Leer y saber. Los libros informativos para niños

 


recomendado-por-mediadores3
Por María Paz Garafulic Litvak, socia y directora de Confín Ediciones y directora fundadora de Fundación Había Una Vez
www.fhuv.cl

Leer y saber. Los libros informativos para niños
Autora: Ana Garralón
Mediadores | Tarambana Libros | 2013

Lo confieso: me preocupa, a veces, enfrentarme a libros formativos relacionados con la lectura, los libros, la literatura y el fomento lector en general. Muchas veces siento que entro en disquisiciones académicas que poco me identifican y que son como un balde de agua fría en medio de la pasión que puede generar la lectura y las acciones tendientes a su promoción (visión absolutamente subjetiva, por cierto, y criticable por muchos, sin duda).
Pero, en Leer y saber, de la experta Ana Garralón, me encontré con mi libro. ¿Mi libro? Sí, y seguro que el de tantos y tantas lectoras de la Revista Había una Vez. Los mismos que estamos convencidos de que la lectura cambia personas y futuros o, a lo menos, da ciertos recursos que promueven el bienestar, goce y disfrute de la vida en palabras. Los libros informativos, a veces mirados como menos relevantes para el “encantamiento” que parece ser clave para transformar a niños y jóvenes en buenos lectores, son validados por la autora, quien destaca su tremendo potencial como punto de encuentro con la lectura y su enorme poder en el desarrollo personal. Lo anterior queda más que de manifiesto y estoy segura de que quienes lean el libro –ya sean mediadores de lectura, profesores, bibliotecarios, padres, madres o cualquier adulto–, cerrarán sus páginas con una nueva visión. Y es que tras la lectura es inevitable quedar encantado con el género, buscar referentes y transformarse en lector personal de este tipo de libros (y dado este encantamiento, un excelente mediador entre estos y los niños).
Los argumentos, convincentes, sobre la importancia de este tipo de lecturas, abundan en palabras de la propia autora y de otras voces convocadas en certeras citas. Así: “La no ficción es importante, y hasta vital, en la vida de los jóvenes. Provee información que conduce a la satisfacción, al respeto. Introduce libros que muestran modelos para ordenar el conocimiento y a menudo sirven como punto de partida para inquietudes que duran toda la vida” (Carter, 1990) (1). O: “No conozco emoción mayor que la de descubrir”, del Premio Nobel Severo Ochoa (2).
Vuelvo a confesarme. Son demasiados los elementos valiosos que presenta el libro y no tengo la capacidad de síntesis necesaria para expresarlos; solo sugerir con tremenda convicción su lectura e invitar a conocer más de este género. Pero cómo no destacar algunos de sus contenidos: la importancia de estas obras en la ampliación del lenguaje; la tremenda relevancia que juegan el diseño y la imagen en ellos; cómo la tipografía asume un particular protagonismo para definir niveles de lectura; su potencialidad para comprender el mundo y promover la opinión, el pensamiento crítico, creativo y propositivo; la multidimensionalidad de su proceso de creación y edición. Infinitos temas, aportes y convicciones.
Un imperdible.

Publicado en RHUV Nº20