Anhelo de vivir

 
anhelo-de-vivir-post


recomendado-por-mediadores3
Por Pilar Echeverría, profesora de Castellano y animadora de la lectura

Anhelo de vivir
Autor: Irving Stone
Grandes lectoresEditorial Diana | 2000

Aproximarse a Van Gogh como hijo, hermano, amigo y amante, sin duda acerca su figura al lector. Descubrir que se hundió en la miseria de los mineros del Borinage y que entregó todo para ayudarlos en sus sufrimientos; que se empapó de la vida de los campesinos de Nuenen, convivió con ellos y supo lo que era pasar hambre y frío; que por proteger y rescatar a una prostituta se unió y convivió con ella durante dos años. Esos grandes detalles de la vida del maestro permiten reconocerlo como un hombre, un hombre contemporáneo que solidariza con los pobres, con los débiles, con los segregados de la sociedad. Y justamente eso es lo que el artista quiere mostrar en sus pinturas: el dolor, el sufrimiento, la fealdad oculta que la sociedad de entonces no quería ver. Para él la belleza no estaba en “las cosas bellas” sino en “la verdad”.
En Anhelo de vivir, Stone relata también la etapa impresionista de Van Gogh, cuando llega a París y comienza a frecuentar a otros grandes artistas como Toulouse-Lautrec, Gauguin, Cézanne y Rousseau, por nombrar algunos. Lo maravilloso de este capítulo es que Stone revela un pequeño gran detalle de cada pintor que lo caracteriza como persona. Deja clarísima también la relación de Vincent con su hermano Theo. Este lo protegió y creyó en su arte, lo estimuló a no abandonarlo y a pintar como él sentía, no como la sociedad quería. Fue su bastón inquebrantable.
En fin, es un libro que nos acerca de manera ágil, amena y liviana a Vincent van Gogh y al periodo artístico de la segunda mitad del siglo XIX que cambió radicalmente la forma de hacer arte. El autor construye un cuadro inequívoco de la época con una escritura fluida y fácil de seguir. No apela a un lenguaje literario cargado de metáforas y giros lingüísticos; su contar es lineal y cronológico.
La línea del tiempo está marcada por los distintos lugares donde Van Gogh fue asentándose y cada lugar constituye un capítulo. Descripciones precisas, sin vueltas de tuerca, le permiten a Stone recrear los lugares, las emociones y las impresiones que envuelven al pintor a lo largo de su vida.
No puedo dejar de mencionar que la lectura de este libro es un aliciente para sumergirse en las obras de todos esos artistas que desafiaron a la sociedad de entonces, y cuya visión no deja de estar vigente a pesar del paso de los años.

Publicado en RHUV Nº18