¡Nuestra industria editorial está creciendo!

Muchas veces, mal pensamos que cada vez se lee menos; o que a los niños y jóvenes no les interesa la lectura, pero esto no es lo que se indica en el reciente informe ISBN de la Cámara Chilena del Libro, que en sus resultados del año 2016 revela un crecimiento del 15% en la industria editorial chilena con respecto al año anterior.

La cifra más representativa de este aumento es la de 7.234 títulos que se registraron el año pasado, lo que la convierte en mayor incremento en los últimos años. Así lo aseguró Alejandro Melo, Presidente de la Cámara Chilena del Libro, organismo que agrupa a todos los actores de la cadena editorial. Esto representa un aumento importante en la producción de nuevos libros, ya que el tiraje promedio por cada uno de ellos se mantiene igual desde hace 15 años, con 500 ejemplares promedio por título.

Para seguir con las buenas noticias, destacamos el segundo lugar que ocupa la producción de LIJ, con 716 registros del total. Sólo superado por las publicaciones de Narrativa, con 826 registros. Le siguen en tercer lugar la poesía, con 484 inscripciones.

La Región Metropolitana se sigue quedando con la concentración de la producción editorial (un 83.40%) y en este mismo parámetro, las regiones que más crecieron fueron la XV, XIV y II. Esto es un llamado a diversificar la industria editorial a lo largo de todo el país, y nos llama como entes promotores de la lectura a estar presentes en todos lados.

Otro resultado llamativo es el que se dio con respecto a las publicaciones electrónicas, que aumentaron un 91,87% con respecto al año anterior. Aquí también se contabilizaron títulos en pendrive y CD y que en total registraron 1.558 títulos, un 21.54% del total. Esto, más que convertirse en una amenaza para las publicaciones en papel, implica que no podemos estar ajenos a las nuevas tecnologías, y que debemos hacer convivir todos los tipos de publicaciones.