Estela grita muy fuerte

 


recomendado-por-mediadores3
Por Bernardita Bravo, asesora de Bibliotecas SIP.

Estela grita muy fuerte
Escritora: Isabel Olid
Ilustradora: Martina Vanda
Primeros lectores Tajamar Editores | 2008

Estela grita muy fuerte se inscribe dentro de aquellos libros que abordan temas que hace un tiempo hubiéramos denominado poco comunes dentro de la literatura infantil y juvenil, al menos en nuestro medio local. Hoy, por suerte, ha habido cambios y quienes crean o difunden esta literatura, interesados en acercarse a la experiencia de la infancia desde un mirada fresca, aguda y necesaria para establecer un buen puente comunicante, han decidido no subestimar al niño con pura fantasía al estilo Disney y encararlo con la cotidianidad, y lo que ella tiene de bueno y malo. En la vida nos pasan cosas y urge relatarlas para, junto con atraer y entretener, formar, acompañar y enseñar. Esta es la historia de Estela, una niña tímida que se refugia en su imaginación para sortear los momentos que le son desagradables. Por ejemplo, su amiga Lucía la pellizca y ella en vez de defenderse imagina que es un pájaro naranja que vuela alto y se escapa. Las ilustraciones de estilo onírico refuerzan este mecanismo que funciona como vía de escape y resistencia. La profesora es quien le hace ver que es necesario expresar el disgusto, “gritar fuerte hasta que vengan a ayudarte”, no permitir el daño. Así es como Estela se atreve a decirle a su madre que no le tire tanto el pelo mientras la peina, e inmediatamente después, su tío Anselmo haciéndole “unas cosquillas raras por todo el cuerpo, incluso por sitios escondidos que ni ella conoce”, aparece como un acto cotidiano más, y por lo mismo, expresando su brutalidad y urgente denuncia. El relato no profundiza en lo que ocurre una vez que la niña se decide a contar lo que pasa, pues finaliza antes: “tiene muchas cosas que contarle a mamá, pero lo hará mañana. Hoy solo tiene ganas de abrazarla”; y se centra en la escena en que se atreve a gritar para detener el abuso, salir del silencio y reconocer ante toda la familia que el juego de su tío no le gusta nada. Libros de este tipo instan a reflexionar sobre la necesidad de que el niño exprese lo que siente con respecto a las cosas que le hacen daño. Es clave en este tipo de títulos la presencia de una mediación de lectura adecuada y lúcida, que muchas veces puede ser deficiente debido a distintas razones (desde ciertos sesgos ideológicos de algunos establecimientos u hogares, hasta competencias limitadas de los mediadores de lectura). La intención final de estas temáticas es no hacer ojos ciegos y oídos sordos a una realidad que, como tantas otras, es más común de lo que creemos, o queremos creer. Invertir tiempo en niños felices, sanos y seguros es también tarea de los libros y su promoción.