Bajo la estrella de Green

Gracias a su último libro, Bajo la misma estrella, un hit de ventas, el nombre del escritor John Green se ha hecho un espacio. Un gran espacio.

Columna de Esteban Cabezas
Periodista, crítico de restaurantes y escritor
Creador de personajes como Julito Cabello y María la Dura

Green completa

Ilustración de Guillermo Bonilla  
http://cargocollective.com/portafolio

Es difícil no enamorarse de las mujeres de John Green. Así ocurre con la desahuciada protagonista de Bajo la misma estrella, Hazel, que vive pegada a un tanque de oxígeno, y así pasa también con la trágica protagonista de su primera novela, Buscando a Alaska, y con la Margo de Ciudades de papel. Porque las y los adolescentes que salen de su pluma son inteligentes y reales, confusos y queribles. Y densos, aunque sean amigos de un lenguaje algo impropio. Como el de la vida real no más.

En Ciudades de papel, aparece un protagonista masculino –Quentin– enamorado de una adolescente tan cautivadora como enrollada, Margo Roth Spiegelman. Una vecina bellísima, enigmática, que, durante una noche larga e intensa, deja al pobre hablante marcando ocupado. Porque él siempre la ha amado, y ella nunca lo ha pescado. Y algo parece cambiar, hasta que Margo se esfuma tras esa larga noche de saldar cuentas con quienes la han traicionado. Porque su novio la ha engañado con su mejor amiga. Y el pobre de Quentin, para lo único que sirve –al parecer– es como socio en sus venganzas.

E insistimos: el lenguaje de este libro es una copia de cómo hablan los adolescentes. No hay que sorprenderse con palabras como “polla” (en esta versión hispana). Y “huevos”. Y otras más del glosario sin adultos presentes. Pero lo soez no quita lo profundo y, pese a ser poco recomendado en bibliotecas escolares (es un tema recurrente en los posteos del autor), al final sus lectores agradecen la veracidad.

El creador de estas líneas algo torcidas –se trata de alguien que no evade las realidades– es John Green, un sujeto de letras y teología. Este último tema no es ajeno a sus tramas. De hecho, es un adusto profesor de religiones comparadas, propietario de una ancianidad avanzada y de un solo pulmón, uno de los ejes de su opera prima. Esta inquietud por lo ontológico es una pieza clave en Bajo la misma estrella, su éxito literario que también causó furor en la pantalla grande.

Love story

Para ordenar un poco esta historia, hay cinco libros de Green previos a Bajo la misma estrella. En el 2005 debutó con Buscando a Alaska, luego escribió El teorema Katherine y después vino Ciudades de papel. A continuación, hizo dos títulos creados en coautoría: Will Grayson, Will Grayson con David Levithan, y Let is snow junto a Maureen Johnson y Lauren Myracle. Finalmente, en el 2012, apareció su ultra-súper-hit que lo ha vuelto célebre, por fin. La historia de amor entre Hazel y Gus es para llorar con ganas. Hazel es una joven de 16 años que está, prácticamente, viviendo los descuentos, cargando con ella un balón de oxígeno para suplir la casi inexistente función de sus pulmones. Y dice así: “La depresión no es un efecto colateral del cáncer. La depresión es un efecto colateral de estar muriéndose. (El cáncer también es un efecto colateral de estar muriéndose. La verdad es que casi todo lo es.)”. Por seguir los consejos de sus padres, se integra a un grupo de apoyo con adolescentes en su misma situación. Allí conoce a Gus y también a Isaac, un chico tuerto que está a punto de perder su otro ojo. Pero será Gus, un exbasquetbolista con una pierna menos, quien se transforme en su socio en este viaje que –nadie sabe cuándo– puede terminar en la muerte.

Buscando a Alaska ya está en Chile, al igual que Ciudades de papel, que hace referencia (ojo, es un spoiler) a una costumbre algo singular: en los mapas, para proteger el derecho de autor e identificar a los copiones, antaño se ponían ciudades inexistentes, ciudades de papel, lo que en este caso es una magna metáfora dentro de la trama del libro.

Green ha tenido varios oficios aparte de escritor. Ha trabajado como editor, reseñador (en The New York Times Book Review) y también en un hospital de niños, donde surgió la idea para Bajo la misma estrella. Aparte, junto a su hermano Hank, ha sido un activo generador de contenidos para Internet. El principal es un canal llamado VlogBrothers, cuyo logo es un par de brazos saludando en vulcano (como el Doctor Spock de Viaje a las estrellas), donde dan rienda suelta a sus opiniones sobre todo tipo de tópicos, desde que la ciencia es sexi hasta las argumentaciones sobre el matrimonio gay. Sus seguidores, que son legión (un millón), se han bautizado como nerdfighters.

Esta masa crítica de seguidores virtuales ha ido en aumento exponencial. Por eso no es de extrañarse que las giras promocionales de su último libro hayan sido parecidas al tour de una banda de rock, donde John comparte escenario con Hank y donde la gente manifiesta una preferencia clara: por una historia bien contada y con yapa.

Porque si algo genera una historia de vidas cortas como la de Bajo la misma estrella es una larga reflexión a posteriori. Y no con pena, pero tampoco con mucha alegría. Como ocurre también en Buscando a Alaska. Como sucede con Ciudades de papel.

 

Green-libros

Buscando a Alaska
Autor: John Green
Ediciones Castillo, 2006
ISBN: 9789702008583
Distribuido en Chile por Librería Inglesa

Bajo la misma estrella
Autor: John Green
Nube de Tinta, 2013
ISBN: 9786073114233

Ciudades de papel
Autor: John Green
Nube de Tinta, 2014
ISBN: 9786073124003