Una gran visita: Beatriz Helena Robledo

Al trabajar con un propósito, con un sentido que hace que la labor vaya más allá de meramente cumplir con el trabajo, se hace fundamental distinguir el por qué y para quién trabajamos; pero además se hace indispensable reafirmar el propósito.

Como Fundación, luchamos por un país más lector; por uno en el que el leer sea un acto de placer. Queremos formar lectores críticos, creativos y conectados con su realidad. Esto conlleva un enorme trabajo que muchas veces no se ve, y que es importante ir refrescando en cuanto a ideas.

Es por eso que nos llenó de alegría la visita de Beatriz Helena Robledo a nuestra propia casa.

El equipo de Había una Vez se reunió con ella en una jornada de conversación e intercambio de ideas. Nos hizo reflexionar a través de la pregunta de por qué queremos que la gente lea y nos parece enriquecedor compartir su respuesta: “Queremos que la gente lea para que tenga recursos, para que aprenda a pensar, para que pueda insertarse en una cultura y pueda crear un sentido de pertenencia. La lectura desarrolla las capacidades compasiva y creativa; nutre y te hace más sensible de entender la realidad”.

Uno de sus principales consejos: compartir la lectura, que ésta sea un espacio de reflexión permanente y en grupo.

El encuentro fue absolutamente inspirador y en él, Beatriz aprovechó de firmarnos copias de su libro, recientemente lanzado  “El mediador de lectura. La formación del lector integral”, el primero de la colección Alas de Colibrí.