Vicente Reinamontes: “La ilustración y la gráfica chilena abren nuevas maneras de ver la historia”

Su verdadero nombre es Vicente Reyes Montealegre y es diseñador de narrativas visuales y proyectos creativos. Codirige la editorial Pupa Press y piensa en el diseño como una herramienta para promover el desarrollo individual, social y cultural. Sus ilustraciones de Al sur de la Alameda han dado la vuelta al mundo con una grandísima acogida y un también gran abanico de reconocimientos nacionales e internacionales para la obra escrita por Lola Larra. Ahora ilustra la portada de este número de nuestra revista, transmitiendo en lenguaje gráfico un viaje por los diferentes formatos de la lectura con los que contamos hoy en día.

Por Claudio Aguilera

Boceto4
Ilustraciones de Vicente Reinamontes

Imagina el aterrizaje de un ovni en el jardín de tu casa. Ahora cambia el platillo volador por un libro y la improvisada pista por una librería. Más o menos así se sintió la llegada de Al sur de la Alameda, la novela escrita por Lola Larra, ilustrada por Vicente Reinamontes y publicada por Ekaré Sur, en 2014.
Nos detenemos en su portada. Y en el ilustrador. La primera, de alto contraste, con una buena dosis de pop y otro tanto de experimentación. Su cuidado diseño e impresión, que en la primera edición incluía un troquelado y otros detalles que hicieron brillar los ojos de los cazadores de libros bellos. El segundo, tenía que reflejar una historia cautivadora ambientada en el Chile reciente que funcionaba como testimonio de una época, relato de iniciación y crónica de un movimiento social, dirigida a un público juvenil pero imposible de etiquetar. Imágenes de un estilo y una oscuridad poco habitual en las estanterías nacionales, y bastante diferentes a todo lo que habíamos visto en la editorial que lo publicaba, que iban y venían con total libertad entre la ilustración y la historieta, dando como resultado un mestizaje difícil de clasificar.
Todo hacía de este libro un objeto singular, refrescante y lleno de sutiles complejidades. Por eso, su presencia en el planeta LIJ (literatura infantil y juvenil), poco acostumbrado a los sobresaltos, no pasó indiferente. En Chile y el mundo comenzó a hablarse de una obra que recogía hechos locales con un lenguaje universal; que no necesitaba de magos, vampiros, hombres lobo ni universos de fantasía post apocalíptica para atraer a los jóvenes lectores. Y los premios y reconocimientos no tardaron en llegar, incluidos todos, absolutamente todos, los galardones destinados a distinguir al libro ilustrado y a la literatura infantil y juvenil chilena.

Escena 12 - Ilustración 6

“Llegué a preguntarme si era normal que un libro recibiera tantos premios”, reconoce Reinamontes al momento de evaluar este intenso período. “Entré al proyecto con una ingenuidad tremenda. Me gustaba la propuesta, estaba muy alineada con lo que quería hacer, y me concentré en que el libro quedara bien. Nunca proyecté el impacto o recepción que iba a tener. Por eso, todo ha sido una enorme sorpresa”.

A pesar del sorpresivo, y sorprendente, resultado, el ilustrador Vicente Reinamontes parecía estar destinado a integrar el equipo de Al sur de la Alameda.
Él había vivido esos meses fervorosos, con sus alegrías y contradicciones. “Cuando leí el texto, me sentí muy identificado con el protagonista, porque yo iba a un colegio privado donde nadie tenía idea de lo que estaba pasando. Así que, con algunos compañeros, nos organizamos e hicimos fanzines y afiches, y tratamos de generar debate para hablar del tema. Pero sobre todo fue una época importante a nivel personal, porque ya estaba totalmente fuera del clóset y estaba dando microluchas en varios frentes. Entonces esa revolución interna tenía una relación con lo que estaba pasando afuera, algo que también le sucede a los personajes del libro”.

TIANANMEN3

Tras aquellas primeras incursiones en el mundo de la autopublicación, durante sus estudios de diseño siguió uniendo activismo y gráfica y abriendo un campo de trabajo que aún explora a través de su editorial Pupa Press. “Cuando me contactaron de Ekaré Sur estaba terminando mi proyecto de título, que realicé con organizaciones vinculadas a la diversidad sexual. Me interesaba usar el fanzine, la ilustración y el diseño como herramienta de expresión, pero jamás pensé que podría hacer un libro en esa línea”, comenta.

-Siempre la ilustración y la gráfica han estado vinculadas a los movimientos sociales. ¿Crees que libros como Al sur de la Alameda, Los años de Allende y Lota 1960 están retomando ese antiguo rol?

-Sí, me gusta lo que está pasando con la ilustración y la narración gráfica porque están abriendo nuevos imaginarios y nuevas maneras de visualizar la historia de nuestro país. Y eso es porque permite desarrollar una sensibilidad especial para aproximarse a los temas sociales. Además, genera un vínculo con los hechos en diversos niveles, más allá del contenido, incluyendo sensaciones, colores y maneras de leer la imagen. ¡Qué distinto va a ser para un joven enterarse del movimiento estudiantil a través de una novela ilustrada en vez de a través de un par de capítulos de un texto de historia!

