Los derechos de los niños (un árbol de pan, un abrigo y una nube donde jugar)

 


recomendados-comite

Los derechos de los niños (un árbol de pan, un abrigo y una nube donde jugar)
Escritora: María José Ferrada
Ilustradores: Francisca Yáñez
Lectores  Planeta
| 2017

Clasificación: Literatura

“El niño y la niña cruzan la puerta. Del otro lado, está la voz de la madre, el abrazo del padre y todos los colores del día. El niño y la niña ponen su silla encima del mundo, se sientan. Hablan. No importa su color, su edad. No importa el nombre de su dios. No importa si son niño o niña. Dicen que su raza son todas las flores amarillas, dicen que su país es un territorio de canela. Los niños deciden rodear la ciudad, formar un hilo que todo lo una y todo lo sane. Los niños abrazan el mundo y el mundo les sonríe”. ¿Sabes que todo niño y niña tiene derecho a ser nombrado, protegido y educado, a no ser discriminado, a tener una vida sana y segura? ¿Sabes que los derechos son inalienables, que no se pueden quitar y universales, que son para todos?
Este libro es una invitación, un acercamiento a veintitrés relatos inspirados en cada uno de los derechos del niño y de la niña. Escritos por María José Ferrada, quien los desglosa con sencillez, los enumera como las listas que hacen los niños, siempre desde la mirada pequeña y su relación con todo aquello que debe configurar su entorno, un nombre hecho de sal y nubes, una casa tibia o una manta que sirva contra el frío. Versos acompañados de ilustraciones adosadas al papel, miniaturas dibujadas a grafito, escenarios a manos de Francisca Yáñez, quien interviene las páginas logrando que ambos lenguajes se fusionen, cada palabra construya una imagen que resuene como un sonido fuerte para que el mundo lo escuche, empatice y nosotros les garanticemos su respeto, pues la humanidad debe al niño y a la niña lo mejor que puede darle. No hay que olvidarlo, como no se debe olvidar que existe un árbol de pan, un árbol de leche que le pertenece a todos los niños y niñas.
La hibridez de la propuesta resulta muy interesante. Por un lado, es un libro ilustrado que trata sobre los derechos de los niños, donde cada derecho está acompañado de un texto poético y una ilustración que le otorga distintas capas de lectura, desde el derecho como tal, la interpretación de la autora y la mirada visual de la ilustradora. Una tríada que logra suscitar en el lector empatía, emoción y reflexión más allá de la edad.
Terminar el libro con un texto informativo que permita profundizar sobre el tema fue una buena decisión, al entregar más detalles sobre el camino que se tuvo que transitar hasta llegar al año en que todos los estados miembros de las Naciones Unidas aprobaran unánimemente el texto de la Convención, incluido Chile.