Alejandro Valenzuela

Doctor (c) en Estética U. de Chile
Ex integrante del Equipo de Evaluación de Recursos para el Aprendizaje CRA

El mejor regalo literario para un niño:
Un ambiente en el que le sea posible descubrir la lectura y, a la vez, descubrirse a sí mismo en y a través de ella. Leer, como dice María Teresa Andruetto en la conferencia Elogio de la dificultad, es una tarea que requiere muchísimo trabajo y esfuerzo, y lo mejor que podemos ofrecerles a los niños es un clima en el que ese trabajo paciente y siempre inconcluso pueda ser llevado a cabo.

Un libro que hace reír a grandes y chicos:
Un libro que siempre me hace reír y sorprenderme es Teléfono descompuesto de Ilan Brenman y Renato Moriconi. Después de todo, el relato empieza y termina con un bufón. ¿Cómo no reír con él?

No se puede evitar llorar con el libro:
El libro álbum más triste que he leído es Atrapando el viento de WQYZ (Todo quizás, 2004). Lo leí por primera vez hace mucho tiempo y de vez en cuando vuelvo a sus páginas. Es un libro tristísimo, de una rara belleza, que a mi juicio merecería tener un lugar destacado en el concierto de la LIJ chilena.

Para cautivar a un adolescente no lector hay que regalarle:
Respondo con un género: la novela gráfica. Si bien no es un género expresamente juvenil, creo que tiene —más bien, está teniendo—grandes posibilidades para este grupo de lectores. Debo confesar que hace poco leí un texto de Scott McCloud (Entender el cómic. El arte invisible) que cambió completamente mi visión en cuanto a la sofisticación y complejidad del “arte secuencial”. Sin lugar a dudas lo recomiendo como un camino para sostener un diálogo más consciente con el género.

Un libro que no falla a la hora del cuentacuentos:
Si se tiene la posibilidad de proyectar imágenes, el libro Vegetal como sientes de Saxton Freymann y Joost Elffers me ha dado excelentes resultados en varias ocasiones. Tanto adultos como niños caen rendidos cuando las imágenes de este libro empiezan a desplegarse.

Debería hacerse una película del libro:
En esto me gustan los desafíos, las películas que dialogan con libros que no permiten una traducción directa. Recientemente leí Punto omega de Don DeLillo, una extraordinaria novela sobre la experiencia de la lentitud y la inmovilidad, que creo que sería un excelente punto de partida para un trabajo cinematográfico. Pero no hay aquí recetas: como dice Octavio Paz a propósito de la traducción, habría que encontrar la forma de producir un efecto análogo al del libro empleando medios diferentes.

Me gustaría tomar un café con el escritor(a):
Dado que se trata de un ejercicio imaginario —abierto, en principio, al diálogo de una orilla a otra—, diría David Foster Wallace. En mi opinión, él entendió como pocos las posibilidades de la ficción en el mundo presente, los caminos que pueden (y tal vez deben) ser recorridos narrativamente. Es un tremendo escritor, con una prosa inteligente y divertida que me parece inagotable.

Mi libro álbum favorito:
No puedo elegir un solo libro álbum (ni siquiera un puñado). La producción actual es demasiado rica y variada como para convertirla en un conjunto cerrado de preferencias. Simplemente voy a mencionar dos libros con los que hoy mismo estuve trabajando que me parecen interesantísimos: Una caperucita roja de Marjolaine Leray, y Zoom de Istvan Banyai (a estas alturas, todo un clásico).

Mi novela juvenil favorita:
Locke & Key de Joe Hill y Gabriel Rodríguez. Hace un par de años tuve la suerte de “topármela” en el contexto de la Medalla Colibrí y quedé sinceramente cautivado. Hill y Rodríguez lograron montar una inquietante historia de particular atractivo e interés.

Mi poeta preferido:
Como todo lector, he tenido épocas y épocas. En Chile, me entusiasman autores muy diferentes entre sí: Enrique Lihn, Rosamel del Valle, Gonzalo Millán, Rafael Rubio, Gonzalo Rojas, Óscar Hahn…

El ilustrador que más me gusta:
Como en la respuesta anterior, voy a optar por quedarme en Chile. Me gustan muchísimo los trabajos de Isabel Hojas, Dominique Schwarzhaupt, Paloma Valdivia, Marta Carrasco y Alejandra Acosta. En general, la ilustración chilena goza hoy de una excelente salud.

La biblioteca donde encuentro todo:
Consulto varias bibliotecas, reales y virtuales. Todo depende de lo que esté buscando. Intento mantener un equilibrio entre los libros que pido prestados y los libros que decido comprar y tener disponibles para la consulta permanente. Memoria chilena es un sitio particularmente útil.

El libro que hoy tengo sobre mi velador:
En este momento estoy leyendo Motherless Brooklyn (1999) de Jonathan Lethem. Originalísimo. Hilarante. Basta con decir —el argumento habla por sí solo—que es una novela negra protagonizada por un detective amateur con síndrome de Tourette. Entiendo que pronto será llevada al cine bajo la dirección de Edward Norton.

telefono

Teléfono descompuesto
Autores: Ilan Brenman y Renato Moriconi
FCE, 2013
ISBN: 9786071612663

comic

Entender el cómic. El arte invisible
Autor: Scott McCloud
Astiberri, 2014 (4ª Ed.)
ISBN: 9788496815124

vegetal

Vegetal como sientes. Alimentos con sentimientos
Autores: Saxton Freymann y Joost Elffers
Tuscania, 2003
ISBN: 8496123022

zoom

Zoom
Autor: Istvan Banyai
FCE, 1995
ISBN: 0789681649036

punto

Punto omega
Autor: Don DeLillo
Seix Barral, 2010
ISBN: 9788432228780

locke

Locke & Key 1. Bienvenidos a Lovecraft
Autores: Joe Hill y Gabriel Rodríguez
Arcano IV, 2011
ISBN: 9789568849061

caperucita

Una caperucita roja
Autora: Marjolaine Leray
Océano Travesía, 2009
ISBN: 9786074002119