Críctor

 


recomendado-por-mediadores3
Por Claudia Olavarría, Socia y editora de Gata Gorda Ediciones, Académica de la Facultad de Educación UC www.gatagordaediciones.com

Críctor
Autor: Tomi Ungerer
LectoresKalandraka | 2011

Tomi Ungerer es autor de Los tres bandidos (1961) y Adelaida (1959), editados por Kalandraka al español (en el 2007 y el 2014, respectivamente) y es también ganador del Andersen de 1998. Su obra para niños (mucho más amplia y productiva que solo lo mencionado) podría ser catalogada como una obra de ilustraciones sencillas, más bien minimalistas, pero con mensajes profundos y cargados de sentido. Este es también el caso de Críctor (1958, 2011 por Kalandraka), un álbum simple pero con un mensaje claro: el destierro y la nueva vida en un país lejano.
Críctor trata sobre una serpiente, una boa constrictor, que es trasladada desde África a una pequeña ciudad francesa. Llega a la casa de Madame Bodot como regalo de su hijo, quien trabaja en África estudiando reptiles. Al principio, la mujer se espanta, pero rápidamente le entrega un hogar cálido y cuidados especiales a su nueva mascota. Críctor, nombre que le da Madame Bodot, se adapta fácilmente a su nuevo hogar e, incluso, termina siendo un héroe de la ciudad.
El libro trata sobre la esperanza de encontrar un buen lugar en el mundo, un lugar que nos sea propio, acogedor, amable. Trata sobre encontrar a un alguien que nos haga ese lugar propio y amable, sobre encontrar a un alguien que nos ame y nos acoja. A la larga, trata sobre el sentirse desterrado pero con la esperanza de que encontraremos un nuevo espacio, una nueva tierra. Pienso que Críctor, en cierta medida, hace referencia a los migrantes africanos en Europa. Y que esa migración no es para nada amable, lo sabemos y lo vemos frecuentemente en los noticieros. Pienso también que la literatura puede ser un refugio de esperanza y, en ese sentido, Críctor podría ser leída como una obra de esperanza, como una obra abierta a las posibilidades de aceptación y amistad que los otros puedan darnos.
No podemos olvidar que este libro es una obra escrita hace más de 50 años, traída a nuestro presente de la mano de Kalandraka (editorial que tiene un especial afán por la recuperación de grandes autores de la LIJ clásica). Una obra que, probablemente, no nació con la voluntad de presentar un tema asociado a la migración, pero que hoy se actualiza y se hace evidente.
Nuestro mundo, cargado de historias menos alegres sobre los migrantes, necesita de más señoras como Madame Bodot, que se asombren por lo nuevo y que lo acepten tal como es. Nuestro mundo necesita que todos seamos un poco Madame Bodot con quienes se ven desterrados, apartados de su tierra, solos y asustados en una nueva casa. Una casa que debiera acoger y no rechazar. Una casa que debiéramos hacer hospitalaria y no hostil.

Publicado en RHUV Nº22