Miguel Gallardo: “Viajar y dibujar son formas de autoconocimiento”

Desde Barcelona, el ilustrador e historietista español Miguel Gallardo repasa los viajes que han marcado su vida y su trabajo, en una entrevista con el investigador y curador de ilustración Claudio Aguilera.

Por Claudio Aguilera
Periodista y socio fundador de PLOP! Galería

Gallardo-int

http://www.miguel-gallardo.com/home.html
http://miguel-gallardo.blogspot.com/

Hace tiempo que el mundo nos quedó grande, como un traje heredado al que le sobra tela por todas partes y nunca podremos llenar. ¿Pero para abarcarlo es suficiente con una postal sin remitente, con un paisaje a todo color de NatGeo, con el dato turístico de la Cámara Viajera? Pareciera que no. Como el Gran Kan de Italo Calvino, necesitamos a un Marco Polo que deambule por tierras que jamás pisaremos y nos traiga palabras que apenas podemos pronunciar para llenarnos la boca de sabores nuevos. Pero sobre todo que nos recuerde que seguimos siendo la medida de todas las cosas.

En los libros del ilustrador e historietista español Miguel Gallardo el viaje es la circunstancia, jamás la finalidad. Si relata unas vacaciones en las islas Canarias es para hablar de la relación que lo une con su hija María. Si nos cuenta sobre una gira por España junto al dibujante Paco Roca es para hablar del impacto que puede llegar a tener una historieta. Si va a República Dominicana es para denunciar la desigualdad que se oculta tras el anuncio dorado de una línea área.

“Ir de viaje dibujando es un método bastante más fiable que la fotografía”, comenta desde Barcelona, recién llegado de México donde participó en la Feria del Libro de Guadalajara. “La gente saca miles de fotografías en cada viaje que nunca más verá, sin embargo, cada dibujo está ligado a un momento emocional en el que te tomaste tu tiempo para observar y plasmar en papel”, dice quien se confiesa un viajero accidental, incapaz de leer bien un mapa y que se obliga a amarrarlo todo con una cuerda para no perder nada.

En una línea de trabajo situado a medio camino entre Joe Sacco (Notas al pie de Gaza) o Guy Delisle (Pyongyang) y Craig Thompson (Cuaderno de viaje), o Liniers (Conejo de viaje), Gallardo es el guía que conduce al lector en un deambular cotidiano, asombrado y vital. “A través de un personaje que tiene todas mis filias y fobias exageradas, relato una visión del mundo que es la mía, por eso continuamente estoy poniendo por escrito o en dibujo todo lo que veo y cómo lo veo”, explica.

El suyo es un trabajo a tiempo completo. Si le sobran un par de minutos saca una libreta y comienza a dibujar. No importa si es en la playa, en un auto, una conferencia o una reunión. El proceso no se detiene nunca y al regresar a su habitación de hotel o en la cocina de una casa sigue dibujando de memoria. “Mis cuadernos son mis originales. No hay nada más fresco ni más directo que algo hecho en el calor del momento”, comenta.

Y tal como cada viaje se inicia con la sensación de miles de experiencias por vivir, para cada nueva expedición Gallardo abre una flamante libreta donde irá dejando plasmadas situaciones, objetos, personajes y diálogos. Pero, completando la metáfora, tal como nunca logramos conocer un lugar, él jamás termina de llenar las páginas en blanco y los cuadernos quedan en suspenso a la espera del día que regrese al mismo lugar.

Gallardo-2

Cartel Festival Internacional de Cine de Huesca, 2011.

Gallardo-3

Cartel aniversario de la Constitución 1812, Acción Cultural Española, 2012.

Gallardo-4

Ilustración para el NewYorker, 2007. No publicado.

Levar anclas

Los libros y los viajes siempre han sido uno para Gallardo. Creció en Lérida, al norte de España, junto a una bien nutrida biblioteca de literatura popular que lo impulsó a salir a explorar el mundo. Gracias a Salgari, Stevenson, Verne y las novelas de Tarzán recorrió continentes, desafió a los mares y conquistó nuevos territorios. “Devoraba con muchas ganas esos libros”, recuerda. “Mi momento preferido era quedarme en la cama con alguna excusa para no ir al colegio y pasarme el día leyendo. Cosa no muy difícil ya que era un poco delicado y caía enfermo con facilidad”.

