Memorias de un perro escritas por su propia pata

 
memorias-de-un-perro-post


recomendado-por-mediadores3
Por Valentina Álvarez, 16 años, estudiante de Instituto Sagrado Corazón de San Bernardo.

Memorias de un perro escritas por su propia pata
Escritor: Gonzalo Marín
Ilustrador: Adrian Gouet
<Lectores AvanzadosLetra Capital | 2015

Viajemos a finales del siglo XIX, a la vida de un perro callejero muy inteligente y audaz. Se preguntarán ustedes cómo un perro va a ser tan inteligente. Puede sonar raro, pero existe y se llama Rompecadenas.
Basada en la novela de Juan Rafael Allende (que se publicó en 1893, ¡hace mucho tiempo!), Memorias de un perro escritas por su propia pata trata de un perro que narra acerca de aspectos de su vida: el hambre, el amor, dueños crueles y violentos hasta que conoció, finalmente, al gran Don Querubín Toro y Manso.
El relato aborda temas políticos, sociales y culturales de la sociedad chilena de la época, en un tono gracioso y de fina ironía, trasladándonos a las calles de Santiago con una realidad que, por qué no decirlo, aún persiste.
Estamos frente a una novela gráfica, una obra literaria con la facilidad de ser ilustrada al es- tilo de un cómic. Adaptada por Gonzalo Marín (en los textos) y
Adrián Gouet (en las ilustraciones), del libro original de Juan Rafael Allende, es recomendable sobre todo por el encanto que provoca el querido Rompecadenas. Esta historia tiene la capacidad de hacerte sentir algo triste, en algún momento del relato, pero también muy feliz por las experiencias de Rompecadenas. Podrás reírte de todo lo que te cuenta el autor o empatizar con lo que le sucede al protagonista.
Nos transportamos al Chile de 1893, con sus lindas ilustraciones que son el complemento per- fecto de lo que Rompecadenas nos quiere decir. Los pequeños detalles son los que hacen la diferencia, porque los gestos de los personajes cuando se encuentran con el quiltro son bastante reales o las de él al momento de contar sus aventuras como un perro sabio con cara de convicción. Por eso, la invitación es a revisar con cautela cada detalle y a encantarse con cada ilustración que, sinceramente, atraen y completan la historia.

Publicado en RHUV Nº25