mi máximo referente, luego Moebius, sin ser muy conocedora o lectora de él, sus imágenes me conectan con el sentido de la vida.

¿Qué haces cuando las ideas no vienen a ti?
Intento dejar de centrarme en eso y empiezo a hacer actividades hogareñas: voy a mirar las plantas, lavo la loza, hago mi pieza, ordeno la ropa, sin darme cuenta ya tengo ideas. Igual trato de llevar más de un proyectos a la vez y eso sirve un montón, para ir de uno en otro sin aburrirse. De todos modos entro en trabas creativas y a veces me frustro un montón y puedo tener una semana entera de frustración y de congelamiento creativo, hasta  que todo decanta y vuelvo al ritmo normal.

¿Cuál es tu lugar favorito para dibujar?
Mi taller es mi refugio, puedo estar todo el día ahí sin salir, pero cuando el tiempo mejora, me gusta salir a dibujar a la calle y los parques.

¿Qué no puede faltar nunca en tu mesa de trabajo?
Papel, acuarelas, fotos de personas queridas y una ventana.

¿Hay algo que odies dibujar?
Cualquier cosa para publicidad.

¿Cuál es tu técnica preferida?
Acuarela y ahora témpera.

¿Qué frase se te viene a la mente cuando ves tus antiguos dibujos?
¿Cómo se me ocurrían esas cosas tan locas?

¿Qué opinas sobre el momento actual de la ilustración?
Pienso que está en un momento de libertad y diversidad increíble, no es un boom, eso ya pasó hace rato. Ahora el que quiere se edita, no dependes de una gran editorial, hay un montón de instancias en que la ilustración se expande y se hace cotidiana para las personas. Pero me gustaría que llegara a más gente, a las poblaciones y no solamente a los sitios de moda. Aunque ahora en lugares como el Persa se ven tiendas con obras de ilustradores al lado de la señora que vende ropa, y eso lo hace más democrático cada vez.

Como ilustradora ¿sientes que tienes un rol social?
Claro que sí. Crear es proponer un mundo, y esa propuesta tiene una responsabilidad. Dibujamos porque amamos dibujar, pero cuando mostramos este trabajo inmediatamente influimos en otros. A mí me gusta hacer proyectos que lleguen a los niños y niñas, gratis ojalá, llegar a las personas y que tu trabajo plantee preguntas y propuestas me parece una parte importante de nuestra labor.

Un consejo para alguien que comienza a ilustrar:
Confía en ti, no desesperes, no mires al lado y busca en ti. Cada camino es diferente, busca en tu historia, en tu infancia, mira a tu alrededor, conéctate con las personas y contigo mismo y claro,  dibuja mucho, pero mucho. No eres ilustrador o ilustradora porque lo quieres o por decirlo: tu trabajo es tu mejor carta de presentación.

Karina Cocq (1984)

Licenciada en Artes de la Universidad de Chile y especializada en ilustración para publicaciones infantiles y juveniles en EINA, Barcelona. Desde 2010 ha colaborado con diferentes instituciones como Conicyt, Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, Fundación Pablo Neruda, entre otras. Ha sido parte de diversos festivales y exposiciones, además de ser ilustradora de más de una decena de libros infantiles.

ILUSTRACIONES

1. Esta pertenece a la serie fruto rojo, fruto verde, con el que obtuve una mención honrosa en el catálogo Iberoamérica Ilustra, para mi marca un antes y un después.


2.De la exposición Piel Oscura en PLOP! Galería el  2014, fue un momento de mirar mis raíces.


3.ilustración de un proyecto personal que tomo cada cierto tiempo desde 2013 y que espero terminar algún día.


4. Me gustan las escenas que mezclan fauna, naturaleza indómita y fantasía.


5.Cada cierto tiempo salgo a dibujar en mi libreta, es una costumbre que adopté durante mis estudios en Barcelona, esta es una casa en Valparaíso este año.


6.Tomé el curso de ilustración botánica de campo en Chiloé en su primera versión. Hice este canelo, que es un árbol que me fascina, no me dedico a ello, pero no pierdo la esperanza de darme un tiempo para profundizar en ello.


7.Cada cierto tiempo me gusta imaginar mundos y pequeñas historias oníricas, esta la envié para Iberoamérica ilustra 2018. Me aventuré con el carbón de sauce esta vez.


8. Del libro La Cabeza de Elena, escrito por Claudio Aguilera y editado por Zig Zag, Premio Municipal de Literatura 2018, categoría literatura infantil.


9.Del libro Yo soy la feliz Violeta que me invitaron a ilustrar desde Ediciones Biblioteca Nacional, este libro me ha traído grandes alegrías.


10.Una niña vive grandes transformaciones físicas e internas, del libro Ayelén y los frutos mágicos, Cocorocoq editoras.