La magia del mundo natural

La naturaleza es fuente inagotable del pensamiento y la imaginación

Por Ivonne Reifschneider, fundadora y presidenta de la Fundación Huilo-Huilo

Los primeros acercamientos a la naturaleza y a la magia de los cuentos, la poesía, las leyendas y las fábulas fue, en mi caso, a edad muy temprana, y siento que me marcó profundamente. Esta experiencia me sumergió en un mundo que ha sido fuente de imaginación y motivación a lo largo de mi vida.

Chile es un país de grandes atributos naturales que, a menudo, pasan desapercibidos o son subvalorados, siendo muchas veces casi invisibles o inexistentes. Nuestros bosques, montañas, cursos de agua y el imponente Pacífico, han sido claves en el desarrollo cultural y del pensamiento de nuestros pueblos originarios, teniendo una fuerte influencia a través de la Historia. todo esto forma parte de nuestro patrimonio natural y cultural que es la base de la identidad, autoestima y oportunidad de desarrollo sustentable del país. reconocidos naturalistas como rodulfo Amando Philippi, Claudio gay, Marianne North, María graham y Charles Darwin, entre muchos otros, recorrieron nuestro territorio registrando valiosos testimonios. se maravillaron con la belleza y la singularidad de las especies, muchas de ellas endémicas, las que fueron describiendo e ilustrando en hermosas láminas o notas de viaje. sus testimonios fueron esenciales para conocer la diversidad de nuestros ecosistemas y poder apreciarlos.

“La experiencia de un niño en contacto con la naturaleza, le permite acceder a un mundo sorprendente
y dinámico”

Su impacto en los niños

La experiencia de un niño en contacto con la naturaleza, le permite acceder a un mundo sorprendente y dinámico, que cambia constantemente, renovándose a través del ciclo de
la vida presente en las estaciones del año. La magia de los otoños con bellos colores que van desde el amarillo ocre, anaranjado y rojo muy profundo; cielos claros, transparentes y estrellados, que cambian desde un azul intenso, pasando por blancas y suaves nubes a grises y negros amenazantes cuando se desata una tormenta y el silencio de los inviernos nevados seguido del renacimiento de la vida animal y vegetal en bosques, praderas, y montañas.

Es fundamental que cada niño desarrolle esta capacidad de observación, que le permitirá conocer y vivenciar por sí mismo los sucesos, hacerse su propia opinión de las cosas transmitiendo con fundamento y seguridad lo observado, desarrollando un pensamiento propio, personal, crítico y argumentado. su testimonio, a través del relato, tomando notas y escribiendo o dibujando lo que vivió, constituye una base fundamental para el desarrollo del pensamiento, la imaginación y de su propia capacidad para asombrarse con la naturaleza.

si bien esta experiencia directa con la naturaleza es muy importante, a través de la literatura y de los libros se logra una herramienta fundamental para llevar a más niños el testimonio del misterio de bosques, montañas y pequeños seres que son parte de ecosistemas integrados, en que cada uno tiene un papel esencial en el ciclo de la vida. No solo el bosque y las montañas son un mundo para conocer y encantarse, sino también lo es la fauna nativa, que es totalmente desconocida y su personalidad tímida y críptica hace aún más difícil un encuentro con ella.

La naturaleza se funde con la imaginación

La aventura de sumergirse en este mundo tan cercano, pero tan desconocido a la vez, es recurso inagotable de conocimiento. La ilustración y la fértil imaginación de un niño acercan su pensamiento a este mundo natural, desentrañando misterios y valorando la vida en sus diversas y variadas formas. Las obras serán testimonio y creación, no solo de adultos, sino también de los niños que las integrarán a su vida.

Acercar a los niños este mundo natural y mágico es parte esencial de su crecimiento e identidad que quedará grabado en recuerdos, aventuras y vivencias indelebles en su mente y, principalmente, en su capacidad de apreciar el patrimonio, porque solo lo que se conoce se puede valorar y cuidar realmente.

perfil-ivone
Ivonne Reifschneider López, chilena, es hija y nieta de inmigrantes alemanes, suizos y españoles. Sus primeras vivencias estuvieron estrechamente ligadas a la naturaleza. Su familia sureña le permitió conocer el bosque nativo y recorrer maravillosos paisajes, teniendo estrechos encuentros con la fauna propia de ese lugar. Su madre la introdujo en el mundo de las letras y la poesía desde muy temprana edad. Las entretenidas e interesantes lecturas de cuentos, fábulas y leyendas de su padre, le enseñaron a apreciar, durante numerosas caminatas y recorridos en el valle de Santiago, y a aprender y conocer sus valores naturales. Todo esto marcó definitivamente un modo de vida apegado a una visión mágica de su entorno. Arquitecta de profesión, muchos de sus trabajos han estado inspirados en la naturaleza, aún en una época en que no era una tendencia habitual. Ha incursionado en el mundo literario y docente, y en la actualidad está ligada al desarrollo social sustentable a través de la Fundación Huilo Huilo, de la cual es fundadora y presidenta. Con esta organización ha impulsado proyectos de conservación del bosque húmedo templado, promoviendo estudios, investigaciones y publicaciones que permiten conocer y entender los ecosistemas, parte de la identidad e historia de nuestro país. Además, ha realizado talleres para la comunidad basados en este pensamiento, definiendo una nueva mirada hacia cada integrante del bosque, logrando acercar el patrimonio natural y cultural a las comunidades del territorio.

Publicado en RHUV Nº25