La aventura de la palabra

 


recomendado-por-mediadores3
Por María Paz Garafulic Litvak, socia y directora de Confín Ediciones y directora fundadora de Fundación Había Una Vez
www.fhuv.cl

La aventura de la palabra
Autor: Sergio Andricaín
Para Mediadores | Fundación SM y Fundación Cuatrogatos | 2014

Autores de excelencia, de vasta trayectoria, cuyas obras hemos leído una y otra vez, como Ana María Machado, Jordi Sierra o Ema Wolf, exponen sus primeras emociones y pensamientos respecto de los libros, algunos de los cuales, por momentos, sentí compartir. “… Me moría de curiosidad por aquel mundo tan atractivo, al punto de dejar a mis padres sumamente distraídos cuando estaban inmersos en él…”, dice Machado (1).
Otros, comparten sus vivencias respecto de la escritura en sí y de los procesos creativos que la impulsan: “La escritura instaló en mí la sensación de apoderarme de un espacio infinito, sin límites, donde podía construir mis mundos personales”, dice Liria Lardone (2). Sus palabras me llevan a pensar en cuántos de nosotros, aficionados o adictos a la lectura, no encontramos también en la escritura una vía de escape, de comprensión y enriquecimiento de nuestro mundo. Cuántos de ustedes, que en estos momentos leen estas palabras y se sumergen en una publicación que se “aventura” en el mundo de la literatura para niños y jóvenes, no tienen la secreta fantasía, quizá el deseo escondido de, algún día, poner en papel –hoy probablemente en la pantalla– algunos de sus pensamientos, historias o ideas. Cuántos quizá sienten que no será posible, que los escritores son seres privilegiados y distintos a los que no podemos aspirar a asemejarnos.
Bien, además de la satisfacción que naturalmente proporciona leer el testimonio de personas que admiramos, leemos y seguimos, de conocer más cercanamente sus motivaciones y reflexiones, me permito sugerir la lectura de esta obra como un aliciente e inspiración para quienes sienten el mundo de la literatura cercano en su disfrute, pero en extremo complejo, erudito o sofisticado en su proceso de creación.
Queda de manifiesto, tras la lectura de este libro, que escritoras y escritores son seres humanos, como nosotros, que han tenido el privilegio de detenerse ante el disfrute de la palabra… Seamos muchos más los llamados a aventurarnos, no en busca de su fama ni calidad literaria, sino de nuestra propia vida y riquezas interiores. No importa si lo compartiremos o no, si nuestros textos son o no de gran calidad, solo tomémoslo como una oportunidad para encontrar en las palabras, en nuestras propias palabras, un nuevo tesoro, nuestro propio tesoro.
Dice Graciela Genta: “Escribo sin preocuparme de los cánones establecidos para el ‘bien escribir’ y hago lo que me dicta ese ángel que me anida el alma. Dejo correr el lápiz, nunca la computadora, y vuelco los poemas que siempre tienen como disparador el amor, que rige todos los actos de mi vida y de mi creación”. (3)
Sin duda, inspirador.
(1) Página 54.
(2) Página 110.
(3) Página 128.

Publicado en RHUV Nº19