La siguiente travesía fue un poco más corta, pero significó un gran salto. En 1973 se trasladó a Barcelona para estudiar Bellas Artes. Pocos años después, en medio de la agitada vida cultural posfranquista, comenzó a dibujar a Makoki, un personaje siempre al límite que transformó a Gallardo en una verdadera estrella del cómic under español. “Fueron apenas 173 kilómetros, pero fue el primer viaje importante de mi vida. Lo cambió todo porque pasé de vivir en una ciudad de provincia a un epicentro de la cultura donde pude desarrollar todas mis capacidades”, resume.

Quince años después, mientras pasaba por un duro momento emocional, hizo otro viaje fundamental y atravesó el continente para visitar Israel. Fue ahí donde comenzó su gusto por los cuadernos de viaje. Un vicio que jamás ha podido dejar. “Acababa de separarme de la mamá de María y me encontré con mi amigo el caricaturista israelí Hanoch Piven. Él tenía que viajar con toda su familia a TelAviv para resolver papeleo y básicamente me adoptó como parte de la familia. Con ellos compartí la Pascua judía y un periplo. Aquello fue mi bautismo de fuego en cuanto a viajar dibujando”, recuerda.

Gallardo-6

Cartel Feria de Abril de Barcelona, Ajuntament de Barcelona, 2010.

Gallardo-14

Portada de libro no publicado, 2005.

Gallardo-11

Cartel Musical sobre La Trinca. Programa comunitari Primera Fila, 2009.

Gallardo-8

Promo para el Acuario de Barcelona, 2005. NP.

Gallardo-9

Tarjeta para unos amigos, 2010. NP.

 

Tierra a la vista

Fue entonces que se forjó ese estilo suelto y dinámico que caracteriza hoy sus libros, donde el humor se alterna con la reflexión. A momentos un poco caótico, impulsado por el azar de los hallazgos, sin afanes de documentación ni interés por construir una cronología, sino más bien como una forma de ir dejando indicaciones para recordar el camino recorrido, para comunicarse y compartir la experiencia con otros.

Algo de todo eso tiene el libro María y yo, uno de los más conocidos de Gallardo, donde va dejando registro de un viaje de vacaciones junto a su hija autista. De hecho, como él mismo ha confesado, su forma de crear cambió gracias a María. No solo porque desde su nacimiento se acostumbró a dibujarla en diversas situaciones, sino también porque pronto ella misma comenzó a pedirle que dibujara de improviso personas y objetos de su entorno, transformando aquellos trazos en una forma de comunicación entre ambos.

“Mi intención es llegar a la mayor cantidad de personas sin rebajar el nivel de lectura. De hecho, el libro María y yo está dibujado en el mismo formato en el que yo dibujo para María. Haciéndolo así me aseguro que mucha más gente tendrá la oportunidad de entender el lenguaje. Ideas claras, mensaje directo, narración personal, humor, empatizar con el lector… son algunos de los recursos que utilizo para lograr acercarme a las personas”.

Hay algo más. Para Gallardo el dibujo, y por cierto los viajes, son también una forma de levantar el velo de los prejuicios y mostrar que a pesar de las diferencias, en todos nosotros late algo que nos hace semejantes, que nos une y conecta. Así lo vivió en una de sus más recientes travesías. Convocado por la organización Oxfam Intermón para conocer la realidad de países en vías de desarrollo y valorar la importancia de la cooperación internacional, el dibujante se trasladó a República Dominicana, donde descubrió un país muy distinto al que había imaginado.

