Hambre de ogro

 
hambre-de-ogro-post


recomendado-por-mediadores3
Por Luz Yennifer Reyes, Coordinadora de Proyectos de Promoción de Lectura Fundación Había una Vez.

Hambre de ogro
Autor: Jean Leroy
Ilustrador: Matthieu Maudet
Lectura en pañalesOcéano Travesía | 2013

En una noche llena de estrellas, un terrible ogro malhumorado grita con desenfreno: “¡Tengo Hambre! ¡Tengo Hambre!…”
El impulso por saciar su apetito voraz lo conduce al bosque, donde encuentra a dos de sus típicos habitantes: la bruja de los dulces y el lobo feroz, conocidos también por sus grandes dotes gastronómicas y expertos en atractivos manjares para atraer a niños inofensivos e ingenuos. ¿Serán suficientes para el ogro los aperitivos ofrecidos por la astuta bruja y el feroz lobo? Aparentemente no y el ogro sigue vociferando, mientras los temerosos personajes ingenian soluciones para saciar al hambriento y salvarse de ser bocados del ogro. ¿Tendrán los lectores que ayudar al ogro a satisfacer su graaan apetito?.
Esta sencilla pero divertida historia nos remite a esos espacios y personajes clásicos de la literatura infantil, que trascienden y se reescriben más y mejor con los años (Hansel y Gretel o Los tres cerditos). Leroy nos hace guiños en este entretenido relato que toma la intertextualidad y la metacognición como herramientas para crear su argumento y, mejor aún, involucrar a sus lectores en la trama, movido por lo que ha impulsado a muchos de los personajes de la literatura clásica infantil: el hambre. Esa misma hambre que, como Miguel Hernández describe, emerge de la ferocidad de nuestros íntimos sentimientos.
Es así como el francés Jean Leroy nos sorprende con esta original propuesta y une sus dotes con el ilustrador, también francés, Matthieu Maudet, dedicado a la historieta y a la ilustración de álbumes infantiles. Las ilustraciones de Maudet son simples, pero expresivas. Con trazos gruesos y seguros, con una paleta de colores basada en el negro, el azul y pequeños toques de amarillo, construye imágenes atractivas, legibles y claras para los lectores más pequeños.
Un excelente libro para compartir desde la primera infancia no solo por su formato, sino por su evocador, encantador y sorprendente contenido. Ideal para compartir en voz alta sorprendiendo a toda la familia.

Publicado en RHUV Nº15