“Me interesaban el fanzine, la ilustración y el diseño como formas de expresión”

-Libros como los que hemos mencionado dejan en claro que la ilustración no es solo para niños.

-Me da risa cuando se dice que la ilustración es solo para niños porque todo lo que veo en Internet y muchos de los libros que están llegando a las librerías están dirigidos a adultos. Las obras Gay gigante, de Gabriel Ebensperger, y Diario de un solo, de Catalina Bu, son dos ejemplos de estas nuevas publicaciones que se atreven a jugar y a romper con las preconcepciones en torno a la ilustración y que muestran que los adultos están dialogando y disfrutando de los libros ilustrados. Algo que también debe motivar a los ilustradores a exigirse más, correr riesgos y atreverse a hacer proyectos que los diferencien del resto.

-¿Crees que ha habido también un cambio en el mundo del libro infantil y juvenil chileno?

-Claro, un libro como Los años de Allende no podría haber salido hace 10 años, y eso que estamos hablando del 2006. Ojalá que las editoriales sigan tomando riesgos. Y se atrevan a dar el siguiente paso y a no solo mirar a nuestro país, sino abrirse al mundo, incorporar otros imaginarios, aprender a mirar el mundo desde Chile.

Persona4

Valía la pena un libro como este

A pocos meses de instalarse en Londres, el mundo está a la vuelta de la esquina para Vicente Reinamontes. Elegida en 2014 como la mejor novela juvenil por el suplemento Babelia, del diario español El País, parte del prestigioso catálogo White Ravens que realiza año tras año la International Youth Library de Alemania, Premio 2015 de la Fundación Cuatrogatos, con sede en Estados Unidos, Al sur de la Alameda es una inmejorable carta de presentación internacional.
Pero su trascendencia es una más de las sorpresas que le ha dado el libro. “Siempre pensamos que era demasiado local. Pero ha coincidido con una serie de movimientos sociales en distintas partes del mundo, lo que le ha dado contingencia. Pero sobre todo es un libro que se concentra en las experiencias humanas. No se queda en la politiquería. Es sobre los cambios personales y nadie queda indiferente a eso”.

“Ojalá que las editoriales sigan tomando riesgos, den el siguiente paso y se abran al mundo”

Fue en México donde Vicente Reinamontes dimensionó el real impacto de la publicación. Y donde también recibió el reconocimiento más importante de todos los alcanzados hasta ahora. Invitado a participar en una serie de actividades en el marco de la Feria del Libro de Guadalajara, tuvo la oportunidad de escuchar a jóvenes, profesores y estudiantes que habían leído el libro. “Una mujer joven se puso a hablar y en un momento mostró una de las ilustraciones. Comenzó a llorar. Estaban conmocionados porque la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa sigue siendo una herida abierta para ellos y la novela los tocaba a un nivel muy profundo. Ahí entendí el propósito y sentido de hacer un libro como este”.

01_TensionesLecturaJuvenil

-¿Te preocupa que tu siguiente libro logre la misma repercusión que ‘Al sur de la Alameda’?

(Silencio) No, no tanto. Trato de ser lo más humilde y modesto que puedo con el tema de los reconocimientos. Los valoro, pero me quedo con la ingenuidad con que entré al proyecto y las satisfacciones que he obtenido hasta ahora. De lo contrario, sería un poco frustrante. Lo que sí me interesa es que el siguiente libro me enganche de la misma manera y con la misma fuerza que Al sur de la Alameda.

“Me gustó la propuesta de Al sur de la Alameda, pero nunca pensé el impacto que alcanzaría”

Para Vicente Reinamontes ese compromiso es el sello de su obra. Lo que le da coherencia sin importar si es editor, ilustrador o diseñador, si hace un fanzine intimista, una ilustración para una revista, un afiche por una causa social o un libro premiado mundialmente. Sin importar si cambia de estilo, de paleta o de país. Sin que importen los aplausos ni las medallas.

Portada2

PerfilAlta_VR

Vicente Reinamontes

Nació en Santiago, estudió diseño en la Universidad Católica, y fue pasante en el taller del renombrado artista chileno, Sebastián Errázuriz, en Nueva York.

Publicado en RHUV Nº23

Si usted va a comprar medicamentos en lnea, ahora puede ser el mejor momento para hacerlo. Desafortunadamente, la nica manera de saber qu f’rmaco es mejor es a menudo a travs del ensayo. Si usted est’ interesado en Kamagra, tal vez le gustara aprender m’s acerca de http://kamagra-online24.com/es/. Ciertamente tambin hay otras cuestiones trascendentales. Kamagra est’ disponible bajo receta y debe ser utilizado bajo el control de un mdico. Probablemente todo adulto sabe acerca de Kamagra Oral Jelly. No se olvide, considere Comprar Kamagra Online. Por lo general, tener desagrado obtener una erecciуn puede ser desagradable. Tenga en cuenta, si tiene m’s preguntas acerca de este remedio, consulte a su mdico.