“Siempre tendemos a viajar con ideas preconcebidas y tópicos sobre los sitios de destino y este viaje sirvió para echar por tierra alguno de esos tópicos. Enfrentarse directamente a la gente que vive en una situación extrema cada día hace que te des cuenta de lo cómodos e instalados que estamos en nuestras rutinas diarias y cómo ignoramos todo del otro, personas con nombre y apellidos que viven no muy lejos de nosotros en distancias y que tienen una escala de valores como la solidaridad o la resiliencia mucho más desarrollados que nosotros, personas del llamado primer mundo”.
¿El viaje y el dibujo como una forma de acercarnos a otros?

Sí, creo que todos deberíamos pasar por experiencias de ese tipo. No se trata de un turismo de la pobreza y de las catástrofes, sino de una forma de autoconocimiento que incluya el descubrimiento del otro y su comprensión, dejando de lado ideas como la caridad o la compasión mal entendidas.

Pronto Miguel Gallardo emprenderá un nuevo viaje. Como siempre lo hace, se preocupará de hacer la maleta con tiempo. Averiguará qué ropa necesita, qué tipo de enchufes debe usar. Leerá sobre el país de destino, contactará a las asociaciones de autismo locales, se asegurará que su pasaporte esté en regla y que no ha olvidado el boleto de avión. Como siempre lo hace, se llevará un cuaderno y traerá de vuelta mil historias que hablan sobre él y también sobre nosotros.

Gallardo-5

Serie de postales anuales para May y María, 2012.

Gallardo-15

Cartel para la película The Pelayos. NP.

 

SCL 2014

Invitado por la ilustradora Paloma Valdivia a participar en el Diplomado de Ilustración y Narrativa Autobiográfica que dirige en la Universidad Católica, Miguel Gallardo viajó a Chile en junio del año pasado y no se detuvo un minuto. Se reunió con la Fundación Asperger Chile, presentó un documental basado en su libro María y yo, dio charlas para público general, talleres para ilustradores y conoció de cerca el momento que vive la edición e ilustración en el país. Incluso se dio el tiempo para hacer un poco de turismo cultural y un cuaderno con sus impresiones chilenas.

“El viaje fue un récord de los que me gustan a mí”, dice. “Chile era uno de los países que quería visitar y como por arte de magia se dieron las circunstancias a través de Paloma Valdivia, que había trabajado conmigo en Barcelona. El recibimiento por parte de mis colegas y del resto de las personas que encontré fue impresionante. La atención que mostraron por todo el trabajo desarrollado a través del libro María y yo y del documental fue muy emotiva. Además encontré un ambiente muy propicio en el campo de la ilustración. Aunque es un país pequeño en el ámbito de la edición, está creciendo con sellos independientes que hacen un trabajo de calidad. También se lleva a cabo una buena difusión de esta disciplina a través de PLOP! Galería. Hay una buena oferta académica para los ilustradores y un nivel muy interesante de trabajo”.

Gallardo-17

LIBROS

Gallardo-María

María y yo
Autores: María Gallardo y Miguel Gallardo
Astiberri, 2007
ISBN: 9788496815407

Gallardo-Un largo

Un largo silencio
Autores: Francisco Gallardo y Miguel Gallardo
Astiberri, 2012
ISBN: 9788415163541

Gallardo-Emotional

Emotional World Tour
Autores: Miguel Gallardo y Paco Roca
Astiberri, 2009
ISBN: 9788496815995

Gallardo-Tres

Tres viajes
Autor: Miguel Gallardo
Edicions de Ponent, 2006
ISBN: 8489929890

Gallardo-Viñetas

Viñetas de vida
Varios autores
Astiberri, 2014
ISBN: 9788415685821

Gallardo-Diferentes

Diferentes. Guía ilustrada sobre la DIVERsidad y la discapacidad
Autora: Àngels Ponce / Ilustrador: Miguel Gallardo
Adecco, 2012
www.mediafire.com/view/?8p1ygagob3xb94l

Gallardo-Que le pasa

¿Qué le pasa a este niño?
Autora: Àngels Ponce
Ilustrador: Miguel Gallardo
Serres, 2005
ISBN: 9788484882039

Gallardo-La vuelta

La vuelta al mundo en 80 páginas
Autora: Victoria Bermejo
Ilustrador: Miguel Gallardo
El Aleph, 2005
ISBN: 8476696914