El niño perfecto

 
el-ninio-perfecto-post


recomendado-por-mediadores3
Luz Yennifer Reyes

El niño perfecto
Autor: Álex González
Ilustrador: Bernat Cormand
Sd·edicions, 2012
Primeros lectoresSd·edicions | 2012

em>El niño perfecto, de los autores Álex González y Bernat Cormand, es un libro que no deja indiferente al lector. Liviano y breve en el formato, muestra la vida de Daniel, un niño ordenado, obediente, que sigue las reglas de sus padres y que, sin embargo, esconde un secreto.
Cada página de este libro es un breve episodio delicadamente ilustrado por Cormand, quien con finos trazos nos revela la vida fría y sin color de este niño perfecto. Hechos que transcurren al compás de un reloj que pasivamente marca las horas que pasan y pasan, hasta llegar a la media noche, hora del día en la que, al igual que en los cuentos clásicos, las cosas dejan de ser lo que parecen.
Cabe anotar que la Editorial Sd·edicions ha incluido este libro en su Colección Cabeza Borrada, enfocada en libros ilustrados que se dirigen “no solo al público infantil, sino también y preferentemente a los adultos”. Esto no excluye la lectura de niños, quienes podrían sentirse identificados con el libro o simplemente conocer un tema que puede vivir cualquier pequeño en cualquier parte del mundo. Así, queda a criterio del mediador si acercar o no a los niños a este tipo de historias que son parte de la infancia y que nos permiten “pensar y confrontarnos sin rodeos con aspectos que forman parte de la compleja experiencia de crecer y de vivir”, como afirma el investigador de LIJ Fanuel Hanán Díaz.
La LIJ no debería ser excluyente, como no lo son las obras literarias de calidad. Desde mi perspectiva, no debería haber censura ante temas que perturben, ruboricen o hagan abrir de espanto los ojos a más de un adulto, ya que siempre han existido (y seguirán existiendo) temas que generen polémica en la literatura infantil.
Así pues, con una posición clara por parte de la editorial –que algunos podrían leer incluso como una autocensura–, y con un tema que de por sí puede resultar controvertido para muchos, la apuesta por compartir y poner sobre la mesa un libro como El niño perfecto es latente y debería, al menos, ser considerada por los mediadores de la lectura.

Publicado en RHUV Nº19