A todo color

 


recomendado-por-mediadores3
Por Pilar Echeverría, Profesora de Castellano y Animadora de la lectura. María Isabel Aguirre, Licenciada en Literatura, Encargada Área de Mediación Centro Lector

Bestiario
Varios autores
Primeros lectoresOcéano Travesía | 2010

Como mediadores, muchas veces seleccionamos y ofrecemos exclusivamente obras de alta calidad literaria y atractivas ilustraciones, y no nos detenemos a considerar los libros informativos para nuestra labor. Olvidamos que estos también pueden resultar tan sorprendentes y mágicos como el mejor de los cuentos.
Es el caso de A todo color, un libro que nos habla sobre los animales, sus nombres, tamaños y colores, con una propuesta original y atractiva. De entrada, llama la atención por su gran tamaño (abierto de par en par mide más de 60 centímetros). Su porte no es antojadizo, pues obedece a una razón: permitirnos tener una mejor percepción de la altura de algunos de los animales que se presentan a lo largo de sus páginas en fotos de gran calidad. Así, nos maravillamos con el contraste que existe, por ejemplo, entre el pequeño Chinche boticario y la cabeza de un Panda adulto.
A todo color se destaca por ser un libro informativo que sale del estereotipo. Aquí no encontraremos la clásica lámina o fotografía con la información científica correspondiente, sino una invitación a observar a los animales, insectos, aves y peces con sus tamaños diversos, y a maravillarnos con un abanico de colores que nunca habríamos esperado encontrar en la tierra ni en el mar, como el fuerte amarillo de la oruga Cerura vinula o el rojo de la garganta de la Fragata magnífica. Además, nos entrega curiosos datos sobre los animales que retrata: descubriremos, por ejemplo, que el color del Flamenco se debe a “los camaroncitos con los que se alimenta” y que el color de las Arañas cangrejo depende de su entorno, para pasar desapercibidas ante sus depredadores.
Otro gran atractivo del libro es que desafía al lector con preguntas y lo invita a mirar y a descubrir las respuestas en sus páginas: “¿Puedes ver el insecto Hoja gigante escondido entre el follaje de la rama?”. ¿Se imaginan lo difícil que es encontrar a este bichito verde, cuyo cuerpo y patas tienen forma de hoja, entre las ramas del árbol? Hagan la prueba.
También hay que destacar que en el libro se menciona a los animales por su verdadero nombre y que cuenta con pequeñas descripciones escritas con un lenguaje cercano, juguetón y afable. Esto se refleja en una tipografía colorida y de tamaño variable, a veces muy grande, a veces muy pequeña. El tono juguetón continúa con el formato de las páginas, ya que algunas cuentan con solapas que se despliegan hasta tres veces para sorprendernos y mostrarnos la real dimensión de algunos animales, como el caso del Alcatraz patiazul o la Cebra.
Todos estos elementos contribuyen a despertar la curiosidad del niño, invitándolo a seguir leyendo sobre cada uno de los exóticos seres que residen en la Tierra.

Publicado en RHUV Nº21