Emigrantes

 


recomendado-por-mediadores3
Por Pep Bruno, Escritor y cuentista. www.pepbruno.com

Emigrantes
Autor: Shaun Tan
Lectores avanzadosBarbara Fiore Editora | 2017

De 7 años en adelante, aunque si hay compañeros emigrantes en el aula bien puede valer para más pequeños. Y muy recomendable para lectores entre 10 y 16 años.
¿Qué empuja a la gente a emigrar?, ¿qué fuerza es capaz de romper las familias y separarlas a pesar del cariño?, ¿cómo es el viaje que nos lleva lejos de casa?, ¿cómo es la soledad del que se marcha en busca de una vida mejor para los suyos?… Podría ir sumando preguntas que ocuparían todo el texto de esta breve nota de lectura, preguntas que van surgiendo a lo largo de la lectura de este hermosísimo y delicado libro, y cuyas respuestas están implícitas en las emociones que sus ilustraciones nos van provocando.
Un hombre deja su casa, su mujer y su hija y se va en busca de un trabajo que les permita vivir dignamente a él y a su familia. El monstruo (del desempleo, de la enfermedad, del hambre…, qué más da, hay un monstruo…) campa a sus anchas en ese lugar e impele a este hombre a partir en un viaje demorado hasta un lugar lejano, un lugar extraño donde todo resulta desconocido (las letras, las costumbres, la vida toda) y en el que este hombre ha de ser capaz de desenvolverse, trabajar, vivir.
Para contar todo esto de una manera accesible, deslumbrante y eficaz, Shaun Tan recurre al poderoso trazo de su lápiz; así las cosas, el autor e ilustrador australiano solo ha de crear un mundo extraño para colocar en él al protagonista de la historia con el que nos sentimos identificados en cuanto va avanzando la lectura. Es tal la fuerza de las ilustraciones (que a un mismo tiempo nos resultan cercanas y extrañas) que quedamos entregados a ellas desde la primera página, sin remisión, y dejamos que apelen directamente a nuestra entraña, a nuestras emociones, y nos coloquen en ese lugar ensoñado (al borde de la pesadilla). Por lo tanto, atrapados en ese mundo nuevo, somos nosotros quienes deambulamos por un país incomprensible, somos nosotros los que tratamos de buscar trabajo, los que añoramos a los nuestros, los que encontramos a los otros emigrantes, a la gente generosa que hace que los días brillen gracias a los pequeños detalles. Somos nosotros, nosotros, quienes emigramos durante la lectura para habitar las páginas de este libro.
La propuesta estética de sus dibujos (algunos de ellos copiados de fotografías originales, como las de los pasaportes de sus guardas) a modo de viejas fotografías en sepia o blanco y negro, es hermosa y muy acertada para contar esta historia, habilitando un estilo personalísimo pero muy cercano para los lectores.
En suma, un libro maravilloso y totalmente recomendable.

Publicado en RHUV Nº22