María Teresa Andruetto: Literatura para todos los gustos

Premio Hans Christian Andersen 2012, conocida y reconocida por el mundo entero por su pluma, navega por todos los géneros “para no sentirme cómoda en ninguno”, como dijo en una entrevista publicada tras recibir el galardón más importante en literatura infantil y juvenil. Recientemente tuvimos la suerte de tenerla en Chile, impartiendo charlas magistrales en la red de Bibliotecas Futuro UC* y aquí nos cuenta cuáles son sus libros favoritos y por qué.
*En el marco del proyecto “Primera Jornada Formativa y experiencias de lectura”, financiado por el CNCA, Fondo del Libro 2016.

_T5A0556

El mejor regalo literario para un niño
La voz de alguien querido susurrando un cuento, cantándole una canción al oído.

Un libro que hace reír
Los libros de Edward Gorey, que en castellano editó Zorro Rojo. O El contador de cuentos de Saki (hay una edición hermosa de Ekaré) o, también, Las aventuras de Tom Sawyer, de Mark Twain. Se trata de risas distintas, a veces de sonrisas o muecas ante la sorpresa y el desenfado.

No se puede evitar llorar con este libro
Tal vez Rosa Blanca, de Roberto Innocenti, editado por Loguez. Es quizás uno de los álbumes más logrados. O, en el otro extremo, el recuerdo de un libro de infancia cuya lectura me introdujo en el melodrama: Corazón, de Edmundo de Amicis.

Para cautivar a un adolescente no lector
Quizá ese adolescente deba leer otros libros antes para llegar hasta ahí, pero Más que humano (Minotauro), de Theodore Sturgeon; Mundo feliz (hay muchas ediciones, podría ser la de Plaza & Janés), de Aldous Huxley, o El trino del diablo (Comunicarte), de Daniel Moyano, creo lo ayudarían a pensar en el mundo que se les abre (o se les cierra) ante sus ojos. O el conmovedor El libro del verano, de Tove Jansson (Siruela), espléndido para alguien que esté formándose.

Un libro que no falte a la hora del cuentacuentos
Me quedaría con Lejos como mi querer, de Marina Colasanti, tan delicado para convertirse en “cuento en boca”.

Mi libro álbum favorito es…
Ahora que ha cumplido cuarenta años de existencia y se ha hecho una edición conmemorativa, me decidiría por La línea, de Beatriz Doumerc y Ayax Barnes, editado por Ediciones del Eclipse. Se trata de un libro emblemático en la literatura argentina, un álbum hecho por un par de adelantados cuando no se hablaba siquiera de libros álbum.

Mi mejor novela juvenil
Adoro El tigre en la vitrina, de la escritora griega Alki Zei, publicado por Empuries Editorial y, según creo, largamente agotado (yo lo tengo desde hace 30 años en una fotocopia anillada, con las hojas gastadas), creo que Babel libros, de Bogotá, está por reeditarlo y, si es así, ¡me da mucha alegría!

El ilustrador que más me gusta
Adoro a la argentina Aída Carballo, aunque no haya ilustrado libros para niños. Me conmueve mucho la brasileña Angela Lagos. En los libros para niños hay muchos grandes en mi país y en el mundo, y entre los grandes, Tomi Ungerer es muy grande.

La biblioteca donde encuentro todo
La que está en mi memoria, hecha de la biblioteca que tengo en casa, más varias bibliotecas que he consultado en mi vida, además de los libros comprados, lo consultado, lo que leí de prestado…

El libro que hoy tengo sobre mi velador
Una novela de Sandra Lorenzano y, ahora mismo, unos poemas de María Lara Millapán.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Publicado en RHUV Nº24