Protagonistas gay en la LIJ: De tabú a tema

Años atrás ser homosexual en la vida real no era solo disfuncional, sino también ilegal en algunos países. Hoy, tanto en la literatura como en otros ámbitos, la tolerancia se impone. Lentamente, pero lo hace. Página a página.

Columna de Esteban Cabezas
Periodista, escritor y crítico de restaurantes

gay

Ilustración de Fabián Rivas 
http://fabianrivas.com/

El año pasado Nintendo pidió disculpas a sus jugadores al no incluir la opción de escoger una pareja del mismo sexo en su Tomodachi Life. Y luego lo corrigió en su juego Fire Emblem del 2015.

Son nuevos tiempos los que corren.

Otro ejemplo: la novela y luego la película de Cazadores de sombras (Destino), donde aparecían un par de cazademonios homosexuales, algo muy distinto a la norma al uso de la fantasy.

Casos aislados, dirán algunos, pero hoy en nuestras librerías son más que casualidades. Ya son tendencia.

De entre los más exitosos, el libro cofirmado entre el superventas John Green y David Levithan, del 2010, pero que recién llega al castellano gracias al éxito del primero de ambos autores. ¿Cuál es la trama de Will Grayson, Will Grayson (Nube de Tinta)? Uno de los Will es un colegial muy amigo de un megagay (grandote, impulsivo, drama queen, gracioso y que quiere montar un musical sobre su salida del clóset) y el otro Will, en el extremo opuesto, es un personaje retraído que se enamora pausadamente –al ritmo del descubrimiento de su naturaleza– de un chico virtual. En un momento de la vida cruzan sus caminos, con el resultado de un aprendizaje diverso y distinto para ambos tocayos. El tono del libro, en general, es algo festivo y desenfadado –por la pluma de Green–, y algo más meditabundo en las partes de Levithan, quien escribe hasta con faltas de ortografía, como lo haría su personaje.

Otro estilo es el de Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo (Planeta). Del escritor Benjamin Alire Sáenz, describe la historia de dos chicos que cargan con esos nombres tan cultosos y que son un par de sujetos muy hacia dentro, bien sensibles, y con padres que son verdaderos ejemplos de paternidad (más como socios que meros testigos). Página a página ambos adolescentes se dan cuenta de que son amigos de verdad, sólidos e íntimos, traspasando de a poco la línea del afecto hacia el cariño. ¿La verdad? Es un libro bello, literatoso, entrañable.

Y hay otra novela más que viene a sumarse a lo que se podría catalogar de tendencia: Te daría el mundo de Jandy Nelson (Alfaguara). Es la historia de dos hermanos gemelos, Noah y Jude, que cargan con las tensiones de una vida par-dispar como la que poseen aquellos que ven la luz con minutos de diferencia. Este tema, el de la dualidad y las opciones, es uno de los que recorre el libro. También hay una cuota de realismo mágico. Y no deja de ser central el descubrimiento que hace Noah de su sexualidad.

Autores y vida no tan privada

Hay autores de LIJ que trasladan algo de lo sufrido en su temprana vida por ser gays, como ocurre con John Boyne, el célebre autor irlandés de El niño con el pijama de rayas (Salamandra). Como se puede leer en su libro para adultos El pacifista (Salamandra), donde al protagonista le duele asumir y luego exponer sus sentimientos en un escenario de plena guerra. O como acontece en la delirante e infantil El increíble caso de Barnaby Brocket (Nube de Tinta), donde un niño que flota –algo que odian sus estructurados padres– es rescatado de llegar hasta la estratósfera por un par de ancianas que van volando en globo. Ellas son el primero de muchos encuentros de Barnaby con sujetos que han sido rechazados por sus familias. Y en este caso es por el amor que ambas veteranas se han profesado durante décadas.

David Lozano, escritor español de La puerta oscura (SM) –donde incluyó a dos secundarios gays–, ha escrito un interesante texto en su blog sobre los personajes gays en la LIJ. Según este autor, hoy por hoy los personajes homosexuales están lejos de tener el protagonismo (por suerte este texto es del 2011) y la inclusión no debe ser por una política de corrección al uso, sino por los conflictos propios de la edad juvenil donde este tema tiene una obvia cabida.

Ese es un punto, el tema. Pero también está el de quién toca el tema.

Por eso, tema aparte es la opción de la abierta homosexualidad que han asumido algunos autores, algo que ya les dará lana a los analistas de su obra, o que aportará una cuota a la construcción de este nuevo mundo más tolerante y, por lo mismo, menos contaminado e infantil. Así puede ocurrir con la libertad de la opción del simpático José Ignacio Valenzuela, alias El Chascas, exitoso guionista de teleseries y autor de la Trilogía del Malamor (Alfaguara). Así puede ocurrir al saber de la compleja y reprimida vida del maestro Hans Christian Andersen, también de las dificultades y rechazos que vivió María Helena Walsh, o del desenfado de Maurice Sendak, que salió del clóset el año siguiente de la muerte de sus padres: “Soy gay y no creo que a nadie le incumba. Solo quería ser heterosexual para que mis padres fueran felices. Y ellos nunca lo supieron”.

Y, como era él, vaya otra frase al respecto para terminar, más al estilo Sendak: “Firmar ejemplares es horrible, estúpido, no significa nada. Y a mi ni siquiera me sirve para seducir a las madres bonitas de los niños lectores, porque soy gay”.

gay-1

Will Grayson, Will Grayson
Autores: John Green y David Levithan
Nube de Tinta, 2015
ISBN: 9788415594482

gay-2

Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo
Autor: Benjamin Alire Sáenz
Planeta, 2015
ISBN: 9789563600018

gay-3

Te daría el mundo
Autora: Jandy Nelson
Alfaguara, 2015
ISBN: 9788420418605