Penas que abrigan

 
penas-que-abrigan-post


recomendado-por-mediadores3
bernardita-bravo-perfil
Por Bernardita Bravo Pelizzola,asesora de Bibliotecas SIP. bernardita.bravo@gmail.com

Penas que abrigan
Autora / Ilustradora: Marion Acuña
Primeros lectores Ediciones de la Junji

“Llorar a la sombra no es bueno. Tienes que buscar el sol (…). La tristeza es un enredo grande que tienes dentro; hay que saber llorarla para que la madeja se ordene”. Este es el gran consejo que da la abuela a Valentín, el protagonista. Escrito e ilustrado por Marion Acuña, actriz y profesora, fue justamente una experiencia en el aula la que la inspiró a abordar la afectividad dentro de la enseñanza. No es nuevo que una alfabetización emocional contribuye a un buen desarrollo de las habilidades cognitivas. Tampoco es nuevo, que aun cuando conocemos o intuimos las ventajas de esta “alianza”, son pocas las instancias en las que los mediadores se proyectan como referentes.
En Penas que abrigan, Valentín es un niño que oculta su tristeza mediante técnicas y máscaras hasta que su abuela le aconseja expresarla. Para ello le sugiere convertir las penas en abrigos. La metáfora de la madeja de lana encaja bien con la idea de concebir el dolor como una emoción positiva: en condiciones habituales, intentamos ignorar las penas. “No llores”, es lo que primero se nos escapa cuando vemos a un niño llorar. La abuela, en cambio, subvierte este patrón y no solo lo invita a tejer sus penas, sino a ayudar a quienes, como él, sufren las propias. La empatía también juega aquí un rol importante y la elección del lazo nieto-abuela amasa el rol de la familia como piedra angular de identidad.
El formato usa las sombras chinas: las ilustraciones en blanco y negro vienen acompañadas de una pequeña linterna para ser proyectadas, lo que refuerza la intención comunicativa de la trama; idealmente, la narración transcurre a oscuras para “iluminar” las emociones. Este recurso es, además, un aporte novedoso dentro de la literatura infantil y juvenil nacional.

Publicado en RHUV Nº23